El laberinto de Santi Mina

El delantero del Celta, que encadena diez jornadas sin marcar, se enfrenta a la petición de ocho años de prisión por una presunta agresión sexual a una mujer en 2017

15.04.2022 | 00:24
Santi Mina, la pasada jornada de liga ante el Espanyol en el RCDE Stadium.

No corren buenos tiempos para Santi Mina (Vigo, 7-XII-1995) dentro y fuera de los terrenos de juego. El delantero del Celta, rival del Athletic este domingo en San Mamés, el campo en el que se estrenó como goleador en Primera División el día de la inauguración del coliseo rojiblanco, se encuentra lejos de su mejor versión futbolística al mismo tiempo que se enfrenta a la petición de ocho años de prisión por una presunta agresión sexual a una mujer en 2017 en la localidad almeriense de Mojácar. Después de casi cinco años, entre el pasado 28 de marzo y el 1 de abril se desarrolló en la Audiencia Provincial de Almería un juicio en el que el ariete gallego tuvo que sentarse en el banquillo de los acusados. Lo hizo junto a otro futbolista, David Goldar, actualmente en las filas del Ibiza y a quien la acusación particular señala como cooperador necesario de Santi Mina al considerar que "habiendo podido evitar la acción, en ningún momento hizo absolutamente nada para evitar la agresión sexual".

Si bien la Fiscalía no imputa ningún delito a Goldar, sí lo hace en el caso del delantero del Celta, para quien además de ochos años de prisión solicita la prohibición de acercarse a menos de 500 metros de la mujer o comunicarse con ella durante diez años. También reclama una indemnización de 50.000 euros por los daños morales causados. La sentencia, que podría ver la luz en apenas un mes, mantiene en vilo a un Santi Mina que niega haber cometido delito alguno al defender que hubo consentimiento por parte de la mujer. El Celta, mientras tanto, cierra filas entorno a su futbolista amparado en la presunción de inocencia. Carlos Mouriño, presidente del club celeste, ya advirtió en diciembre de 2019, año en el que el vigués retornó a Balaídos procedente del Valencia, de que "por parte del club tolerancia cero, no admite lo más mínimo, pero no sabemos la gravedad que pueda tener el caso, así que tenemos que dar una presunción de inocencia. Para eso están los juzgados y las leyes, que dictaminarán el camino a seguir cuando haya una sentencia".

El técnico Eduardo Coudet, que no ha dejado de contar en ningún momento con su pupilo, incidió por su parte el pasado 1 de abril en que "todos somos inocentes hasta que la Justicia diga lo contrario". "Las redes sociales tienen entrenadores, jueces, políticos... Por eso yo no tengo y Santi va a ser uno más hasta que haya una sentencia judicial, es lo lógico", agregó el entrenador argentino respecto a la delicada situación del delantero, que atraviesa su peor racha goleadora desde que volvió al Celta al sumar diez jornadas de liga consecutivas sin marcar.

AMENAZA DE BANQUILLO

Con un impacto cada vez menor en su equipo, Santi Mina ha dejado de ser intocable para Coudet. Suplente en tres de los cinco últimos partidos de liga, el pasado fin de semana fue sustituido ante el Espanyol tras el descanso, por lo que podría volver a partir desde el banquillo contra el Athletic en San Mamés. En su lugar regresaría al once inicial para formar pareja con Iago Aspas el brasileño Thiago Galhardo, autor de un solo gol esta temporada, pero competencia directa para un Santi Mina que se halla en medio de un laberinto a la espera de poder encontrar la salida a nivel profesional y personal.

Ente el 28 de marzo y el 1 de abril se desarrolló en Almería un juicio cuya resolución podría ver la luz en apenas un mes

El ariete gallego, que vive su peor racha goleadora desde su vuelta al Celta, ha dejado de ser indiscutible para Coudet


noticias de deia