Jon Uriarte y Ander Michelena | Fundadores de All Iron Ventures

All Iron Ventures, un proyecto innovador que da acceso a un elevado volumen de oportunidades

Del espíritu emprendedor de Jon Uriarte y Ander Michelena nació hace 3 años All Iron Ventures, un proyecto innovador que da acceso a un elevado volumen de oportunidades de inversión de calidad nacionales e internacionales

09.11.2020 | 13:10
Los responsables de poner en marcha el proyecto ganador en la categoría de Innovación Tecnológica posan para DEIA. All Iron Ventures

El premio Vodafone DEIA Innovation Sariak en la categoría de Innovación Tecnológica recae este año en la empresa All Iron Ventures, cuyos fundadores, Jon Uriarte y Ander Michelena, antiguos cofundadores de Ticketbis, se muestran muy orgullosos de ser los responsables de haber construido un proyecto de éxito en Bilbao.

Llevan una trayectoria imparable en los últimos meses. ¿No es así?

—Jon Uriarte (JU): La verdad es que no nos podemos quejar. Actualmente, gestionamos activos por un cifra cercana a 200 millones de euros a través varios vehículos. Por un lado, a través de All Iron Ventures (AIV), la gestora de venture capital, tenemos más de 100 millones de euros bajo gestión para invertir en compañías con alto componente innovador, típicamente lo que se conoce como startups, esto es, modelos escalables de base digital. Hemos contado con el apoyo y la confianza de grandes inversores de nivel y tenemos ya en cartera unas 40 empresas participadas. Y, por otro lado, acabamos de sacar al mercado alternativo bursátil (BME Growth) la socimi All Iron RE I, cuyos activos están valorados en 70 millones de euros. Vamos por el buen camino, con paso firme y con el objetivo de situarnos entre los mejores gestores de activos alternativos de Europa. Pero, para ello, hace falta mucho trabajo.

All Iron Ventures es todo un referente en empresa innovadora y emprendedora, ¿dónde radica su éxito?

—JU: Llevamos el espíritu emprendedor en nuestro ADN. Eso nos ha permitido tener la visión y el olfato para identificar proyectos innovadores y empatizar con aquellos emprendedores que dan vida a sus ideas. Además del importante know how que hemos desarrollado fundando, escalando y vendiendo empresas y de la amplia base de cerca de 150 inversores que han confiado en nosotros – y que ponemos en ambos casos al servicio de los emprendedores en los que invertimos – , apostamos por el talento y estamos construyendo un gran equipo (del que ya forman parte 10 personas y que sigue en crecimiento), flexible, proactivo y capaz de establecer relaciones estrechas con todo el ecosistema, desde inversores y emprendedores dentro y fuera de España, pasando por el resto de operadores del sector. Exportamos talento vasco al mundo, sin perjuicio de que queremos contribuir igualmente a atraer talento e innovación a Euskadi.

AIV nació hace tres años.

—JU: Sí. Desde el nacimiento de AIV hace tres años hemos construido una red importante que nos da acceso a un elevado volumen de oportunidades de inversión de calidad nacionales e internacionales, que es algo clave para el éxito en este negocio. Estamos muy orgullosos de haber construido un proyecto de éxito en Bilbao, una ciudad que aspira a ocupar un espacio como hub relevante en el panorama europeo de startups. Y es que, tras el éxito de Ticketbis, nos dimos cuenta de que, para hacer grandes cosas, no es necesario estar siempre donde están todos. Hasta el punto de que escogimos el nombre All Iron como un guiño a Bilbao, a los trabajadores de la industria del hierro que tan importantes fueron para esta ciudad y que fueron quienes convirtieron el término 'alirón' en un grito de éxito, como sabemos todos los athleticzales.

Cada iniciativa que han llevado a cabo ha triunfado. ¿Qué les inspira tan buenos proyectos?

