Sevilla-Inter, una final de la Europa League para agrandar la leyenda

Los de Lopetegui buscan ante los italianos su sexta Europa League

21.08.2020 | 00:14
Los jugadores del Sevilla juegan esta noche la final de la Europa League

El Sevilla y el Inter de Milán se miden esta noche en Colonia (21.00 horas) por primera vez en una competición continental, pese a sus dilatadas trayectorias en estos torneos, y lo harán con la ilusión de agrandar sus currículum con el de campeón de la Europa League en una histórica edición que quedará marcada por el novedoso formato obligado por la pandemia de coronavirus.

El covid-19 obligó a la UEFA a concluir la competición, tras el obligado parón que sufrió el pasado marzo, con una fase final exprés concentrada en varios estadios alemanes y con los encuentros a puerta cerrada, y al último de ellos llegan las dos formaciones que han mostrado más solvencia y que mejor se han adaptado a los circunstancias. Ambos acabaron muy bien sus torneos domésticos, el conjunto andaluz como cuarto clasificado y el italiano segundo, y a ello le dieron continuidad en Alemania.

Sin duda, el rey de este torneo es el Sevilla, que lo ganó en cinco ocasiones (2006, 2007, 2014, 2015 y 2016) en todas las veces que acudió a la final, pero el Inter, uno de los clubes mas laureados de Europa, también tiene en sus vitrinas tres trofeos de campeón de la Copa de la UEFA (1991, 1994 y 1998). El palmarés de estos dos equipos que la próxima temporada jugarán la Liga de Campeones augura un buen espectáculo futbolístico en la final del estadio de Colonia, para la que la UEFA ha abierto algo el protocolo sanitario y ha dejado que, aparte de las delegaciones oficiales, asistan una veintena de personas por cada club.

Veinte partidos sin perder

En el lado sevillista, el debut esta temporada como entrenador de Julen Lopetegui ha sido de lo mas acertado con su caminar por LaLiga y por la competición continental, y entre ambas su equipo acumula ya veinte partidos consecutivos sin perder. En Alemania, eliminó en octavos al Roma (2-0)–también a partido único–, en cuartos al Wolverhampton (1-0) y en semifinales al Manchester United (2-1), y en los tres partidos el guipuzcoano utilizó el mismo once.