Bembibre 62 - Lointek Gernika 49

Un sopapo para el Lointek Gernika que nadie esperaba

El Lointek Gernika vuelve a dar su peor versión fuera de casa y regresa de Bembibre con una derrota merecida

23.12.2020 | 01:26
Nadia Colhado tampoco pudo imponerse en la zona el martes en Bembibre.

Bembibre 62

Lointek Gernika 49

EMBUTIDOS PAJARIEL BEMBIBRE: Silva (6), Palma (9), Higgs (15), Kalin (4), Rhine (10) -cinco inicial- Méndez (0), Camara (10), Mongomo (0), Brotons (2), Gladkova (6).

LOINTEK GERNIKA BIZKAIA: Cornelius (0), Bjorklund (13), Roundtree (2), Colhado (2), Buch (9) -cinco inicial- Lo (7), Díez (0), Arrojo (2), Ivanovic (4), Ginzo (3), Ariztimuño (7).

Parciales: 17-10, 31-18 (descanso), 48-31 y 62-49.

Árbitros: Bravo, González y Palanca. No hubo eliminadas.

El Lointek Gernika Bizkaia volvió a caer en su peor versión, esa que le ha hecho vulnerable fuera de casa, y regresó de Bembibre con una derrota inesperada a estas alturas de la temporada, sobre todo por la forma, y solo explicable si se repara en que el equipo viajó en el día a la localidad berciana y no pudo hacer las rutinas habituales. Porque de alguna manera habrá que justificar, que no excusar, que las jugadoras de Mario López realizaran uno de sus peores partidos de este curso justo cuando estaban apuntando una clara mejoría. El conjunto local, que quiere escapar del descenso, le puso mucha más intensidad y fue creyendo en sus posibilidades al mismo tiempo que el Lointek Gernika iba cavando su tumba con unos porcentajes de tiro impropios de cualquier competición.

Las vizcainas acabaron con 18 canastas en 62 intentos, menos de un 30% de acierto, y 15 pérdidas de balón. Los 14 rebotes de ataque no sirvieron para nada porque los errores en los lanzamientos desde cualquier posición fueron una constante, salvo en los minutos finales cuando ya no había tiempo para nada. Al inicio, el Lointek Gernika quiso explotar sus ventajas en el juego interior, pero el colapso en la zona dejó muchos tiros liberados que solo encontraban aro, una y otra vez, incluso de forma repetida en la misma posesión. Tampoco es que el Bembibre hiciera nada del otro mundo, pero al menos no fallaba lo que no se puede fallar y logró llegar al descanso con trece puntos de ventaja.

Aún no estaba todo perdido, las gernikarras debían tratar de provocar las dudas y los nervios en un equipo necesitado, pero lejos de eso, las bercianas arrancaron el tercer cuarto con un parcial de 11-0 después de que el Lointek Gernika tardara otros cinco minutos en anotar. El Bembibre llegó a doblar en el marcador (46-23) con un resultado que nadie se podía creer. Cayeron algunos triples en el tanteo visitante y dos seguidos de Bjorklund redujeron la distancia a catorce puntos (52-38) a cinco minutos del final. Pero no había forma de arreglar el estropicio, el Bembibre estiró sus posesiones en un final caótico y el Lointek Gernika sumó una dolorosa derrota, la segunda consecutiva para abrir la segunda vuelta, que se mereció sin duda. "No se puede venir como hemos venido y jugar como hemos jugado: sin concentración y sin actitud. Ellas han tenido mucho más deseo. Sin todo eso, somos un equipo vulgar", resumió Mario López una actuación "paupérrima".