La banda sonora de la Durangoko Azoka más incierta

Ni la pandemia provocada por el coronavirus ha frenado la creación musical en Euskadi, que presentará en Durango más de cien trabajos

03.12.2020 | 01:08
Gatibu llevará a la Azoka 'Musikaz salbatuko gaitu'.

AUNQUE habrá presentaciones y actividades en Landako Gunea y conciertos en Plateruena, la Durangoko Azoka de este año está marcada por la incertidumbre y su celebración mayormente virtual entre los próximos días 4 y 8. Eso sí, ni la pandemia ha podido con la creación vasca, que arroja una banda sonora con un centenar de propuestas entre las que destacan músicos y bandas de todas edades y estilos: de Mikel Urdangarin a Gatibu, Urtz, Antton Valverde, Korrontzi, Alos Quartet, Zetak, Rafa Rueda, Amorante o Nøgen, entre los más destacados.

Aunque el abundante gentío no podrá pasear entre los puestos abarrotados de otros años, los músicos y sellos discográficos han aprovechado estos últimos meses para ultimar –en algún caso, ralentizar– sus novedades. Es el caso de Elkar, que además de los rescates en vinilo del histórico debut de Negu Gorriak y el segundo trabajo en solitario de Fermín Muguruza, FM 99.00 Dub Manifest, acerca al presente la música de Xabier Lete en Ni naiz, antología, que incluye dos CD y un libro, en el décimo aniversario del fallecimiento del autor de Xalbadorren heriotzean.

Además del último álbum en vinilo de Eñaut Elorrieta, el sello edita también el regreso de otro clásico, Antton Valverde, con la colección de canciones nuevas Gaua. Ausentziaren itzala, en la que colabora Harkaitz Cano y el pianista Karlos Giménez, así como la vuelta a las raíces de dos nombres consolidados, como los Korrontzi de Agus Barandiaran, junto a Xabier Amuriza en Koplariak, y Xabi Solano, que publica el libro de partituras Trikitixa liburua II y el disco Zaharrak berri. Y, como broche, se atreve con Koloreak, el segundo trabajo de Habi, el proyecto de Jon Ander Artola y Yeray Gascon, entre el lirismo y el ruidismo; y los eléctricos Mila modu. Absurdoaren paradisua supone el regreso de Xabier Yaniz, exguitarrista y voz de Hor Konpon.

Como sucedió con su debut de 2019, Zetak, o lo que es lo mismo, el proyecto ligado a la electrónica que el músico, cantante y productor Peio Reparaz se sacó de la chistera tras la disolución de Vendetta, será uno de los nombres claves de la Azoka con su segundo disco. Titulado Zeinen ederra izango den, incluye temas como el ya conocido Hitzeman (Dar la palabra), en el que colabora el grupo catalán Oques Grasses. Y su pelea fratricida por el álbum más vendido la librará con Gatibu, que reincide en el formato EP de sus últimos discos con Musikaz salbatuko gaitu, que incluye cinco temas nuevos y el añadido de Bixotzetik, la canción compuesta para la frustrada celebración de su vigésimo aniversario, a ritmo de rock, pop y algún aire latino, electrónico, de rap, funk y baladístico.

Jóvenes y establecidos
 

Y a Zetak y Gatibu seguro que le seguirá de cerca en ventas el quinteto euskaldun Nøgen con su segundo disco, Under alt, otra aproximación al folk urbano, ahora con un tratamiento más eléctrico y pop-roquero. Y de la juventud a un habitual que no suele fallar en la Azoka, Mikel Urdangarin, que, sin abandonar su personal estilo intimista, suma una sonoridad novedosa en Izurdeen lekua. Su contenido plantea "la música como terapia" ante la muerte de su madre y estos tiempos de incertidumbre universal.

El grupo vasco Nøgen es una de las propuestas destacadas para este largo fin de semana en Durango.

En la propuesta de Baga Biga destaca el tercer álbum de los irundarras Kulto Kultibo, X, que mezcla rap y aires caribeños en diez canciones en castellano y con apoyo de Green Valley; y el segundo de los renovados Modus Operandi de Iñaki Ortiz de Villalba (Betagarri). Se titula Dantza gaitezen hil arte y abre su propuesta ska-rock a ritmos como el funk, el punk, la salsa, el rap, el reguetón, el dance, el tex-mex y lo latino. Y Gaztelupeko Hotsak apuesta por el jazz con dos jóvenes vizcainas: Leire Bilbao, que se estrena con Begin, y Haizea Martiartu, joven saxofonista de Markina que adapta al jazz clásicos del cancionero popular vasco.

Gor se presenta con Bizitzarekin dantzan, un recopilatorio del veterano grupo de hardrock euskaldun Urtz, que agrupa desde su primer éxito, Negua datorrenean (Aiamatxo!), hasta Eguzkitan bero, de su disco editado el año pasado tras su vuelta a los estudios y escenarios. Y Zart Kolektiboa mantiene vivo lo último de Petti, Manipulazioa estrategiak, editado hace unos meses, y estrena Rueda, maduro y melancólico trabajo de Rafa Rueda que pivota sobre la voz, guitarras acústicas y detalles electrónicos.

Y entre los discos más ambiciosos de esta Azoka está Goxokiak, de Hibai Etxebarria, que ha luchado contra viento y marea en los últimos meses para grabar un álbum ecléctico en estilos, "dulce y fresco", creado durante la pandemia y que cuenta con colaboraciones de Yogurinha Borova, Zuriñe Hidalgo, Aitor Etxebarria, Kike Mora, NaZ, Rubén Salvador, Eibarko Koro Gaztea€ Y Jabier Muguruza regresa al mundo infantil con Oker (txakurra da), con canciones de ambiente sosegado (reggae, jazz) grabadas con Mikel Azpiroz y Jean Marie Ecay.

Folk, jóvenes y minoritarios
 

En el campo del folk euskaldun destaca el nuevo trabajo del veterano Mikel Markez. Se titula Azal berritzen y está compuesto y grabado, a medias, con su hija Esti. Y mientras Iker Lauroba ofrece, a ritmo de folk, pop y rock, Udaberria, su tercera entrega sobre las estaciones del año, Alos Quartet, que parte del folk pero plantea multitud de singladuras estilísticas, presenta el deslumbrante 20 urte zuzenean, disco en vivo registrado en sus conciertos especiales de celebración de dos décadas de trabajo, que tuvieron lugar en Gasteiz, Donostia, Tolosa y Bilbao con el apoyo de exmiembros de Oskorri y Hertzainak, Izaro, Aitor Etxebarria, Oreka TX€

Amorante es el nombre del proyecto personal de Iban Urizar.

Afincada en la más rabiosa contemporaneidad, aparece Kai Nakai (Iratxe Aguilera en su DNI), cantante alavesa adscrita al reguetón con su debut, Baimenik gabe, mientras la guipuzcoana Sara Zozaya edita I, un disco ligado al pop indie y electrónico. Los también jóvenes Bulego invitan a bailar con su exitoso primer disco. Y desde el sello Forbidden Colours proponen sonidos más heterodoxos con Bat edo hiru, el nuevo disco de Amorante, y Arrebetxe, el disco casero grabado por Moxal durante el confinamiento de la pasada primavera.