El Lointek Gernika pone fin a su aventura europea

El equipo vizcaino, con solo ocho jugadoras, cede por cinco puntos la eliminatoria ante el cbk mersin después de sufrir una encerrona desde el mismo momento de poner los pies en Turquía

05.01.2022 | 00:40
Tinara Moore, taponada por Temi Fagbenle en una acción en la zona turca.

El Lointek Gernika Bizkaia estuvo en el peor sitio en el peor momento y tuvo que finalizar su aventura de esta temporada en la Eurocup en la que nada de lo que ha ocurrido ha premiado los méritos contraídos en anteriores campañas. Eliminar al CBK Mersin, el gran favorito al título, ya se veía muy difícil hace un mes, pero el resultado del choque de ida en Maloste dejó ilusión y orgullo que se transformaron en indignación y también orgullo ayer en la ciudad turca. Tras veinte días sin competir, solo cinco puntos separaron de la siguiente ronda a las gernikarras, que se batieron el cobre y estuvieron a apenas un tiro de protagonizar una hazaña.

La eliminatoria nació desequilibrada por la normativa de la FIBA y tras el primer partido podría entrar en la crónica de sucesos y cuyo desenlace remitió a tiempos pretéritos y que se creían olvidados. El covid alteró el calendario y complicó las cosas al Lointek Gernika, pero desde que las vizcainas pisaron suelo turco se vivió lo más parecido a una encerrona ante la que la FIBA hará la vista gorda una vez más. Después del confinamiento por covid, la plantilla gernikarra y el cuerpo técnico se sometieron a los controles exigidos antes de un viaje de 17 horas hacia Mersin y todos dieron negativo. A la llegada a Estambul, se repitieron las pruebas PCR y dieron negativo.




El último trayecto entre Adana y Mersin, de una hora, dobló su duración porque la policía decidió hacer un control a la expedición gernikarra. A la llegada a destino, a las dos de la madrugada turca, esperaban más sorpresas. El Lointek Gernika fue alojado en un hotel a 45 minutos del pabellón, que tampoco era el habitual del CBK Mersin, sino uno más pequeño, una ratonera de manual. Las jugadoras no pudieron hacer el entrenamiento previo al partido, pero además el grupo conoció por la mañana que Belén Arrojo dio positivo en las anteúltimas pruebas, lo que dejaba a la capitana fuera del partido.

Con ocho jugadoras tuvo que afrontar el partido en un ambiente que intimidaba al más valiente. Un pabellón repleto, con las gradas muy cerca de la pista y mucha gente sin mascarilla, fue el escenario de una experiencia que el Lointek Gernika habría deseado no vivir. Casi lo de menos era el resultado, se trataba de salir de allí sin más daños. Con un ruido incesante e insano, durante muchos ataques de las de Mario López por megafonía sonaba el himno turco e, incluso, alertas antiaéreas. El técnico tuvo que manejar los tiempos muertos alejado del banquillo para proteger la integridad física de su equipo y ayudantes.

Obviamente, las jugadoras acusaron este ambiente y en un primer tiempo de desaciertos se les fue la eliminatoria ante un equipo que formó con siete extranjeras y una turca y que salió con la agresividad esperada, amparada en la aquiescencia arbitral, y que en doce minutos, tras un parcial de 21-0, había limado ya los 24 puntos de desventaja. A partir de ahí, el partido fue pura supervivencia del Lointek Gernika que no encontró la manera de producir en ataque. Sin embargo, logró agarrarse al partido tras verse 37 puntos abajo. Poco a poco, su defensa colapsó a las estrellas del Mersin y hubo un rato para soñar con la épica. Paula Ginzo igualó la eliminatoria a 1.30 del final, una decidida Rosó Buch falló un tiro para recuperar la delantera y Roselis Silva fue sancionada con una antideportiva dudosa.





Con 65-40 y 40 segundos, quedaban una defensa y un ataque para el milagro, pero ahí apareció la calidad de Jasmine Thomas que con un triple puso la sentencia. El CBK Mersin celebró como si fuese la final y tras el partido, se supo que en las pruebas realizadas a mediodía, Arrojo fue negativo, lo que da pie a todo tipo de suspicacias. Y la granadina tenía que dar otro negativo para que la dejaran salir de Turquía.



La FEB estaba haciendo a última hora de ayer gestiones con la Embajada de España para que la capitana pudiera volver con el resto de una expedición que pasó muchos más controles que el Mersin cuando vino a jugar a Gernika, lo que deja la sensación de que la eliminatoria no se ha jugado en igualdad de condiciones.

 

CBK Mersin69

Lointek Gernika40

CBK MERSIN: Yalcin (3), Hollingsworth (10), Fagbenle (8), Hayes (9), Thomas (15) -cinco inicial- Zellous (6), Turner (4), Anigwe (14).

LOINTEK GERNIKA BIZKAIA: Moore (10), Silva (3), Bjorklund (4), Brcaninovic (6), Buch (13) -cinco inicial- Alberdi (0), Ginzo (2), Ariztimuño (2).

Parciales: 23-6, 42-15 (descanso), 62-27 y 69-40.

Árbitros: Gracin (CRO), Tvauri (GEO) y Petrenko (RUS). Eliminaron a Brcaninovic.

 

indignación

"ha sido muy feo lo que hemos vivido"

Mario López. "Desde que llegamos aquí ha sido una encerrona en toda regla. Los árbitros han cargado de faltas a nuestras jugadoras importantes, todos nuestros contactos eran falta. No hemos tenido la fuerza mental suficiente para aguantar todo en contra y apenas podíamos tirar porque todo eran empujones, golpes y choques. En la segunda parte, el equipo ha dado la cara en un ambiente muy hostil, con insultos, empujones, nos han tirado agua al banquillo. Menos mal que la policía nos ha protegido un poco. Ha sido muy feo todo lo que he vivido, nunca lo había vivido en todos los años que llevo como entrenador. Cuando estábamos de nuevo con opciones, tres decisiones arbitrales seguidas en contra no nos han dejado ni intentarlo. Ha sido pura impotencia, nos sentimos frustrados y muy dolidos con la FIBA por no dejar jugar a Belén cuando había dado negativo. Estaba todo preparado para que pasara el Mersin".

noticias de deia