La grandeza de los 42,195

02.01.2021 | 00:42
Una de las deportistas que participó en el reto.

Un centenar de personas participó en el maratón solidario de Astrabudua sobre bicicletas estáticas y cintas de correr; mientras estos deportistas generosos hacían relevos, el atleta Jon Salvador completó solo la distancia

Correr y correr. Y dar pedales y pedales. Y dejar atrás el dichoso 2020. No era el objetivo explícito, pero el ánimo de los participantes en el reto solidario con el que Astrabudua despidió el año también era ese. Y ahí se quedó, en el pasado reciente, ya van horas de este nuevo ciclo pero claro, las urgencias, las necesidades, la desigualdad y las injusticias no entienden de calendario. Por eso, el latir altruista de Astrabudua no caduca con el año. Un centenar de personas se sumó el jueves, en la mañana del día de Nochevieja, al maratón en bicis estáticas y cintas de correr con el fin de donar alimentos para las familias más vulnerables de Erandio. "Ha salido un evento muy bonito, este barrio siempre responde", destacó Iban Etxebarria, de Astrabudua Taldea, uno de los colaboradores en esta iniciativa que partió del Ayuntamiento y que tuvo al incombustible Jon Salvador como perfecto aliado. El atleta local corrió los 42,195 kilómetros que trenzan un maratón sobre su cinta, mientras que los demás deportistas generosos de la mañana hacían relevos. Está acostumbrado Salvador a correr distancias solidarias y nunca se cansa. De ahí que, aunque este proyecto no le pillara en su mejor momento de forma, respondiera afirmativamente al desafío perfilado como una sansilvestre alternativa. "Había que desgastar un poco suela por una causa solidaria. Mejor iba a entrar la cena a la noche...", comentaba el maratoniano con su habitual buen humor. Así que ahí estuvo Salvador corriendo y corriendo durante unas "durísimas" tres horas, mientras a su alrededor, iban pasando vecinos de Astrabudua y diversas asociaciones.

Uno de los colectivos más numeroso que se unió a esta carrera fue el grupo de andar de la asociación de mayores de Astrabudua. Con sus camisetas verdes dejaron su huella, dieron pedales y demostraron su empatía con el barrio. Se llevaron un gran aplauso. Y también aportaron sus kilos de comida, por supuesto. Porque la condición para participar en esta iniciativa era la de aportar un kilo de comida por cada kilómetro a realizar. Y lo cierto es que la plaza Mendiguren –que se convirtió en este pequeño gimnasio al aire libre, pero bajo una carpa– se llenó de productos como pasta, arroz, latas de atún, leche... Todo para Sortarazi, la asociación responsable del reparto de alimentos entre personas del municipio que atraviesan dificultades y un referente también en este ámbito social en otras localidades como Leioa o Getxo.

Chavales del club de atletismo Javi Conde, de Basauri, que también tienen el gen generoso implantado, se subieron a las bicis muy convencidos "para ayudar a personas y familias que lo necesitan". En la plaza Mendiguren se habían colocado cuatro cintas de correr y 20 bicicletas con su pertinente distancia de seguridad, a las que se iban subiendo los deportistas previa desinfección de las máquinas para que todo discurriera con seguridad sanitaria. También se involucraron en este reto la alcaldesa, Aitziber Oliban, y los concejales Egokiñe Angulo y Mikel Filgueiras. Así que también hubo pedaladas institucionales en este curioso maratón.

Doble objetivo 
 

Y es que la propuesta nació del Consistorio –que aportó comida el pasado jueves–. "La concejalía de Deportes quería hacer algo en estas fechas tan emotivas. Nos hemos reunido en varias ocasiones y salieron varias ideas, pero con todo lo que estamos viviendo con la pandemia, la única que parecía que podía salir adelante era esta maratón solidaria", repasó Iban Etxebarria. Y salió adelante y con éxito. Pero, además, esta carrera para conseguir comida también tiene otro camino benéfico, porque se ha abierto una cuenta para efectuar donaciones con las que poder comprar material informático para familias de los centros educativos del barrio. "Vamos a intentar conseguir diez ordenadores porque esta situación de pandemia ha dejado constancia de que no todos pueden contar con un ordenador en su casa", señaló Salvador. Las aportaciones se podrán realizar hasta el próximo día 10 e, incluso, por Bizum. Desde el Ayuntamiento han enviado cartas a las empresas de la localidad para que se animen a hacer contribuciones. El lado más altruista de Erandio sigue dando ejemplo.

"También queremos conseguir ordenadores porque no todas las familias pueden tener"

Jon Salvador

Atleta erandioztarra

"Ha quedado un evento bonito; este barrio siempre responde ante iniciativas solidarias"

Iban Etxebarria

Miembro de Astrabudua Taldea