Visita por el Museo Bellas Artes a través de los jóvenes

08.06.2020 | 01:03
El artista bilbaino Peio Orueta es el artífice de esta idea desarrollada el pasado lunes en el Museo Bellas Artes de Bilbao

El artista Peio Orueta impulsa con alumnos del instituto de Arrigorriaga un proyecto "para despertar el afecto por el arte"

DE la mano del artista bilbaino Peio Orueta un grupo de alumnos de primero de la ESO del Instituto de Arrigorriaga han participado en una iniciativa para acercarse de una manera diferente, didáctica y más dinámica al mundo del arte. El escenario elegido fue el Museo Bellas Artes y el proyecto se gestó en el confinamiento como un trabajo en la asignatura de Plástica. El impulsor de esta propuesta fue el artista Peio Orueta, quien aprovechando sus prácticas en el centro vizcaino propuso a la profesora de Plástica –con la apertura de los museos– realizar con una cámara un recorrido por la pinacoteca a través de una selección de obras asignadas a los estudiantes y de sus explicaciones. "La verdad es que el apoyo de la profesora de Plástica, de la dirección del centro y de los alumnos que han participado en la iniciativa ha sido muy importante para poder llevar a cabo esta idea", apunta Peio Orueta.

El artista bilbaino Peio Orueta es el artífice de esta idea desarrollada el pasado lunes en el Museo Bellas Artes de Bilbao. PABLO VIÑAS


Los alumnos han dado vida al proyecto a lo largo de los meses que ha durado la cuarentena. Orueta apenas tuvo tiempo de dar clases presenciales a sus alumnos por la pandemia: "Cada uno ha realizado un trabajo de la obra que le ha tocado y después han tenido que elaborar un comentario de lo que les aportaba esa obra en sí", aclara Orueta. Para dar forma a este trabajo de Plástica, Peio les asesoró durante la cuarentena para indicarles la manera en la que debían buscar la información y en qué cosas debían fijarse dependiendo de qué obra se trataba. "Les fui ayudando para que cada uno de los alumnos buscase la información necesaria y les animé a que aportasen su propia opinión, lo que les inspiraba la obra", relata Peio.

Después de mas de dos meses confinados, el lunes –jornada de apertura de los museos– Peio Orueta cogió una cámara y se plantó en la entrada de la pinacoteca. Poco a poco, a las nueve de la mañana, el grupo de dieciocho alumnos se fue conectando, cada uno desde su casa, para iniciar un recorrido virtual basándose en esas explicaciones elaboradas en la cuarentena. "Estoy muy satisfecho por el trabajo que han hecho los alumnos de Plástica durante el confinamiento", lanzó.

La primera en romper el hielo fue Katalin Hurtado, quien eligió para su exposición como trabajo de Plástica la obra de Eduardo Chillida Topeleku, instalada en la plaza en el acceso al edificio. En euskera la estudiante de primero de la ESO ofreció datos del autor y describió la pieza de hormigón que fue ejecutada entre 1973 y 1974 y donada al museo por el propio Chillida en 1982. Adrián, Miren, Peio, Claudia, Alain, Irati, Luis, Sergio, Eider, Nahia, Aroa, Malen, Ekaitz... fueron tomando su turno hasta completar cada uno con sus explicaciones más de una hora de recorrido por las obras elegidas para ellos. "A Irati le ha tocado un cuadro en el que el artista distorsiona la imagen. Le propuse hacer fotos que también distorsionasen la imagen, lo mismo que hace el artista".

Orueta se muestra muy satisfecho con el resultado y explica que el objetivo era acercar a los jóvenes al mundo del arte de una manera diferente, ya que en su opinión a la hora de enseñar cualquier disciplina no se hace hincapié en desarrollar el afecto hacia la misma. "Mi idea original, que no se pudo desarrollar por la pandemia, era pasar una noche en un museo. Cuando tienes un profesor al que le apasiona el arte y te lo cuenta de una manera diferente esa experiencia termina calando y la recuerdas siempre", explica. Por eso lo que ha tratado ha sido de posibilitar al estudiante una forma de aprendizaje que le motive. "En mi ikastola tenía un profesor al que le encantaban las plantas y los animales. Aunque no te gustasen las plantas te lo contaba con tanta pasión que hoy sigo acordándome de aquellas explicaciones". Despertar el afecto por el arte es lo que el artista bilbaino Peio Orueta ha pretendido conseguir con esta iniciativa en la que 18 jóvenes de primero de la ESO del Instituto de Arrigorriaga se han estrenado con nota. Con sus explicaciones estos estudiantes se han convertido en pequeños grandes guías. "Me conformo con que en alguno hayamos despertado una inquietud por el arte", concluyó el artista Orueta.

Dieciocho alumnos del Instituto de Arrigorriaga han elaborado sus trabajos sobre alguna obra y los presentaron el lunes

El objetivo de esta iniciativa planteada por Peio Orueta no es otro que despertar el interés por el mundo del arte de una manera amena


noticias de deia