concurso gastronómico

La gastronomía pone un sabroso y muy suculento cierre a las Madalenak

El arraigado concurso culinario contó ayer con 162 platos de tortilla, bacalao, marmitako y paella

09.02.2020 | 10:31
El equipo Epi, Blas y alguno más muestra con orgullo su paella.

Arrigorriaga - El aroma a tortilla de patatas, paella, bacalao y marmitako tomó ayer todo el casco urbano de Arrigorriaga gracias a los 162 participantes en el concurso gastronómico de la última jornada de sus fiestas patronales, un certamen que alcanza ya su trigésimo sexta edición y que está dedicado a la memoria de su precursor Ángel Mínguez. "Siempre ha tenido mucho éxito y muy buena acogida. En el 25 aniversario del certamen, me pidió que le echara una mano porque el tema de cocina me gusta y acepté. Poco después falleció y sus hijos hablaron conmigo para que tomará las riendas. No sé decir que no y ya llevo nueve años al frente de este evento pero me gustaría que, dentro de dos o tres ediciones, alguien tomara el relevo", explicó ayer Javi Lazkano, actual organizador de la cita culinaria que tiene como escenario el parque Ugertza y su entorno más próximo.

Como es habitual, la categoría más concurrida fue la de tortilla de patatas con 96 platos presentados ante el jurado, "aunque la cifra ha bajado algo respecto a otras ediciones ya que la media suele estar en torno a las 135", indicó Lazkano. La sección de paella contó con 34 inscritos y la de bacalao con 15 "que es, más o menos, lo normal" mientras que en donde sí que se produjo un incremento es el apartado de marmitako que alcanzó las 17 cazuelas. En general, "la calidad de las tortillas suele ser siempre muy buena y la de bacalao muy alta aunque participan menos personas porque el coste del producto es alto", explicó Lazkano.

En cuanto a los asistentes, "es un concurso popular pensado, sobre todo, para la gente de Arrigorriaga aunque también vienen de pueblos cercanos como Basauri o Ugao-Miraballes y para preparar marmitako incluso se apuntan residentes en localidades costeras".

Numerosas cuadrillas Aunque siempre hay rivalidades y aspiraciones a lograr premios, que según la sección oscilan entre los 300 y los 60 euros, el principal objetivo de quienes acuden a esta asentada cita culinaria es pasar una agradable jornada entre amigos o familia. Es el caso de la cuadrilla JUL-BEC que reunió ayer a 32 amigos en torno a los hornillos y las cazuelas "para preparar tres tortillas y tres paellas que comeremos juntos". Su jornada arrancó a las 7.30 horas para coger un lugar adecuado y al resguardo del arbolado, en el parque Ugertza, "y lo primero que hemos hecho ha sido almorzar unos buenos huevos con bacon". En cuanto a sus opciones de premio en el concurso, a media mañana eran muy optimistas. "Muy mal se nos tiene que dar para no rascar algo porque le ponemos mucho cariño y nuestro principal secreto es el buen ambiente que tenemos en la cuadrilla. Así las cosas salen siempre bien".

A cubierto del intenso sol y calor, en unos soportales, se encontraban los miembros de Gautxori y Aiko Maikoak preparando tortilla y marmitako. "Antes también nos presentábamos a la categoría de paella, pero mientras la llevas y la cata el jurado el arroz se pasa y ya no la comes tan a gusto", declaró Raúl González. Ayer se juntaron una docena de integrantes "para disfrutar del buen ambiente de esta jornada gastronómica y pasar un buen día".

Y desde Orduña acudió por primera vez a Arrigorriaga la familia Martínez para presentar al concurso una tortilla, dos cazuelas de marmitako y una de bacalao que Esteban se afanaba en dejar en su punto. "Con paciencia, cariño y un buen producto la victoria está asegurada", afirmó.