El Amorebieta, a por el 'Viverazo'

El equipo vizcaino busca este sábado por la noche un ascenso histórico a Segunda División en el estadio de su rival, el Badajoz

21.05.2021 | 19:37
El Amorebieta se juega este sábado el ascenso a Segunda División

El Amorebieta está ante una oportunidad histórica. El cuadro zornotzarra, uno de los más modestos económicamente de toda la Segunda División B, pero de los más poderosos sobre el verde, tal y como ha demostrado desde octubre, luchará mañana sábaso por la noche por el ascenso a Segunda División.

Lo hará frente al Badajoz, el equipo que más puntos ha obtenido este curso de los 102 que integran la categoría, en el propio estadio de su rival, el Nuevo Vivero, a partir de las 22.00 horas. Además, delante de unos 7.000 espectadores –el 50% del aforo–, la mayoría aficionados locales.

En torno a medio millar de personas se desplazarán desde Bizkaia para apoyar a los azules, a los que solo les vale la victoria. Y es que la mejor clasificación del conjunto pacense en la fase regular, en la que acabó campeón del Grupo 5, propicia que el empate les sirva a los extremeños para obtener el premio. En caso de igualada tras los primeros noventa minutos, el duelo se iría a la prórroga. No obstante, si finalizada esta se mantuviesen las tablas, no habría penaltis y sería el Badajoz el que subiría a la división de plata.

Tras eliminar en la ronda anterior al Linares, el campeón del Grupo 4, el Amorebieta promete batalla para superar el último obstáculo hacia el sueño del ascenso. "Sabemos que será un rival muy duro, ha sido el mejor de los 102 equipos de la categoría, y que está con una ilusión tremenda, pero nosotros también. Estamos con muchas ganas de que llegue el partido y de competir de tú a tú", apuntaba Iñigo Vélez de Mendizabal, entrenador del conjunto zornotzarra, que cumple su tercer curso al frente del banquillo de Urritxe. "Somos conscientes de la importancia del encuentro, es el último y tenemos que ganar sí o sí para alcanzar el objetivo. Para nosotros es todo un privilegio estar en esta final, pero una vez aquí tenemos nuestras opciones y vamos a apurarlas", añade Aimar Sagastibeltza, central del Amorebieta.

Los zornotzarras se verán las caras con un Badajoz que, entrenado por el granadino Fernando Estévez, cuenta en sus filas con el ariete vizcaino Gorka Santamaría, tercer máximo goleador del equipo con seis dianas, solo superado por Alex Corredera, que ha visto puerta en diez ocasiones, y por Dani Aquino, hijo del Toro Aquino, argentino que militó en equipos como Betis o Rayo Vallecano en la década de los 90, que acumula nueve. Con solo dos derrotas sufridas en todo el campeonato liguero, el equipo extremeño viene de noquear al Zamora por 2-0 en el Francisco de la Hera de Almendralejo en la ronda anterior.

Ni el nivel del Badajoz ni el escenario alterarán el estilo del Amorebieta, que afronta el choque "sabiendo que es una final y estamos a 90 minutos del fútbol profesional, pero vamos a plantear el partido como todos, con el plus de que sabemos que es el último y vamos a salir a por todas", explicó Vélez de Mendizabal. "En los últimos años hemos hecho buenos partidos en grandes estadios y sé que el equipo se va a abstraer de lo que conlleva jugar contra el Badajoz ante su afición", tranquilizó el técnico gasteiztarra. "Intentaremos hacer nuestro fútbol, como contra el Linares. Desde el delantero al portero, todo el mundo se deja la piel y no somos un rival fácil", avisó.

Aimar, que no pudo ser de la partida el pasado fin de semana por un fuerte golpe en un pie, manifestó que "partidos así son los más bonitos de nuestras carreras. Ellos tienen la ventaja de que van a jugar en su campo con su gente, pero para nosotros es otra motivación más. En un año tan raro, para nosotros es un placer tener la posibilidad de jugar ante 8.000 personas".

"No tenemos miedo a nada, es un partido de fútbol y vamos a abstraernos de todos los factores externos. Futbolísticamente tienen sus armas, es el mejor equipo de la categoría, y nuestra intención es impedir que hagan su juego. Con respeto, pero sin miedo", añadió el zaguero del conjunto zornotzarra, que estará arropado por unas 500 personas que realizarán un largo viaje para animar al rodillo blue. "Amorebieta es un municipio pequeño y no tenemos la masa social que puede tener el Badajoz, pero sentimos el apoyo y estamos agradecidos. Ojalá podamos ofrecerles mañana un ascenso, sería algo histórico", subrayó el defensa, autor de tres dianas este curso.

noticias de deia