La tecnología y las personas, el camino para lograr la transformación digital

El segundo Bake Eder Day analiza cómo las empresas públicas y privadas se han adaptado a las nuevas circunstancias

22.12.2020 | 01:03
Iñaki González moderó la segunda edición del Bake Eder Day con la presencia de la diputada foral Ibone Bengoetxea, Juan Antonio Goñi, CEO de Guuk; y Xabier Basáñez, director general de BEC.

Al arrancar el año el pasado 1 de enero las expectativas para este 2020 eran muy altas. Sin embargo, todo cambió el 14 de marzo con la declaración de estado de alarma que modificó el día a día de los ciudadanos y de las empresas. De un día para otro hubo que cambiar la oficina por el domicilio para continuar con el trabajo y muchas entidades se dieron cuenta de las necesidades que había para teletrabajar, la modalidad que más auge ha adquirido. "En estos nueve meses hemos ganado en flexibilidad en un tiempo récord. Tuvimos que adaptarnos a irnos a casa a trabajar sin casi recursos tecnológicos. En estos nueve meses se ha dado velocidad de crucero a la transformación digital", reconoció Xabier Basáñez, director general de BEC, que junto a Ibone Bengoetxea, presidenta de la Fundación BiscayTIK y diputada foral de Administración Pública y Relaciones Institucionales; y Juan Antonio Goñi, CEO de Guuk; participó en la segunda edición del Bake Eder Day, en una jornada moderada por el director de DEIA, Iñaki González. "Tiene dos patas la digital que es eminentemente tecnológica y la transformación que es humana. Ese cambio lo tienen que hacer las personas".

Goñi y Basáñez, en un momento de la jornada. Foto: Borja Guerrero

Tras nueve meses con un funcionamiento distinto al que estaban acostumbradas estas entidades se puede mirar atrás y ver qué ha cambiado. Basáñez cita a la flexibilidad como el eje sobre el que han desarrollado su labor. "Se ha dado en los protocolos que hemos tenido que implementar de cómo organizar eventos, tanto ferias como congresos o espectáculos de manera segura para nuestros usuarios. También hemos aprendido en cuanto al modelo de eventos que se han tenido que adaptar".

Sin embargo, este 2020 ha dejado sin hueco a la cita por excelencia del ferial: la Bienal de la Máquina Herramienta. "La situación del sector no era la idónea para llevar a cabo una feria, en un momento de gran incertidumbre, que no permitía rentabilizar a expositores o visitantes su participación en la feria. Preferimos no hacerla porque nos debemos al sector. La decisión fue acertada y consensuada y preferimos hacer una excelente bienal en 2022 que es cuando tocaría", comentó el director de BEC quien demandó ayudas para los sectores afectados por la pandemia y que trabajan de manera muy estrecha con el ferial. "Nos consideramos parte de la solución de la economía, no hay nada mejor que una cita ferial. Pero hay que apoyar a nuestros clientes, que exponen, que hacen actividad en nuestros recintos...", explicó Basáñez quien se fijó también en los sectores afectados de manera indirecta: "Todos los proveedores de servicios feriales que muchas veces no se ven. Que lo están pasando verdaderamente mal. La propia hostelería y hotelería del entorno ferial".

Partiendo de cero y en una situación impensable nació Guuk el pasado 3 de julio. "Lógicamente da vértigo. Tomamos la decisión de montar Guuk en febrero y en marzo se cayó el mundo. Somos el fruto de dos grandes compañías de aquí, que nunca habían sido profetas en su tierra", comentó Juan Antonio Goñi quien tiene muy claro cuáles son los pilares sobre los que se asienta la empresa: "la tecnología y los valores". Tal fue la manera en la que se creó la entidad que "físicamente conocí a la mayoría de la gente con la que trabajo el día en que se puso en marcha la empresa", reconoció el CEO. "Inicialmente nacimos porque nunca habían sido profetas en su tierra, Más Móvil y Dominion", reseñó Goñi quien puso en valor la diferencia que tiene su marca: "La gente tiene que ser consciente de que para poder hacer una videoconferencia alguien ha hecho una zanja, han ido a instalarte el sistema a casa. Cuesta dinero y hay que ponerlo en valor, todo eso explicado de una manera razonable y a unos precios razonable. Nos dio la oportunidad. Esto que tiene valor hecho de otra manera, con una vocación de excelencia en el servicio puede tener su hueco en el mercado".

