El bidegorri de Ibarzaharra tendrá pavimento sostenible

El asfalto ayudará a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero

08.04.2021 | 01:26
El bidegorri de Ibarzaharra se está haciendo con materiales sostenibles y reciclados.

El polígono Ibarzaharra contará, a medio plazo, con un bidegorri. No será un carril bici cualquiera, sino que será una vía sostenible, ya que el asfalto de la misma ayudará a reducir la contaminación y la generación de gases de efecto invernadero. Así las cosas, el hormigón que se utilizará para crear el firme de este bidegorri no es un hormigón al uso, como el que conocemos comúnmente, sino que en el material con el que se asfaltará el nuevo carril bici se han sustituido parcialmente los elementos áridos por materiales procedentes de fuentes secundarias y áridos de origen siderúrgico que se han producido en la valorización de las escorias negras generadas en acerías de horno eléctrico.

El hormigón que se utilizará en estos trabajos será de dos tipos. El primero de ellos, denominado H-ECO se utiliza para la construcción de carreteras y caminos para el tránsito de todo tipo de medios de transporte. Una de las cualidades de este material es que mejora la durabilidad del asfalto y tiene un mejor aspecto estético que los materiales utilizados habitualmente en este tipo de trabajos. Por su parte, el segundo de los tipos de hormigón a utilizar en las labores de creación del firme del bidegorri de Ibarzaharra es denominado como H-ECO, un material que se ha utilizado en la creación de las aceras con las que contará este nuevo carril bici. Este material también es sostenible, ya que se crea con un tipo de cemento que genera una menor huella de carbono en su proceso de fabricación. En su formulación incorpora las escorias blancas generadas por la industria siderúrgica y, debido a su carácter ecológico se ha apostado por su utilización en las obras de construcción del carril bici de este polígono industrial ubicado a caballo entre Trapagaran y Sestao. El resultado de todo ello será un bidegorri sostenible, que ayudará a la protección del medio ambiente y que buscará contribuir de manera eficiente y eficaz a la economía circular.

De esta manera, el nuevo bidegorri nacerá en base a materiales reciclados y que harán de este nuevo equipamiento unas instalaciones más sostenibles, acorde con el carácter sostenible que tiene un medio de transporte como es la bicicleta.

Área en crecimiento
 

El bidegorri del polígono Ibarzaharra será uno de los elementos que dibujen el porvenir de esta zona industrial que aspira a ser uno de los principales centros de generación de actividad económica de Ezkerraldea y Meatzaldea. En las últimas semanas se han dado dos pasos muy importantes para el porvenir de este polígono con la aprobación del Plan Especial de Ibarzaharra por parte de los ayuntamientos de Sestao y Trapagaran, municipios que comparten estas instalaciones. Con este plan se reordenarán estas zonas industriales, se reparcelará y se podrán regenerar estos espacios y que darán a este entorno un aspecto más agradable con la creación de bulevares y zonas verdes entre otros. Este nuevo planeamiento también permitirá atraer nuevos proyectos a este polígono, así como seguir dando pasos hacia un mayor respeto al medio ambiente. Así las cosas, el nuevo bidegorri será una muestra del nuevo aspecto que quiere adquirir Ibarzaharra, una magen de un polígono que pretende ser más que una zona industrial, sino que aspira a ser un punto en el que el ocio y la sostenibilidad tengan protagonismo.

en corto

el 27% de los gases, del transporte

Efecto invernadero. La reducción de la generación de gases de efecto invernadero es una asignatura importante para el sector del transporte. Así lo reflejan los datos del Ministerio de Transición Ecológica. Así, según el gobierno estatal, el transporte de personas y mercancías fue en 2018 la principal fuente de generación de gases de efecto invernadero, ya que originaron el 27% de las emisiones totales a la atmósfera. En este sentido, cabe destacar que más del 25% de los gases contaminantes fueron ocasionados por los medios de transporte terrestre, mientras que el transporte aéreo generó el 1% de los gases de este tipo.