Cubrirá la necesidad de energía de 160.000 personas, casi la mitad de la población de Araba

Araba alumbra la mayor planta solar de Euskadi con una inversión de 70 millones

El nuevo parque solar tendrá una extensión de 100 hectáreas y en ella invertirán 70 millones de euros

24.06.2020 | 12:40
Vista del parque solar fotovoltáico Ekian en Arasur.

Armiñón – Iberdrola, el Grupo Mondragon, la Diputación Foral de Álava y el Ente Vasco de la Energía (EVE) han creado una gran alianza público-privada con el objetivo de construir la que será la mayor planta fotovoltaica de Euskadi: Ekienea. En ella, la eléctrica vasca cuenta con una participación del 75%; el EVE, con el compromiso de adhesión de la Diputación de Araba, con un 20%, y el grupo cooperativo, a través de Krean, con un 5%.

El proyecto, se ubicará en una finca de Lacorzana, en el término municipal de Armiñón, y fue presentado ayer por la mañana en la planta solar de Arasur al lehendakari, Iñigo Urkullu, por el presidente de Iberdrola, Ignacio Galán; el presidente de la Corporación Mondragon, Iñigo Ucín; el diputado general de Araba, Ramiro González; y por el director general del Ente Vasco de la Energía (EVE), Iñigo Ansola. Durante el encuentro, en el que también participó la consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantxa Tapia, los impulsores de Ekienea dieron cuenta de los detalles y dimensiones de este nuevo desarrollo.

Diseñada para generar 100 megavatios (MW) de potencia instalada, lo que supondrá una inversión cercana a los 70 millones de euros, esta gran instalación renovable generará energía limpia para satisfacer el consumo anual de más de 160.000 personas, la mitad de la población de Araba, y casi triplicará la actual capacidad de generación solar de Euskadi, cercana a los 60 MW. Además, con su producción se evitará la emisión a la atmósfera de 25.000 toneladas de dióxido de carbono al año.

El futuro parque de Lacorzana es vecino de la planta solar Ekian, inaugurada el pasado mes de enero, y que cuenta con una potencia instalada de 24 MW. La producción estimada del proyecto presentado ayer será 3,5 veces superior a la de esta instalación vecina.

Tanto durante su construcción como en su operación y mantenimiento, Ekienea generará cientos de empleos, con lo que será ejemplo de cómo la transición hacia una economía baja en carbono es también fuente de prosperidad y crecimiento sostenible. La planta se extenderá a lo largo de 200 hectáreas, de las que 100 serán ocupadas por la planta fotovoltaica y las otras 100, por terreno destinado a compensación ambiental y preservación de zonas forestales. Se prevé que el proyecto pueda comenzar a ejecutarse en 2022, debido a los procesos previos de observación ambiental y tramitación administrativa, y que su puesta en marcha se produzca tras un año de construcción, en 2023.

Esta nueva instalación de energía renovable se convertirá, asimismo, en una gran oportunidad para la proyección de las soluciones tecnológicas de las empresas vascas que serán tractoras del proyecto. Para Araba, según declaraciones del diputado general, Ramiro González, es una muestra de la firme apuesta "por las energías renovables, por un futuro sostenible para nuestro territorio histórico y también por seguir avanzando por la colaboración público-privada en este tipo de proyectos", dijo González, que remarcó que el parque va a ser capaz de facilitar y dar energía eléctrica a aproximadamente 60.000 familias, es decir, a más de 160.000 personas.

El espacio que se utilizó ayer para el encuentro de autoridades para conocer el nuevo proyecto fue el centro Ekian. Los 24 MW pico de Ekian duplican la capacidad fotovoltaica que existía en Euskadi a finales de enero de este año, que es cuando entró en pleno funcionamiento, gracias al conjunto de pequeñas instalaciones repartidas por toda la geografía vasca, lo que permite poner en contexto la magnitud de este proyecto. Este parque supuso un gran paso en el logro de los objetivos de la estrategia energética del Gobierno vasco en materia de producción eléctrica renovable para el año 2030.

El lehendakari, Iñigo Urkullu, afirmó que esta inversión "aporta valor en el ámbito de las energías renovables y abre un horizonte a la reactivación económica y del empleo, una prioridad en estos momentos".

el parque

Doble de capacidad. La nueva instalación ubicada en el municipio alavés de Armiñón tendrá una capacidad de 100 megavatios (Mw), casi el doble que toda la capacidad solar actual de Euskadi. Suministrará la energía que consumen al año 160.000 personas y servirá para evitar la emisión de 25.000 toneladas de CO2 al año.

En 2023. Se prevé que la nueva planta Ekienea estará operativa en el año 2023. Ekienea estará ubicada junto a otro parque fotovoltaico similar pero más pequeño, Ekian, que se puso en marcha hace unos meses y cuenta con 24 Mw de capacidad.

Zona llana y con sol. La ubicación del proyecto, al sur de Araba, ha sido elegida debido a que es la zona con más horas de sol de Euskadi, así como porque se trata de un terreno llano. Ekienea tendrá una extensión de unas 100 hectáreas.

 

horizonte

2030

El Gobierno vasco se marca como objetivo el año 2030 para lograr que un tercio de la energía que se consume venga de fuentes limpias. Para ese año el Gobierno prevé que la energía solar pueda duplicar su potencia instalada y rozar los 300 Mw.

"Aporta valor en el ámbito de la energía renovable y abre un horizonte a la reactivación del empleo"

Iñigo Urkullu

Lehendakari

noticias de deia