Innovación en el control de seguidores solares en plantas fotovoltaicas

La empresa P4Q, socia de la Agencia Vasca de la Innovación, Innobasque, ha creado la marca Suntrack, que ofrece a sus clientes la capacidad de controlar a tiempo real y a remoto campos de paneles solares en distintas partes del mundo

19.10.2020 | 11:18
Profesionales de P4Q Suntrack trabajando en la fábrica de Alonsotegi
La innovación es la vía de desarrollo para numerosas empresas, como es el caso de P4Q, con sede en Alonsotegi y fábricas en esta localidad vizcaina, en EE. UU. (Albuquerque) y China. Esta compañía, dedicada a la fabricación y diseño de equipamiento electrónico para la industria, ha creado recientemente la marca P4Q Suntrack. Así, es un ejemplo de innovación en producto y en modelo de negocio, al incluir sensórica y una plataforma de recogida y análisis de datos para clientes en sus seguidores solares.
Según explican desde la propia empresa, socia de la Agencia Vasca de la Innovación, Innobasque, "una cosa nos ha llevado a otra, la innovación aplicada en la constante revisión y evolución de la electrónica de nuestros seguidores solares Suntrack y la buena respuesta del mercado nos fuerza a acompañarlo con un buen portafolio de soluciones y servicios al cliente y adaptado a sus necesidades". A este respecto, el director técnico de CDM.guru (empresa del grupo P4Q Electronics), Daniel Peña, subraya que "somos muy ágiles en los cambios de la fabricación del producto, para afrontar con éxito posibles cambios de tendencia, nuevas necesidades o diferentes escenarios. Y por supuesto –añade– la plataforma cloud que acompaña a los productos está en constante evolución, con una capacidad altamente escalable enfocado como IoT. (Internet de las cosas)".
Fruto del trabajo comprometido de un equipo de ingenieros y técnicos de P4Q Suntrack Services, P4Q Electronics y CDM han obtenido un producto/servicio "líder en el mercado internacional que han sabido apreciar nuestros clientes por una buena relación calidad/precio".
Actualmente disponen de más de 380 instalaciones, con miles de sus Suntrack instalados en casi todos los continentes y sus principales clientes proceden del sector solar, como Hiasa Grupo Gonvarri en España, RBI Solar en USA o Zimmermann en Alemania. Precisamente a ellos buscan acompañar, acercándose a los países donde se instalan sus equipos
En cuanto a su nuevo modelo de negocio, P4Q Suntrack, el principal reto es "completar nuestra hoja de ruta en cuanto a desarrollo de herramientas y procesos que soporten nuestra actividad, ayudándole a ser mucho más ágil, reduciendo la probabilidad de errores y mejorando la interacción con nuestros clientes y, por tanto, el nivel de respuesta y de servicio que nos demandan. Adaptando nuestra estructura a la evolución de la demanda", asegura Peña.

Beneficios para el cliente

Tener una estructura de personas y de medios únicamente enfocada en el servicio, creciendo y dotándose de herramientas específicas para ello, es una garantía de la apuesta que ha hecho el Grupo P4Q para poder dar a sus clientes la atención y respuesta especializada que requieran. "Nuestros clientes van a tener siempre a alguien a quien acudir que conoce sus problemas, que tiene gran experiencia y que muy probablemente ya los haya tenido que solucionar con otros clientes, lo que es una grandísima ventaja", argumenta el CTO de CDM.guru.
Pero lejos de quedarse en una posición reactiva, P4Q Suntrack desea ir por delante de las demandas que les puedan llegar y en ese sentido apuestan fuerte por "desarrollar herramientas que sirvan a nuestros clientes a adelantarse a los posibles problemas que puedan producirse en sus máquinas o, en el peor de los casos, a que las incidencias que ocurran sean de poca gravedad y permitan recuperar el servicio en muy poco tiempo, sin apenas afectar a la producción de energía de la planta fotovoltaica".
Beneficios más técnicos son los que posibilitan acceso a todos los módulos, configuraciones, datos y características de la plataforma incluido directamente desde las aplicaciones del cliente con su Api Rest. "Nuestros clientes o terceros pueden hacer sus propias aplicaciones o que se integren fácilmente con nuestro sistema, analizar sus datos, etc.", afirma Peña.