—Ander Michelena (AM): Sabemos muy bien lo que es emprender y los retos a los que se enfrenta cualquier emprendedor. Tras vender Ticketbis en 2016, Jon y yo decidimos seguir la senda que ya habíamos comenzado y de la que tanto habíamos aprendido. No creo que exista una única fórmula de éxito, pero sí creo que hay ingredientes importantes, como rodearte de personas inspiradoras, creativas y capaces; estar siempre alerta y muy conectado con lo que pasa en el ecosistema y, por último, la capacidad de esfuerzo y de sacrificio es imprescindible.

Nos pueden hacer un repaso desde los inicios de All Iron Ventures.

—AM: Tras la venta de Ticketbis a eBay teníamos la necesidad de seguir emprendiendo. Desde 2017, Jon y yo hemos trabajado con Hugo Fernández-Mardomingo y Diego Recondo, que dirigen las operaciones diarias de AIV, para diseñar, construir y convertir AIV en lo que es hoy. Contamos con un equipo en crecimiento, como comentaba Jon, formado por profesionales que en su mayoría se encuentran en Bilbao, pero también tenemos una oficina en Madrid y presencia permanente en Barcelona, lo cual nos da una visión bastante completa del panorama del emprendimiento y la inversión en nuestro país. Estamos creciendo y queremos ser líderes, tanto en España como fuera. Acabamos de cerrar nuestro primer fondo de inversión, con 66,5 millones de euros, que ha sido uno de los mayores estrenos de una gestora de venture capital en España. Tenemos en cartera 40 startups participadas entre las que se sitúan algunas muy conocidas en España como la bilbaína Lookiero y otras como Jeff, Lingokids, Seedtag o Spotahome, así como varias en Europa, EE. UU. y Latinoamérica.

Recientemente se han embarcado en otro nuevo proyecto que tiene que ver con el mundo inmobiliario y el turístico. ¿En qué consiste?

—JU: Hemos creado una empresa inmobiliaria con el objetivo de convertirnos en la alternativa a los alojamientos hoteleros tradicionales y las plataformas de alquiler de apartamentos poco profesionalizadas y con problemas regulatorios. Fruto de ello ha tenido lugar el nacimiento de una socimi orientada a la adquisición de edificios completos en centros urbanos para acondicionarlos y destinarlos a apartamentos turísticos u hostales de corta y media estancia, tanto para los viajes de negocio como para el turismo. Nuestra estrategia se centra en la creación de valor a corto y largo plazo, a través de la inversión y reposicionamiento en inmuebles con una clara apuesta por la tecnología como palanca para optimizar la operativa. Ahora mismo, contamos con ocho inmuebles en San Sebastián, Vitoria, Bilbao (donde tenemos dos), Madrid, Valencia, Córdoba y Budapest. Nuestro objetivo es fundamentalmente España, pero también tenemos la mirada puesta en la expansión internacional.

Tiempos complicados para ambos sectores, ¿no?

—AM: En el ámbito de la inversión en startups no cabe duda de que algunos sectores se han visto afectados por la pandemia y eso ha tenido un impacto a la baja en las valoraciones de los proyectos, lo cual puede ser una oportunidad para inversores como nosotros con un horizonte de inversión de largo plazo. Por el contrario, hay también muchos sectores (educación, salud, software, comercio electrónico, etc.) que se han visto beneficiados por vientos de cola en la situación actual, avanzándose en pocos meses lo que en circunstancias normales habría llevado varios años. Somos optimistas de cara a futuro, la tecnología está entre nosotros y va a seguir estando cada vez más presente en nuestras vidas. Creemos que las buenas oportunidades de inversión van a seguir surgiendo y que vamos a tener acceso a ellas. Lo cierto es que el proyecto de la socimi lo iniciamos hace dos años, cuando la situación era totalmente diferente. Es verdad que la actual crisis ha impactado de lleno, sobre todo, en el sector turístico, pero el nuestro es un proyecto a largo plazo y el sector se recuperará. Además, apostamos por el negocio de los apartamentos, que se ha visto menos afectado y que representa un modelo de alojamiento flexible, para familias, trabajadores, jóvenes turistas€ Por suerte, la crisis no nos ha afectado de lleno porque el 90% de nuestros activos inmobiliarios están en construcción, solo tenemos dos de ellos operando, en San Sebastián y en Madrid. El resto de los inmuebles siguen su curso con total normalidad y nuestros planes, aunque con algún ligero retraso, continúan su camino.