BEC se tuvo que adaptar, Guuk se estaba preparando para lanzarse al mercado, ¿pero cómo respondió la administración pública? "Ha sido complejo", afirmó Bengoetxea quien hizo referencia a que "teníamos digital y nos faltaba transformación". Esa digitalización por la que ha tenido que pelear en más de una ocasión -"lo integrábamos en el presupuesto y muchas veces no se entendía. Nos decían que por qué esos recursos no se ponían a disposición de las personas y yo insistía en que estaban al servicio de las personas"- se han convertido en imprescindibles para poder seguir prestando los servicios. "Hemos tenido que mandar a las personas a casa a trabajar incluso a las que atienden por teléfono con todas las medidas de seguridad y privacidad. Nos hemos transformado como personas en nuestra forma de hacer", ahondó.

Y siendo los ayuntamientos la administración más cercana al ciudadano también se apoyó a estas instituciones para que la brecha tecnología no creara municipios de primera y de segunda. "BiscayTIk ha sido el catalizador de que las propuestas llegaran a los ayuntamientos", comentó la diputada que puso en valor la labor de BiscayTIK "como proveedor de soluciones tecnológicas gratuitas para que Bizkaia no vaya a doble velocidad. Por ejemplo, el control de aforo de piscinas. O dar información con la aplicación Udala Zabaltzen, parecía que era una herramienta que facilitar la vida a toda aquella persona que sea capaz de entender la relación digital con la administración", incidió Bengoetxea.

Administración para todos
 

Una de las brechas que más se ha agrandado en estos meses ha sido la tecnológica. Por ello, desde la Diputación Foral de Bizkaia pretenden crear un "gobierno inclusivo al cubo". "Inclusivo porque no tiene que dejar a nadie atrás. No solo a través de la tecnología, sino de textos de lectura fácil, haciendo más sencilla la herramienta o que otra persona pueda hacer un trámite por mí", detalló la diputada quien también hizo referencia a la "conectividad. Antes era física, ahora es digital. De ahí, el proyecto para llevar banda ancha a todo el territorio. No solo para los ciudadanos sino también para las empresas".

La segunda vertiente de la I es inteligente porque hace referencia a un "gobierno que funciona con datos". El objetivo es "generar valor a través de datos públicos, que unas personas puedan emprender. Ser generadores de oportunidades de negocio", refrendó Bengoetxea quien citó como tercer eje al "imprendimiento", entendido este concepto como aquel que permite que "la tecnología puede crear empleo" y puso como ejemplo "crear un negocio vertical que es gobierno, que tiene muchas horizontales. Por ejemplo, gobierno y cuidado".

Demanda
 

¿Y cómo ha influido la transformación digital en las peticiones de los clientes? Basáñez aseguró que no es "fruto de la pandemia" si no que ese nuevo ámbito se ha ido impregnando en los ciudadanos. "La exigencia del cliente es cada vez mayor y demanda productos y servicios que muchas veces tiene que ver con la tecnología. En los últimos ejercicios, el mayor valor añadido que se había generado en ferias tiene que ver con la tecnología y lo digital. Ha habido un gran cambio en ese sentido", reseñó. En las modificaciones en las relaciones también ha notado una variación el CEO de Guuk, quien subrayó que "está cambiando en cómo interactuamos con ellos, cómo intentamos explicar que hay un operador nuevo que intenta cambiar la forma de hacer las cosas. La conversación tiene que ser inteligente.

