Pelotari

Iker Irribarria: "Querría llegar al mano a mano, pero es complicado"

La paciencia, el trabajo y el buen humor son los ingredientes con los que Iker Irribarria combate la recuperación de la operación de rodilla

26.03.2021 | 00:50
Iker Irribarria.

Iker Irribarria (Arama, 1996) comenzó ayer jueves la rehabilitación para recuperar la rótula de su rodilla derecha. El pasado 11 de marzo fue intervenido por el doctor Mikel Sánchez en el hospital Vithas de Gasteiz y todavía no se conocen los plazos de recuperación. Aun así, el zurdo no se "obsesiona" con el Manomanista y solo aspira a recuperarse al cien por cien.

Han pasado dos semanas desde que fue intervenido. ¿Cómo se encuentra?

—Estoy bien. En los primeros momentos de la operación tuve un par de instantes malos, pero no fue nada fuera de lo normal. Lo estoy llevando bastante bien, la verdad. Por suerte, tengo en casa bastante ayuda. Intento dar unos paseos por el pueblo y estar tranquilo. Además, he empezado ya con la rehabilitación y solo me queda trabajar.

¿Le han comentando ya cuáles son los plazos de recuperación y de trabajo con los que cuenta?

—No los sabemos. Se trata de una lesión de rodilla bastante rara; así que no conocemos bien cuál va a ser el camino. Mientras tanto, estoy llevándolo bien y lo más importante es recuperarse.

¿Está teniendo dolores?

—Ninguno. Durante los primeros días después de ser intervenido sí que tuve un par de momentos malos. Desde entonces, no he sentido nada.

Se entiende que fue duro también todo el tiempo anterior a la operación. Es decir, usted juega con dolor hasta que el 31 de enero en Bilbao disputa su último partido. Entonces, tuvo que parar por mal de manos, pero la rodilla le seguía dando guerra.

—Fue duro tener que parar. El pelotari quiere jugar, estar en la cancha. Cuando te cuesta cada vez más recuperarte y te comienzan antes los dolores, es complicado continuar. Ahí fue cuando tomamos la decisión de mirarlo bien y preguntar al que más sabe de esto.

Es entonces cuando desaparece la incertidumbre sobre qué es lo que tiene en la rótula y a qué se deben los dolores. Existe la resignación de pasar por el quirófano, pero sabe que hay un solución. ¿Se quitó un peso de encima?

—Eso es. Cuando ya te dan una solución, por dura que sea, sabes lo que hay. Si con esto hemos conseguido arreglar la rodilla, estoy contento.

Si bien todavía no se conoce cuánto tiempo tendrá que estar en barbecho, ¿cómo cree que va a llevar el estar parado?

—Creo que tengo que tomarlo con humor y con cosas que hacer. En principio, solo en la rehabilitación me va a tocar pasar tres horas al día. Después, tengo que hacer unas cuantas prácticas; así que creo que se me pasará bastante rápido. Cuanto más ocupado esté, mejor.

¿Desconectará de la pelota a mano profesional o seguirá enganchado a la evolución de los compañeros?

—Le seré sincero: cuando me transmitieron que no tenía plaza en el Campeonato de Parejas, sí que me costó. Sin embargo, estoy trabajando mentalmente, aprendiendo poco a poco, y desde que empezó el torneo he tratado de ver todos los partidos o, al menos, los que he podido. He conseguido disfrutar viendo a los compañeros. Eso es complicado en un deportista.

La operación de la rótula es un golpe como pelotari, pero lo cierto es que en el último año y medio ha vivido varios –fue apartado del Parejas de 2020 en la última jornada, Aspe le alistó como zaguero en Masters Caixabank y no tuvo suerte en los resultados, perdió ante Darío en cuartos del Manomanista y su empresa no le alineó en el Parejas de 2021–. ¿Lo toma como un aprendizaje para fortalecerse?

—Está claro. Tengo que aprender. Aún tengo 24 años. Es complicado recibir esos golpes, pero creo que de todos he salido fortalecido. Aun así, estoy trabajando a diario y eso no lo voy a dejar de lado.

¿Va a estar disponible para jugar la presente edición del Manomanista, cuyo inicio está previsto para mediados de mayo?

—Querría, pero lo veo complicado. Al final, está casi encima. Apenas quedan dos meses para el inicio, pero va a ser difícil. Lo intentaré; aun así, no me debo obsesionar con ello. Lo más importante es mi rodilla: tengo que escuchar a mi cuerpo y no precipitarme.

Se deduce de sus palabras que, a estas alturas, estando recién operado, su principal objetivo es recuperarse al cien por cien. No es solo cuestión de tener bien la rodilla, sino que después hay que ponerse a tono.

—Eso es. Además, para poder jugar a pelota a alto nivel hay que trabajar mucho. No se trata solo de hacer vida normal, sino de que soy deportista y es complicado ponerse. Si tengo que renunciar, me dará pena, pero me voy mentalizando. Estoy tranquilo, porque en la balanza está dejar este Manomanista y recuperarme o jugar mal y perderme otras ediciones. Si hay que sacrificar este mano a mano para estar bien en el futuro, lo haremos.

"Al decirme que no tenía plaza en el Parejas, me costó ver partidos, pero poco a poco he logrado disfrutar"

"Si hay que sacrificar esta edición del Manomanista para estar bien en el futuro, lo haremos"

"En los primeros días tras la operación tuve un par de momentos malos; ahora, en cambio, me siento bien"