Iñaki Encina coge la batuta de la orquesta de la Ópera de París

El jefe de orquesta lírico, natural de Eskoriatza, se consolida como uno de los nuevos talentos de la prestigiosa institución parisina

26.12.2021 | 11:52
El jefe de orquesta lírico, Iñaki Encina Oyón

El jefe de orquesta lírico Iñaki Encina Oyón, natural de Eskoriatza (Gipuzkoa), dirigirá este 26 y 28 de diciembre en la orquesta de la Ópera de París la obra Alcina, de Georg Friedrich Haëndel y con la que el vasco se consolida como uno de los nuevos talentos de la prestigiosa institución parisina.

Encina, de 43 años, vive uno de los momentos más florecientes de su carrera tras haberse estrenado esta temporada de la Ópera al mando de "Iphigénie en Tauride", de Gluck, en octubre, y ahora con esta pieza barroca.

"Debutar en la Ópera de París es un paso muy importante y te da mucha visibilidad", dice Encina en una entrevista a EFE, precisando que en Alcina la institución trabaja con una orquesta externa expecializada en música barroca.

Larga trayectoria en el Palais Garnier 

Encina tiene una larga trayectoria entre las paredes del Palais Garnier, tras haber integrado en 2005 el programa de jóvenes artistas de la Ópera, conocido actualmente como la Academia. Pero su trabajo había sido sobre todo como asistente del jefe de orquesta.

Durante el mes que la obra lleva en los escenarios, Thomas Hengelbrock ha sido el responsable de llevar la batuta que ahora cede durante dos representaciones a su mano derecha, Encina.

Pero Encina no es ningún novato: ha sido director titular en Rouen, Lille y numerosas ciudades de Francia, e incluso en Japón y Argentina, donde ha actuado en el Teatro Colón.

Nuevo disco con la soprano Adriana González 

En paralelo, el músico y pianista acaba de publicar un disco junto a la soprano guatemalteca Adriana González, ganadora de Operalia en 2019, recuperando las piezas vocales de Isaac Albéniz, una rama menos conocida del compositor catalán.

Es ya su segundo disco tras la publicación en 2020 de "Dussaut & Covatti", también junto a González, un homenaje a la que fue su profesora de piano en Toulouse pues Encina grabó por primera vez las partituras de música de sus padres, Robert Dussaut y Hélène Covatti.

"El primer disco funcionó muy bien así que decidimos grabar un segundo disco con estas canciones de Albéniz, uno de los compositores más conocidos aunque no se conoce su obra vocal. Tenía este proyecto en mente desde hace años, y con la pandemia, todos encerrados en casa, fue ideal", dice.

Encina insiste en que pese a su formación de pianista no se considera uno. "Es un trabajo muy complicado, hay que dedicarle muchas horas y con mi carrera de director de orquesta no puedo hacerlo", explica.

PASIÓN Y TRABAJO

Tras haber sido hace 16 años el primer pianista vasco en ingresar en la Academia de la Ópera de París, incita a los jóvenes aspirantes a músicos a hacerlo por su proyección internacional.

Para él, el interés, la pasión y el trabajo con el secreto para cumplir con sus objetivos. "No son sueños, son objetivos muy factibles", dice.

Ahora, con nuevos proyectos a la vista en la Ópera de París y con el deseo de volver a Argentina, Encina defiende la apertura de la música a todas las clases sociales desde la infancia.

"Yo no vengo de una familia musical. Descubrí la música con cinco años y fue amor a primera vista", dice convencido el músico que añade que "aunque no sea una buena comparación, el arte es como la mala hierba, surge en cualquier sitio".

noticias de deia