El comercio minorista vasco acusa las restricciones e Internet

Contabiliza una caída de las ventas de un 2,2% en el primer trimestre de este año en la CAV

08.05.2021 | 00:57
El comercio minorista vasco de textil, ropa, vestido, etc es uno de los que más está sufriendo la crisis de la pandemia.

El comercio minorista vasco es uno de los principales damnificados por la adversa coyuntura generada por la pandemia de coronavirus. Por un lado, tiene que afrontar las restricciones de movilidad y la propia crisis económica, y por otro, el auge del comercio por Internet, el resultado es que el sector comercial minorista de Euskadi ha visto reducidas sus ventas en el primer trimestre del presente 2021 en un 2,2% con respecto al mismo periodo de 2020, una vez extraídos los efectos de calendario y a precios constantes, según datos del Instituto Vasco de Estadística, Eustat.

Las ventas del sector comercial, sin incluir la facturación de las gasolineras, han descendido en un 2%, mientras que respecto al trimestre anterior, y una vez eliminados los efectos estacionales, el índice de ventas del primer trimestre de 2021 ha retrocedido un 0,4%.

Analizando la evolución por sectores, en relación al primer trimestre del pasado 2020 y una vez descontados los efectos de precios y calendario, las ventas de Alimentación y las de Combustible han descendido durante el primer trimestre de este 2021 nada menos que en un 5,3% en ambos casos, mientras que las ventas que corresponden al Resto de productos han aumentado un 1,4%.

La complicada situación del comercio tradicional se refleja también en el número de disoluciones de empresas pues, según Informa D&B; el comercial es el sector de la CAV que ha registrado en abril más disoluciones, con 22 sobre un total de 99.

Para entender mejor la comparativa de los datos de ventas del comercio minorista vasco este trimestre con el del pasado año hay que recordar que el 14 de marzo de 2020 se decretó el estado de alarma para hacer frente a la pandemia de covid, lo que supuso una importante alteración de la actividad del sector.

La irrupción de la tercera ola del covid ha afectado de lleno a la recuperación que se constataba a finales del pasado año. Así, con respecto al cuarto trimestre de 2020, en términos desestacionalizados y a precios constantes, las ventas en Alimentación en Euskadi han caído un 3,8%, mientras que en Combustible para automoción y en Resto de productos las ventas han aumentado un 1,4% y un 0,7%, respectivamente.

Los supermercados, mejor 

Dentro del comercio minorista de Alimentación, el comercio especializado en alimentación, bebidas y tabaco, el más tradicional que se despacha en las pequeñas tiendas de toda la vida como fruterías, carnicerías, pescaderías, etc., se ha contraído en relación al primer trimestre de 2020 en un preocupante 14,5%.

Sin embargo, el comportamiento de las ventas ha sido mucho mejor en el comercio al por menor no especializado con predominio de alimentación, bebidas y tabaco, básicamente en los supermercados, el formato ganador de esta crisis, e hipermercados, pues ha disminuido más moderadamente, sólo un 1,3%.

En el comercio minorista de Resto de productos, a precios constantes y una vez corregidos los efectos de calendario, la evolución de las ventas del primer trimestre de 2021 en relación al mismo trimestre de 2020 ha sido claramente dispar.

Se ha notado que con la pandemia los ciudadanos están mucho más tiempo en casa por lo que han decidido introducir mejoras en la misma. Esto ha beneficiado, por ejemplo, al comercio especializado en equipamiento del hogar, donde se incluyen entre otros los electrodomésticos, muebles y equipos de telecomunicaciones, cuyas ventas han crecido un 16,5%. También ha evolucionado mejor el comercio minorista especializado en otros bienes de consumo, como libros, artículos de papelería, juguetes y artículos deportivos, por ejemplo, que ha aumentado un 6%.

La ropa no levanta cabeza 

Por el contrario, el textil, la ropa, no levanta cabeza. El comercio especializado en equipamiento de la persona (prendas de vestir, calzado y productos farmacéuticos, por ejemplo) ha descendido un 9%, y el no especializado, con predominio en resto de productos, lo ha hecho un 2,6%.

Si se contempla la evolución del comercio en Euskadi por territorios se aprecia un comportamiento dispar entre unos y otros. El índice de ventas del primer trimestre de 2021 ha registrado un aumento interanual del 2,7% en Araba, mientras que en Gipuzkoa y Bizkaia se ha retraído un 3,4% y un 3%, respectivamente.

La evolución intermensual ha sido muy parecida aunque de menor intensidad, dado que en tierras alavesas han aumentado las ventas un 0,7%, mientras que en Bizkaia han caído un 0,6% y en Gipuzkoa lo han hecho un 0,7%.

El resultado de esta evolución en el empleo muestra que el personal ocupado en el sector comercial minorista para el total de Euskadi en el primer trimestre de 2021 ha descendido en un 4,4% en relación al primer trimestre del año anterior, mientras que con respecto al cuarto trimestre de 2020, ha sido del 1,3%.

noticias de deia