Rusia 31 - España 22

Rusia estropea el estreno de España en el Europeo

España cae en su debut en el Europeo tras desinflarse en el segundo acto ante el poderío de las rusas

04.12.2020 | 01:07
Ainhoa Hernández intenta un lanzamiento.

Rusia 31

España 22

RUSIA: Kalinina; Nanagarova (2), Skorobogatchenko (4), Dmitrieva (4, 2p), Bobrovnikova (4), Kozhokar (4) y Makeeva (1) -equipo inicial- Sedoykina (ps), Gorshenina (-), Vedekhina (2), Samokhina (2), Fomina (3), Sabirova (2), Ilina (2), Maslova (-) y Illarionova (1).

ESPAÑA: Navarro; Carmen Martín (4, 3p), Mireya González (1), Ainhoa Hernández (2), Lara González (1), Alicia Fernández (-) y Jennifer Gutiérrez (4) -equipo inicial- Castellanos (ps), Marta López (1), Campos (-), Arderius (-), Pena (4, 1p), Sole López (-), Gassama (1), Almudena Rodríguez (3) y Tchaptchet (1).

Marcador: 2-4, 4-7, 7-8, 8-9, 9-11 y 13-11 (Descanso) 16-14, 19-15, 22-17, 25-19, 28-19 y 31-22 (Final).

Árbitros: Nastase y Stancu (ROU). Excluyeron por dos minutos a Makeeva y Samokhina (2) por Rusia; y a Jennifer Gutiérrez, Gassama, Almudena Rodríguez, Mireya González, Tchaptchet y Alicia Fernández por España.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la primera jornada del grupo B del Europeo de Dinamarca 2020 disputado en el Jyske Bank Boxen de Herning.

La selección española femenina de balonmano, actual subcampeona de mundo, comenzó su andadura en el Europeo de Dinamarca con una clara derrota (31-22) ante la de Rusia en un encuentro en el que las guerreras no fueron capaces de encontrar su juego, ni en defensa, ni en ataque, en toda la segunda parte. Una circunstancia que acabó por desesperar al conjunto de Carlos Viver, que acabó concediendo un sinfín de pérdidas de balón, que le condenó a una severa derrota.

Si en los primeros diez minutos España apenas concedió una pérdida, en los siguientes diez sumó hasta cinco, condenando a las guerreras a una sequía ofensiva, que Rusia no desaprovechó para igualar (8-8) el encuentro. Tras llegar al descanso dos abajo, España no solo no logró enjugar esa desventaja en el arranque de la segunda mitad, sino que vio cómo crecía todavía aún más hasta alcanzar unos peligrosos cinco goles (20-15) de diferencia. Y es que a diferencia del conjunto español, Rusia logró dar un pase adelante en defensa en la segunda mitad, forzando a las guerreras a fallidos lanzamientos y continuas pérdidas de balón, que permitieron a las rusas desplegar, por primera vez en el encuentro, su juego de contraataque. Aquí se acabó el encuentro. La próxima cita de las pupilas de Viver, el sábado ante Suecia.

noticias de deia