Entrenador del Sestao river

Ibon Etxebarrieta: “Es un partido definitivo, no existe el medio plazo”

Ibon Etxebarrieta no se deja engañar por el empate obtenido en Toledo y avisa: “Todo está en el aire porque ellos tienen que ascender”

09.02.2020 | 04:34
Sestao river.Fotografía Pablo Viñas

sestao - El empate a uno obtenido en el Salto del Caballo, ¿es un buen resultado o se le dejó vivo al Toledo?

-Yo pienso las dos cosas; por un lado obtuvimos un buen resultado, teniendo en cuenta que jugamos la vuelta en casa; pero sí es cierto que, visto el partido, sobre todo en el segundo tiempo, tuvimos opciones de traer incluso un mejor resultado. Pero es un empate que, teniendo en cuenta la entidad del rival y habiendo jugado fuera, solo podemos catalogarlo como bueno.

¿Cómo vio al rival? Manu Calleja, entrenador del Toledo, daba al River la vitola de favorito...

-Sí es cierto que es un equipo muy potente, aunque en el segundo tiempo dieron la sensación de ser un equipo menor de lo que es, y eso en parte es mérito nuestro. Ellos no pudieron mostrar el gran potencial que tienen, por mucho que Manu Calleja, para quitar presión al equipo, dijera que el River era favorito en la eliminatoria. Es un equipo muy potente y si no asciende, la decepción para ellos va a ser muy grande. Si nos paramos a pensar, en Tercera el Toledo es uno de los clubes más potentes, recién descendido, capital de provincia, y con estructura de equipo de superior categoría.

¿Espera un partido parecido el domingo?

-Nosotros estamos mejor que al inicio de la eliminatoria. Es un partido de 180 minutos, ahora mismo estamos en el 90 y estamos mucho mejor que al principio. Pero todo está en el aire porque va a ser un partido muy complicado. Sí es cierto que jugamos en casa y tenemos una ligerísima ventaja, pero ellos no dejan de ser un gran equipo y no podemos confiarnos ni cometer fallos.

Meter gol en el minuto 1, ¿hasta qué punto es bueno o trastoca los planes?

-Meter gol es bueno sea cuando sea (risas). Pero sí es cierto que el otro día, al meter el gol tan pronto, hubo 10 o 15 minutos que no gestionamos bien, concediendo muchos córners, faltas laterales... Hasta que nos empataron estuvimos un poco asustados por haber marcado tan pronto. Luego, a raíz del empate, estuvimos mejor y tuvimos las mejores ocasiones. Pero en cualquier caso, yo firmo donde haga falta empezar todos los partidos con gol porque facilita mucho las cosas.

¿Cómo afronta el equipo la vuelta después de seis empates consecutivos?

-En el final de liga sabíamos que la primera plaza, con los números que estaba haciendo el Portugalete, estaba muy cara y nos hemos dedicado a dar descanso a algunos jugadores y minutos a otros. Ya sabíamos que íbamos a quedar segundos y eso condicionó los partidos; no era tan importante el resultado como recuperar a los jugadores. Pero más que con los seis partidos empatados, yo me quedo con los 21 que llevamos sin perder. En 2019 estamos invictos, hemos sido el mejor equipo de la segunda vuelta por encima incluso del Portugalete y son datos importantes que nos tienen que motivar y dar confianza para este partido y los que vengan después.

Como entrenador, ¿se tiene puesto el ojo en una posible siguiente eliminatoria o el domingo es una final y no se mira más allá?

-No se puede pensar más allá, ya que se trata de partidos que son definitivos, hay que sacar el máximo de cada minuto de la eliminatoria y cualquier mínimo fallo nos puede dejar fuera. Intentamos jugar con lo mejor que tenemos y optimizar todos los recursos para este partido. No cabe mirar a medio plazo, esto es corto plazo.

El año pasado tuvieron que jugar con el factor campo en contra y este, a favor. ¿Es diferente la preparación mental?

-Es muy importante el factor campo. Tenemos la experiencia del año pasado en Aranda, en que hubo que jugar una prórroga con el público apoyándoles. Al final, lo bueno que tiene el factor campo es que si hay que jugar tiempo añadido se hace arropado por el público. Pero en general, el partido de vuelta siempre marca más: El arbitraje determina más, nadie puede cometer errores, y además tendremos a nuestro público a favor.