Ilustrador

Asier Sanz: “Me inspiran Picasso, mi hija Lucía y la realidad tan grotesca en la que vivimos”

El ilustrador bilbaino Asier Sanz, colaborador de DEIA, ha sido recientemente premiado en Brasil por la obra ‘Trump poison’, un collage de Donald Trump

09.02.2020 | 12:25
Algunas de las obras ganadoras del ilustrador bilbaino Asier Sanz. Fotografía Juan Lazkano

El ilustrador bilbaino, colaborador de DEIA, ha sido recientemente premiado en Brasil por la obra ‘Trump poison’

Bilbao - Acaba de cumplir el medio siglo de vida y se acerca a las tres décadas publicando sus trabajos regularmente en DEIA. Asier Sanz nació con vistas a San Mamés, en la calle Licenciado Poza de Bilbao, donde sigue residiendo. Trabaja en su estudio de la calle General Concha, sobre una mesa de dibujo rodeada de lápices, acuarelas, pinturas plásticas, gomas de borrar y cientos de dibujos. Empezó en el periódico Bilbao en 1988, donde sigue firmando sus trabajos, igual que en otras revistas y páginas web.

Durante los últimos tres años, Asier ha sido galardonado en siete certámenes, la mayoría internaciones, por sus viñetas, caricaturas y collages. Pero su primero data de 1998, cuando obtuvo el tercer Premio del Concurso de Humor Gráfico Joven y Brillante con un trabajo que había realizado para DEIA. "Lo que más ilusión me hizo de este premio fue que me lo entregaron en Madrid y pude conocer personalmente a Mingote, que era miembro del jurado", evoca.

El autor de las viñetas sobre los partidos oficiales del Athletic en estas páginas desde hace 28 años ha sido finalista en el World Press Cartoon y el World Humor Awards. Dos premiazos. Y tiene un trabajo pendiente de fallo 39 International Nasreddin Hodja Cartoon Contest de Turquía. "Me invitaron a participar", explica.

¿Cúal fue la primera viñeta que publicó en DEIA?

-Una tira del Athletic entrenado por Iñaki Sáez en la temporada 1991-92: Athletic 0-Sevilla 2.

¿Quién le ha felicitado?

-Marcelo Bielsa.

¿Quién se ha quejado?

-Hace muchos años, un jugador del Athletic me llamó personalmente para expresarme su descontento.

¿Qué le ha llevado a participar en certámenes?

-Criar y educar a mi hija, que ya tiene cinco años, junto con mi mujer requiere tener que pagar muchas facturas a final de mes.

¿Qué obra es la que más satisfacciones le ha aportado?

-Sin duda, la portada de Trump. Se hizo viral con millones de visitas en mi Twitter y web, se ha publicado en revistas de todo el mundo, me han pedido permiso para emitirlo en programas de Estados Unidos, me han entrevistado en radio, televisión y prensa de diferentes países y ha sido expuesta en el Design Museum of London. La realicé con mortadela y una banana. Fue el primer collage que hice y me descubrió un camino y un universo creativo que me ayuda a crecer, evolucionar y me divierte mucho.

¿El premio más inesperado?

-El primer premio de caricatura en la 29 Biennale Internazionale dell'Umorismo nell'Arte 2019, Italia, que gané con un Kim Jong-un convertido en un globo hinchado.

¿En qué se inspira para crear este tipo de obras?

-En personajes muy relevantes mundialmente para que tenga más onda expansiva mi trabajo. Además en general me inspiran Picasso, mi hija Lucía y la realidad grotesca en la que vivimos.

¿Sería todo igual sin Trump?

-No lo sé. En la vida no hay premios ni castigos, sino consecuencias. Yo aprovecho la oportunidad que me brinda mi imaginación todos los días.

¿Qué premio le gustaría ganar?

-El World Press Cartoon. Aunque mi mejor premio es ganarme la vida con lo que me apasiona y valoro.

¿Qué cuestiones le provocan o impulsan a generar una obra?

-El acercarme a la esencia de las cosas y desenmascarar la imbecilidad que nos anega. Superarme a mí mismo.

¿Dónde reside el secreto de una caricatura?

-En hallar su esencia con la mayor síntesis.

¿Qué personaje cree que ha captado con más acierto?

-A Donald Trump. De hecho, tres collages diferentes que he realizado sobre él han sido galardonados con premios internacionalmente.

¿Cómo se hizo público su primer trabajo?

-Cuando era niño todos los años hacía en el cole caricaturas de los compañeros de clase, así como de los profesores. Tanto alumnos como profes me pedían fotocopiar mis dibujos. Lo seguí haciendo en el Insti ya de adolescente.

¿De cuál se siente más orgulloso?

-De una caricatura que le hice a mi abuela cuando yo tenía 14 años sin que me viera. Cuando se la mostré, exclamó: "¡¡Tenemos un Dalí en la familia y no lo sabíamos, pues tú Asieítar (así me llamaba) no necesitas ir a la Universidad!!".

Exponen parte de su trabajo en Basquery. ¿Dónde será su próxima exposición?

-En el Museo del Calzado de Elda, Alicante, que es el segundo museo más grande del mundo, expondré 20 collages en diciembre de este año y daré un taller sobre la caricatura para niños. Además, allí tienen colgado en la exposición permanente un collage de Rafael Nadal que lo convertí en una zapatilla deportiva. Pero antes, esta Aste Nagusia volveré a acompañar a la obra de teatro Pichichi con una expo de mis caricaturas sobre el Athletic en Pabellón 6.