¿Cómo creen que hay que encarar estos momentos difíciles?

—AM: Estamos ante una situación muy complicada y tampoco somos nadie para dar consejos...pero lo que es evidente es que no hay que rendirse y hay que seguir trabajando duro para salir adelante. Y dicho eso, no es menos cierto que con las grandes crisis surgen también las grandes oportunidades – nosotros por ejemplo montamos Ticketbis en 2009, en plena gran recesión. Cuando inicias un proyecto de emprendimiento, por norma general, tienes todo un camino por delante lleno de retos, pero también de oportunidades. Contamos con un equipo con un gran talento y estamos convencidos de que surfearemos esta ola con éxito. Somos ambiciosos y creemos en invertir ahora para asegurar los retornos futuros.

¿La innovación es un buen aliado para salir adelante?

—JU: Sin ninguna duda. Sin la innovación en el ADN es muy difícil hacer negocios hoy en día. La crisis actual nos sitúa en un escenario con hábitos y necesidades que antes no existían. Las personas, sus comportamientos y necesidades cambian a una velocidad vertiginosa y lo que ayer se hacía de una manera, hoy ya no vale. Y esto se aplica también a las necesidades de las empr esas. Por eso, las empresas que apuesten por la innovación como vía de generación de nuevas soluciones tendrán mayores probabilidades de conseguir ventajas competitivas frente al resto.

¿Están inmersos en algún proyecto futuro?

—JU: Tenemos muchas ideas en mente, creo que es algo innato de un emprendedor: estar siempre alerta en busca de oportunidades. Yo siempre explico que tengo un excel con todas las ideas que se me van ocurriendo para futuros negocios y con Ander y el resto del equipo estamos siempre dando vueltas a nuevas iniciativas o a cómo mejorar lo que hacemos. Pero ahora es el momento de consolidar los proyectos que ya están en marcha. Tanto la socimi como la gestora de venture capital han sido creadas con el objetivo de convertirlas en líderes a nivel europeo en sus respectivos ámbitos y en eso estamos trabajando y en lo que centramos nuestro esfuerzo.

Son un ejemplo para la gente joven, profesionales con muy buenas ideas pero que por falta de medios no pueden llevarlas a cabo. ¿Qué consejo les darían a todos ellos?

—AM: Ambición, realismo y cierta capacidad de soñar. La ambición es un componente vital para convertir cualquier idea en una realidad. Pero también hay que ser realistas. Las ideas, las ganas de hacer cosas y la pasión son intrínsecas a los jóvenes y así debe ser. Pero las buenas ideas deben ir acompañadas de conocimiento, asesoramiento y mucha reflexión, una idea sin una excelente ejecución tiene pocas probabilidades de prosperar. Todo ello unido a esas ganas, sin duda, es la clave del éxito.

¿La innovación, la investigación son armas en las que se apoya All Iron Ventures?

—JU: Por supuesto. Y ahora más que nunca. Muchas empresas caen en el error, en mi opinión, de recortar los recursos que destinan al I+D en tiempos de vacas flacas. Desde nuestra experiencia, la apuesta por la innovación y la investigación es lo que te hace crecer, estar al día de lo que necesita tu cliente e, incluso, adelantarte a esas necesidades. Y eso es un win-win definitivo que no se puede dejar a un lado.

¿Cuál es la inversión que le dedican?

—AM: En nuestro fondo de venture capital podríamos casi decir que toda la inversión es en innovación, que es algo inherente al concepto de startup. Las empresas en las que invertimos aspiran, cada una en su respectivo sector y segmento de negocio, a mejorar y/o disrumpir la forma en la que se hacen las cosas. En el caso de la socimi, estamos introduciendo la innovación en los propios inmuebles, desde el modelo de negocio, a la construcción o rehabilitación de los edificios y a la propia gestión como apartahoteles. Esto nos va a dar una clara ventaja competitiva. Por tanto, la innovación trasciende a una cifra concreta, ya que todos nuestros negocios están íntimamente ligados con la innovación.