Otro tipo de perfil de ciudadano se topan en las entidades públicas e Ibone Bengoetxea explicó que "si la administración quiere que el ciudadano esté satisfecho con lo que ofrece, tiene que transformar los servicios que presta y adaptarlos a esa nueva realidad". "La tecnología permite que las quejas, demandas, propuestas llegue con mayor celeridad y la administración tiene que saber qué hacer con ellas", desgranó la presidenta de la Fundación BiscayTIK. En esa respuesta también coincidió el director general de BEC quien destacó que "en los últimos meses nuestros clientes no nos han demandado porque las empresas han estado más centradas en su propia actividad que en ver cómo podíamos satisfacer sus necesidades o exponer en una feria. Para cuando retomen la actividad tenemos que estar preparados en el ámbito tecnológico para satisfacer las necesidades".

Futuro
 

Los próximos años se presentan claves para proyectar una mayor transformación digital por ello desde del Departamento de Administración Pública y Relaciones Institucionales ya tienen tejido cómo van a diseñarlos. Y serán tres ejes: "presupuesto, formación y pruebas". "Si no dotas de recursos económicos a la infraestructura tecnológica para lo que hay hoy y lo que tiene que venir, pierdes el tren", destacó Bengoetxea, quien incidió en que "más de la mitad del presupuesto va a ir a tecnología del departamento y Diputación". La segunda vía tiene que ver con formar a las personas que trabajarán con esa tecnología. El objetivo es que "personas clave que en el día a día toman decisiones se formen en los procesos de innovación de metodología abierta" porque eso supone "invertir en personas". Por último, los ensayos de prueba y error, "que nos permiten contratos menores con start-up para dar respuesta a retos distintos que no sean en trámites. Las cosas se aprenden haciendo".

La opinión de Basáñez es firme: "hay que creer en la transformación digital, elevarlo a lo máximo en la toma de decisiones y que vaya fluyendo hacia abajo. Estos nueve meses nos han hecho ver que no vale lo que estábamos haciendo. O nos adaptamos cada uno de nosotros a esa tecnología para dar un mejor servicio a nuestros clientes, o mal vamos". Goñi, por su parte, apuntó que en el "ADN" de Guuk está la innovación. "O hacemos las cosas de manera distinta o vamos a fracasar".

El futuro más cercano dibuja un 2021 lleno de incertidumbres en los que no hay nada claro y la situación epidemiológica de la crisis sanitaria tendrá mucho que ver en la evolución de todos los sectores implicados. El dibujo se presenta difuso pero ya hay líneas claras sobre las que comenzar a trazar los primeros esbozos. "Estamos tratando de hacer eventos digitales, híbridos (presencial y digital) y presenciales", detalló Xabier Basáñez, quien subrayó la importancia que tiene la tecnología "como parte de la promoción comercial de nuestros clientes". "Ahora es imperativo que para llevar a cabo un evento sea 100% digital o casi todo híbrido", matizó el director general de BEC. Sin embargo, la tecnología deja atrás el mayor valor que ofrecen las citas que se organizan en este espacio: "el contacto humano". "Lo más importante de la actividad ferial, congresual es el contacto humano", destacó a la vez que abrió la vía a que este gran aliado del sector no se pierda: "habrá posibilidad de contacto personal y por vía tecnológica".

Con poco más de seis meses de trayectoria, el próximo año para Guuk se presenta como el curso de la consolidación. "Nos gustaría ir creciendo poco a poco como una pequeña mancha de aceite porque nuestros clientes no tienen motivo para cambiar de compañía", valoró Goñi mientras se marcaba como reto "confirmar las hipótesis sobre las que hemos construido esta compañía. Ser un poco mejores cada día y no mirar más allá. No hacemos enormes proyecciones a largo plazo". Visión que la actual situación tampoco permite diseñar.

noticias de deia