Grupo de música

Audience: "¿Somos euskal musika, rock o folk? Llevamos 20 años poniéndolo difícil"

El grupo gernikarra Audience publica 'Tolesdurak', un doble disco con mayor presencia del euskera y "muestrario de nuestras influencias"

27.06.2021 | 01:12
Audience: "¿Somos euskal musika, rock o folk? Llevamos 20 años poniéndolo difícil"

Audience es una las propuestas musicales paridas en Euskal Herria más interesantes y esquivas del siglo XXI. Lo siguen demostrando en las 16 sugerentes y ricas estilísticamente canciones de su noveno disco, el doble y calidoscópico Tolesdurak (biDEhuTS). Los de Gernika ofrecen en él un "muestrario de nuestras influencias", a la vez que se abren cada vez más a cantar en euskera. "¿Somos euskal música, rock o folk? Llevamos 20 años poniéndolo difícil", asegura su cantante y guitarrista, Gaizka Insunza, a DEIA en esta entrevista.

Con el disco previo, 'Isla', se fueron a Cuba. ¿Este viaje es interior, no físico?

—En cuanto a motivación, no veo diferencias entre este disco y otros, porque todos se pueden entender como la culminación de un proceso creativo y vital colectivo. Este, hecho en casa, sí se puede entender como un viaje con destino incierto (risas). Cada vez dominamos más este proceso, y somos más precisos para definir el destino, pero en el camino aparecen cosas inesperadas que te obligan a recolocarte.

Un viaje doble y grabado en dos sesiones, a causa de la pandemia ¿no?

—Así es. La primera en diciembre de 2019, en la que registramos 10 canciones. Contábamos que tendría una continuación para grabar coros, pequeños arreglos por definir y mezclas... Sin embargo, la pandemia alteró los planes y no pudimos volver al estudio hasta diciembre de 2020, un año después. Había pasado tanto tiempo que compusimos 6 temas más y los grabamos antes de terminar los anteriores.

¿En qué se parecen y diferencian las canciones de ambas sesiones?

—Los nexos de unión son obvios: mismo estudio, mismo equipo... El contexto ha sido totalmente diferente, ya que el mundo cambió de una sesión a otra. Ha quedado un disco doble que sí hemos intentado dotarlo de personalidades diferentes. Eso sí, no podría definir los criterios exactos que nos han guiado a colocar cada canción en el lugar en el que finalmente se sitúa. Empleando la brocha gorda podría decir que el primer disco es más rockero y acelerado, con temas como contrapunto a esa tendencia. El segundo es más colorido, preciosista y divertido, pero también hay canciones que rompen esta dinámica. Podría decir que el primero, TLSDRK, obedece a la lógica de la primera sesión, y el segundo, OEUA, a la segunda. Pero tampoco es así del todo (risas).

Han vuelto a trabajar con Kaki Arkarazo (Negu Gorriak), pero la producción es del grupo ¿Les ha ayudado?

—Todo depende de cómo entiendas la producción. Sin entrar en la composición ni en los arreglos, sí que él propone soluciones para que el tema funcione mejor. Tiene la confianza de decirnos si no lo hace. Para mí, eso es producción.

El disco es muy ecléctico. ¿Audience es un pequeño Frankestein hecho de retazos, en el sentido de símil de estilos?

—Algo de eso hay aunque yo nunca definiría así a Audience. La industria discográfica no sabe asimilar a grupos que no se puedan etiquetar fácilmente. ¿Es euskal musika, rock, folk? Durante 20 años hemos actuado en festivales tan dispares como el de hardcore de St. Feliu, Getxo Folk, Azkena Rock o Gazte Topagunea. Es curioso que lo que debería ser una fortaleza se convierte en una debilidad de cara al mercado.

Hay referencias a la Velvet, el funk, el punk, el country, el folk, guiños afrolatinos, instrumentales tensos... ¿Es un muestrario de referencias?

—(Risas) Muestrario, con sus connotaciones positivas, me gusta más que Frankenstein, casi siempre referido a una suma de elementos que no funcionan. Yendo a tu pregunta, sí, están nuestras influencias y referencias, y creo que se notan más que nunca. Diría que hay pasajes que actúan casi de homenaje. Durante la composición y grabación surgen esos momentos en los que alguien dice: esta canción/pasaje me suena a tal grupo. Ante estas situaciones parece lógico intentar alejarse, ocultarlo de alguna manera. Sin embargo, en este disco hemos reaccionado potenciando esos parecidos en la producción, nunca en la fase de composición.

Ahí cuentan con un estilo muy personal.

—Creo que con los años hemos desarrollado un sonido y estilo muy identificables. En el tema Mendaro fiddler, por ejemplo, nos hemos atrevido a jugar con un ritmo que es claramente reaggeton. Sin embargo, no hemos utilizado otros recursos asociados a ese estilo, como el melodine en la voz, y la canción suena a Audience 100%. Lo mismo ocurre con otras canciones en las que bordeamos otros géneros, pero haciéndolos nuestros.

El disco contiene canciones muy crepusculares y sugerentes, y otras más bailables y rockeras. ¿Responden al estado de ánimo y al contexto en los que fueron grabados?

—Uno no tiene el control absoluto de lo que compone. Obviamente, el estado de ánimo afecta, pero a veces las canciones cobran vida propia y transcurren por senderos que no habías planeado. Creemos que intentar corregirlo suele ser un error.

Sucede algo parecido con los instrumentos ya que es un disco muy rico y detallista.

—Con los años hemos desarrollado esa capacidad de dotar a cada canción de la instrumentación necesaria. En cuanto a la formación, durante los últimos años hemos aprendido a funcionar desde otra óptica. Hemos experimentado cambios en el grupo de un modo al que no estábamos acostumbrados, lo cual nos ha hecho más flexibles.

Resulta revelador también el trabajo del grupo con los idiomas, con el euskera cobrando más espacio cada vez, con algún guiño al castellano. ¿Cada vez más Audience es una banda trilingüe y vasca con raíces y gustos anglófilos?

—Este disco lo hemos cantado principalmente en euskera. En cualquier caso, creo que en lo que respecta a Audience, se ha enfatizado demasiado el aspecto idiomático. Ya no importa en qué idioma cantemos, sabemos que tendremos que rendir cuentas por ello.

Han presentado ya el álbum en Andoaingo Rock Jaialdia y en casa, en el Lizeo de Gernika. ¿Cómo fue?

—Muy bien, recuperamos sensaciones con un público al que notamos con ganas. Casi se intuían las sonrisas debajo de la mascarilla. Tocar en el Lizeo se ha convertido en una tradición. Nos encontramos a gusto, y sentimos el apoyo de nuestros amigos y familias.

¿Qué esperan en el futuro cercano?

—Sigue siendo un momento difícil para la cultura. En cualquier caso, esperamos que todo vaya a mejor.

"Sigue siendo un momento difícil para la cultura. De todas las maneras, esperamos que todo vaya a mejor"

"Este disco lo hemos cantado principalmente en euskera. En cualquier caso, creo que se ha enfatizado demasiado en el aspecto idiomático"


noticias de deia