José Ángel Corres Presidente de la Cámara de Comercio de Bilbao

"Ha sido una bajada coyuntural. Las exportaciones volverán a batir récords este año"

23.02.2020 | 06:16
José Ángel Corres, presidente de la Cámara de Comercio de Bilbao

José Ángel Corres resta peso a los factores de inestabilidad internacional como el Brexit o el coronavirus y afirma que la automoción ya sale del bache. "Debemos acostumbrarnos a vivir con incertidumbre", dice

Hombre de negocios polifacético -ha sido vicepresidente del Athletic hasta la llegada a la presidencia de Aitor Elizegi-, José Ángel Corres lanza un mensaje de tranquilidad y optimismo al abordar la situación económica y el contexto internacional.

Euskadi ha mantenido el pulso exportador en 2019 pero Bizkaia sí ha sufrido un pinchazo.

-Se explica fácilmente. Un gran exportador como es Petronor ha tenido dos paradas técnicas, cada una de 45 días. Además, la situación de la ACB de Sestao también ha influido. En tercer lugar están las pymes vinculadas a la automoción, que sobre todo en la primera mitad del año sufrieron la enorme incertidumbre que ha afectado al sector.

¿Hay que preocuparse?

-Es una bajada coyuntural. Este año de nuevo estaremos en condiciones de seguir batiendo récords.

Los nubarrones que amenazan a la automoción siguen presentes.

-En la segunda mitad del año pasado ya se ha ido arreglando el asunto. Se han disipado las dudas con las declaraciones que han hecho algunos dirigentes, que más o menos han fijado un horizonte a esto. Los grandes fabricantes saben que tienen al menos los próximos 20 años despejados.

¿Está encauzada entonces la crisis del diésel?

-A medio plazo sí. Otra cosa es que seguramente algunos suministradores de componentes, aquellos que vayan con el motor de combustión, tendrán que hacer alguna reconversión hacia motores eléctricos. La ministra Ribera ya fijó con el anterior Gobierno un horizonte con una fecha determinada (planteó la prohibición de los turismos de diésel y gasolina en 2040). Ahora gobiernan con un partido que si cabe es más sensible con esos temas, no sé si ese plazo se acortará o no. Parece que España ha fijado un horizonte y, si todo queda en eso, pues no está tan mal.

¿Le ha sorprendido el buen dato exportador de Gipuzkoa?

-CAF firma contratos de tales volúmenes que influyen mucho en el balance final. Aquí nuestras empresas tractoras son otras, Petronor o Iberdrola, que demandan otro tipo de servicios. Pero bueno, de haber trabajado Petronor con normalidad, en Bizkaia también hubiéramos marcado un buen resultado.

¿Han pasado factura los aranceles de EE.UU.?

-Están afectando, sí, pero más lo está haciendo el bajo precio del petróleo. El barril está a 50 dólares y parece que la OPEP (los países productores) va de nuevo a bajar la producción para ver si sube el precio. Un petróleo bajo es bueno para la economía pero para empresas como Tubacex o Tubos Reunidos no. Que suba el precio del crudo vendrá bien a estas empresas, aunque igual ya es tarde para alguna.

Las ventas de Euskadi a Reino Unido son las que más crecen en 2019. ¿Es una anticipación al Brexit?

-No, diría que Reino Unido a lo largo de 2019 ha seguido funcionando como siempre. Sigue siendo uno de nuestros principales mercados. Diría que el Brexit no nos ha hipotecado nada. ¿Qué pasará en el futuro? No lo sé, tenemos un año para fijar las condiciones de mercado y ellos ya han dicho que quieren un tratado de libre comercio. Lo que no se entiende es para qué se han marchado. Parece que solo para no contribuir a la PAC (Política Agraria Común) y para ser más restrictivos con la entrada de personas de fuera.

¿Qué les interesa a las empresas de Bizkaia en ese sentido?

-El libre comercio es bueno. Otra cuestión es que a estas alturas un país desarrollado venga aquí promoviendo aranceles por populismo como ha hecho Trump, eso no es lo normal. La Unión Europea está acostumbrada a que todo país que quiera pueda tener acuerdos de libre comercio. Creo que con Reino Unido se establecerá al menos un pseudo libre comercio, no habrá problemas mayores.

¿Hay algún sector especialmente expuesto al Brexit?

-En general vendemos de todo a Reino Unido. Destacar fábricas como Michelin o Bridgestone porque los coches de allí van con neumáticos de aquí. Nuestra automoción en general sufrirá si hay aranceles. Y luego pues los aranceles afectarán al vino de Rioja, es el mercado número uno.

Francia y Alemania tiran del carro a pesar de las debilidades que han mostrado las dos potencias.

