Entrenador de Kaiku

José Luis Korta: "Hemos hecho el trabajo bonito y ahora toca mantenerse arriba"

Kaiku, con José Luis Korta al frente, regresa a la Eusko Label Liga solo un año después de haber descendido y tras un 'play-off' en que supo jugar muy bien sus cartas

21.09.2021 | 01:01
José Luis Korta.

La Bizkaitarra volverá a bogar junto a las mejores traineras del Cantábrico. Los remeros de Kaiku cumplieron con los pronósticos en el play-off de la ACT. Sobrevivieron primero en Bermeo y ahí empezaron a dibujar su ascenso y en la ría, junto a los aficionados que llenaron de verde y negro las márgenes, remataron la faena para ascender a la Eusko Label Liga. Fue un éxito del club y otro más para José Luis Korta. El técnico de Orio no deja de conseguir logros y su enorme palmarés repleto de banderas y victorias en los escenarios más prestigiosos, sumó este ascenso con el club sestaoarra. Es el primer paso del resurgir de Kaiku y ahora el objetivo será continuar creciendo para mantenerse en lo más alto. En ese proyecto no está asegurada la continuidad de Korta, que deshoja la margarita a la espera de tomar una decisión definitiva en los próximos días.

Recibimiento a Kaiku en Las Llanas. Vídeo de José Mari Martínez



¿Qué tal se siente después de todo lo vivido el domingo?

—Estamos todos más contentos. Empezando por el club, los remeros y yo también. Se ha cumplido el objetivo de Kaiku, que era subir a la ACT. Eso lo hemos conseguido y ahora hay que pensar en mantenerse el año que viene.

Tuvieron un reconocimiento acorde a lo logrado.

—Fue algo que vino fenomenal. Nos hicieron un recibimiento y cerraron hasta la carretera. No eran esas masas de cuando se ganaron las primeras Conchas, pero fue bonito. Luego también nos hicieron un paseíllo en el campo de fútbol. Había gente que nunca había vivido algo así. También durante la propia regata, en el cacho que hice desde Portugalete hasta el club, estaba muy animado. Había también aficionados de otros clubes y hacía tiempo que no había visto tanta gente en la regata de Portugalete.

Después de haber ganado en las regatas más prestigiosas, ¿qué valor da a lo conseguido?

—Siempre me ha gustado ganar, pero hay que tener los pies en el suelo y saber por dónde te puedes mover. Este año el objetivo era echar una mano a Kaiku y a ver si se conseguía ascender. Se ha logrado y ahora hemos hecho el trabajo bonito, pero hay que seguir. No vale si el año que viene bajamos ora vez. En ACT cada año va a ser más difícil mantenerse arriba, todo el mundo anda rápido y ahora el reto será mantenerse.

¿Dónde estuvo la clave del ascenso de Kaiku?

—Sabíamos que por lógica íbamos a andar más en la ría y así ha sido. Sabíamos que el pronóstico daba malo en Bermeo y era algo que no quería, pero bueno yo no manejo el tiempo. Entonces, el objetivo era no salir derrotados y estar con opciones el segundo día. Es lo que se hizo. Fuimos terceros a pocos segundos, el primero nos quitó cuatro y el segundo otro medio segundo. Se les podía ganar. A eso fuimos. A quedar vivos y en el segundo día jugar a un cara o cruz. Así ha sido y ahora en la liga hay dos vascos más. Los que han andado más rápidos estarán en la ACT, pero hemos hecho lo más fácil, subir, y ahora toca mantenerse y para ello ahí tienes que andar muy rápido.

¿Cómo vivió las horas previas a este logro?

—He estado dos días en los que no he podido dormir por la noche pese a todas las batallas que he tenido. Pero si cuando haces una prueba estás tranquilo es porque sabes que no hay nada que hacer. Si estas nervioso es que puedes hacer algo grande.

Este ascenso llega después de que la 'Bizkaitarra' estuviera en una situación crítica hace no tanto.

—Conseguimos entrar en el play-off de penalti y en el último minuto y para subir fue lo mismo. Se venían ganando algunas regatas, pero nos llevamos un tropezón muy grande en Castro, quedamos sextos. Sin embargo, al día siguiente se ganó y se recuperaron los puntos. Nos quedaba Plentzia y Bilbao y ahí salvamos el cuello. Cuando hay resultados es más fácil. A los remeros se les puede exigir más y tienen más confianza. Esto es como una familia, tenemos que estar todos de acuerdo y tirar en la misma dirección, si no es difícil.

¿Se ha dado ese estado de familia en la tripulación?