Dimensión internacional

Los sistemas de control de seguidores solares en plantas fotovoltaicas incorporan una dimensión internacional, en el sentido de permitir controlar a tiempo real y a remoto campos de paneles solares en distintas partes del mundo. "Hemos tenido que provisionar un soporte técnico específico de los productos Suntrack, con centros de reparación especializados en EE.UU., China y España. Además, disponemos de piezas y stock repartidos en estos centros para una respuesta súper rápida del servicio post-venta que puede incluir técnico in situ en las instalaciones que lo requiera, añade.
Su estrategia contempla desde el principio tres tipos de perfiles y sus procesos: el cliente, el backoffice (equipo de gestión) y los instaladores, con una base tecnológica común: "Por ejemplo, el cliente puede definir de forma incipiente una nueva instalación, nuestros ingenieros backoffice diseñar y preparar la pre-instalación, nuestros comerciales definir un correcto presupuesto, los técnicos de campo realizar una correcta puesta en servicio y, por último, el cliente y nuestro backoffice comparten una monitorización constante 24/7 de cada uno de sus seguidores solares", tal y como explica Peña,
El cliente es para P4Q Suntrack fuente de propuestas y mejoras para su aplicación. De hecho, muchas de las mejoras y adaptaciones han sido propuestas por los clientes y técnicos, a sabiendas de que "son los usuarios de la plataforma los mejores consejeros para una mejora continua". A su entender, "aunque intentamos ser proactivos, nuestros clientes son la mayor fuente de ideas e innovación".
En otro orden de cosas, contemplan la posibilidad de extrapolar esta innovación en un futuro a otros sectores, más allá del de las energías renovables, con ciertas adaptaciones lógicas en cada caso, incluso de cara a sectores como puede ser la salud. En esta línea, P4Q está en una fase de prototipado de un sistema completo de análisis de tiras reactivas y diagnóstico rápido Qassay, en el que aplicarán varias de las innovaciones ya usadas en Suntrack y su posterior modelo de servitización.

Dificultades

A P4Q, crear su nuevo modelo de negocio le ha exigido superar ciertas dificultades. Estas han sido, por un lado, internamente, "pasar a contemplar una nueva línea de actividad de carácter recurrente como es la posventa, que se involucra en la solución de los problemas de las puestas en marcha, pero también en toda la problemática que puede surgir durante la vida útil de unas instalaciones de intemperie que muchas veces operan en condiciones climáticas y meteorológicas muy complicadas", detalla el director de tecnología.
Por otra parte, el partir "casi de cero" en cuanto a herramientas y plataformas que les permitiesen soportar las interacciones con los clientes y el control y la gestión de estas actividades de servicio "en un escenario de fortísimo crecimiento".
Sin olvidar "un hecho inesperado como han sido las restricciones a los desplazamientos de nuestros técnicos –y de los de los clientes– debidas al covid, lo que nos ha forzado a adelantar el diseño de nuevas soluciones y aplicaciones para seguir realizando puestas en marcha y soportes técnicos de modo remoto, que hasta hace poco nos exigía presencia in situ", apunta el director de P4Q Suntrack Services, César Aguirre.

RECIENTE CREACIÓN

La nueva compañía P4Q Suntrack se formaliza el pasado mes de junio y comienza las operaciones como tal el 1 de julio, pero es un proyecto que viene preparándose desde comienzos de 2019, cuando ya son conscientes de que necesitan una estructura enfocada específicamente a la prestación de servicios desde el momento en que las instalaciones se ponen en marcha y durante toda su vida útil, que puede ser de más de 20 años.
Su servicio se dirige inicialmente a los clientes a los que suministran sus sistemas de control para sus seguidores (trackers), pero también pueden atender a los clientes finales, esto es, los propietarios y operadores de las instalaciones fotovoltaicas, y sobre todo a medida que se van terminando los periodos de garantía de los equipos.