-Sí, son nuestros dos primeros mercados con lazos comerciales estables. Por proximidad geográfica y porque tenemos mercados complementarios. Son los mayores productores de vehículos de Europa. Siempre han sido los motores de la economía europea y tenemos que seguir agarrados a ellos.

Ahora que parece que las tormentas del Brexit o la guerra comercial EE.UU.-China amainan surge la crisis del coronavirus.

-Incertidumbres hay siempre. Llevo diez años presentando informes de coyuntura y siempre he empezado hablando de incertidumbre. Y los próximos diez años será igual. El mundo está globalizado. Mi padre entró a trabajar al Banco Bilbao y se jubiló en el Banco Bilbao Vizcaya. Incertidumbres vivió las justas porque lo que pasaba en Francia no lo conocíamos. Ahora con Internet sabemos lo que pasa en el otro extremo del mundo a tiempo real y nuestras empresas venden en los cinco continentes.

Euskadi es sobre todo un comprador a China, aunque cada vez vende más allí. ¿Hasta qué punto afectará el coronavirus?

-Me preocupan más las amenazas de Trump a Europa en campaña electoral. El coronavirus ya se ha dicho que puede afectar al 0,2% del comercio mundial como mucho. Quien depende de productos chinos pues tendrá que buscar una alternativa. Con las exportaciones lo mismo. Ahora Bizkaia vende a todo el mundo y todos los países no van a ir mal al mismo tiempo. Nos tenemos que acostumbrar a vivir con incertidumbre, aunque sí es importante controlarla.

¿Se agravará la desaceleración económica en Euskadi?

-El último trimestre del año pasado ya fue mejor que los anteriores, también en Europa. Este año corremos el riesgo de quedarnos cortos con las previsiones de crecimiento. Estamos saliendo de la desaceleración.

¿Seguirá creciendo el empleo?

-Siempre es mejor crecer el 3% que el 2%, pero hemos sido capaces de crear empleo con el 1,9% porque hemos ganado competitividad. El país hizo los deberes en la pasada crisis y tenemos que seguir así. No quiero decir que no haya que subir los salarios, pero sí creo que debemos ser más productivos.

¿Qué le parece la última subida del sueldo mínimo a 950 euros?

-Va a destruir empleo, pero no en Euskadi. Los datos de diciembre han sido malísimos en el Estado. Con la subida del salario mínimo mucha gente que trabajaba con contrato ha pasado a hacerlo sin contrato. La economía sumergida no es buena.

¿Cómo le suena la música de los cambios que se avecinan en la legislación laboral?

-Esta última derogación del despido por bajas médicas creo que es un tema que se les escapó en la anterior reforma. El sentido común no lo admite. Lo de subrogar los trabajadores creo que aportaría rigidez. Una de las ventajas de la reforma laboral fue que flexibilizó el mercado y ahora se podría perder. Por tanto, cuidado.

¿Cómo afectarán a Bizkaia las nuevas tasas Google y Tobin?

-Primero habrá que ver si las vemos en la práctica. Segundo, si en cualquier empresa estamos sometidos a una presión fiscal no entiendo que estos señores no la tengan. Lo normal es que se pague allí donde se genera la riqueza. Claro, a ver quién es el que se atreve a eso, porque probablemente le van a caer aranceles por parte de Trump. Sobre la tasa Tobin, entiendo que ese tipo de transacciones también deben estar sujetas a un control y pagar lo mismo que debemos pagar nosotros si queremos ir a la Bolsa y comprar una acción de Euskaltel.

En cuanto al operador vasco (Corres forma parte del consejo de Euskaltel) parece que Zegona llega decidida a apostar por la expansión.

-El grado de penetración en los mercados tradicionales es demasiado grande. Estamos sintiendo la presión de otros operadores aquí más que nunca y vamos a ir a menos. Si tú vas a mi mercado yo voy a ir al tuyo, esa es la idea. Salir a un mercado más amplio para seguir creciendo, es natural. Con Virgin tenemos acceso a una marca nueva y fresca, creemos que es la medida oportuna.

¿Da por buena la fase de aterrizaje del fondo británico?

-El aterrizaje de Zegona no hay que cuestionarlo. Euskaltel decidió salir a Bolsa y los socios han tomado sus decisiones, en el caso de Kutxabank vender una parte de su participación. Ese espacio lo ha tomado Zegona, son las reglas del juego. Ellos han mostrado su disconformidad con algunas cuestiones. Ha habido un cambio en la parte ejecutiva que parece que va bien, la acción se ha revalorizado. Veremos si la expansión estatal es el espaldarazo definitivo.

noticias de deia