—Sí, aunque normalmente cuando hay chavales que no reman siempre hay algún tira y afloja, hay que estar más encima de ellos, pero es algo que hay que entender. Al final, me he jugado cada segundo, cada regata dependíamos de ello y no podía arriesgar muchas cosas y ahí hay que ir a lo más seguro que crees.

El cambio de entrenador fue uno de los momentos de inflexión de la temporada.

—Mi intención cuando me llamaron era echarle una mano, ir yo en la motora y el por dentro. Creo que hubiéramos conseguido más seguro. El hubiera ido dentro porque además de ser un gran remero, hubiera visto más. Además nos hubiera venido bien, sobre todo, en las regatas de mar porque es una persona con mucha experiencia y que ha ganado muchas banderas. Él dentro y yo fuera hubiéramos hecho más porque siempre dos ven más que uno.

¿Considera que parte de este ascenso es de Miguel Ángel Ruiz?

—Claro que sí. El trabajo que he aprovechado yo es el que hicieron ellos antes de que yo llegara. No estaban saliendo las cosas, la intención era subir y se pusieron en un punto que la gente se puso nerviosa. A mí me hubiera pasado lo mismo, cuando no salen las cosas, quieres cambiar algo, las palabras suelen ser más fuertes, te enfrentas más... hay que aguantar. Esta claro que para este ascenso Miguel hizo parte del trabajo.

¿La cantera volverá a ser una de las bases de Kaiku en la ACT?

—Sí, en mi última época había unos chavales jóvenes que subieron y nos salvamos, pero por temas de estudios lo dejaron y si hubieran seguido ahora estarían remando bastante. A ver si por lo menos el año que viene tenemos más cambios porque hemos hecho todas las regatas con la misma gente y a un chaval joven darle un día de descanso de vez en cuando le da vidilla. Aunque para fichar será difícil porque los clubes ya tienen a la gente amarrada y de hacer algo, si sigo, tendré que hacerlo rápido. Se puede coger gente de Galicia, pero se necesitan remeros de cerca también, que estén todo el año aquí. Cuando más problemas ha tenido Kaiku es cuando ha habido mucha gente de fuera. No es lo mismo eso a tener tripulaciones de cerca que se ven las caras todos los días. Eso influye mucho.

¿Qué dificultad tiene regresar a la máxima categoría en un solo año?

—Hay muchos clubes que han estado en la ACT y luego no han vuelto. Este año en la ARC estábamos ocho o nueve traineras con pasado en la máxima categoría, eso es la leche. Hace diez o veinte años dominaban dos tripulaciones y ahora en veinte segundos hay doce botes, se ha nivelado mucho todo. Antes la mayoría de los clubes eran del pueblo o alrededores y ahora la mayoría son selecciones. Luego salen pocos chavales, hay cantera pero en las traineras puntales todavía se ve gente muy veterana.

¿Cuál es la importancia de que Kaiku regrese a la Eusko Label Liga?

—Había un buen ambiente en la ría, Kaiku mueve mucha gente. Cuando hay un bote vizcaino en la ACT muchos aficionados se animan y luego Kaiku es un histórico. Con respeto a otros clubes punteros que andan ahora, cuando empecé a remar en los años setenta la única tripulación era Kaiku. Íbamos con Orio o con Lasarte Michelin y Kaiku estaba en todas las batallas, no sería el primero, pero estaba en todas. Otros clubes andaban pero ahí estaba siempre Basilio con su trainera, otra vez en el agua. Hay tripulaciones grandes como Bermeo, Zierbena o Santurtzi, pero la tradicional en Bizkaia durante muchos años ha sido Kaiku.

¿Seguirá José Luis Korta en Kaiku el año que viene?

—Todavía no sé si seguiré o no. La gente ya me está preguntando si voy a seguir o no y esta semana habrá que decidir algo para empezar a hacer cosas. Tendré que consultarlo con la almohada y con la mujer, que después de cincuenta años diciéndome que deje el remo, ahora quiere que reme el Mundial de veteranos.

"El trabajo que he aprovechado es el que hicieron ellos cuando estaba Miguel y antes de que yo llegara"

"Hace diez años dominaban dos tripulaciones y ahora en veinte segundos hay doce botes, se ha nivelado todo"

"Todavía no sé si seguiré o no pero esta semana habrá que decidir algo para empezar a hacer cosas"

"Siempre me ha gustado ganar, pero hay que tener los pies en el suelo y saber por dónde te puedes mover"

"Conseguimos entrar en el 'play-off' de penalti y en el último minuto y para subir ocurrió lo mismo otra vez"

"En el 'play-off' he estado dos días en los que no he podido dormir pese a todas las batallas que he tenido"


noticias de deia