Cultura de vuelta sin olvidar el coronavirus

13.06.2020 | 00:23
Laura Peña e Irati Santos Inoriza (a la derecha) son las impulsoras del proyecto.

Balmaseda recupera la exposición de la asociación Bapore Atelier que en marzo no pudo abrir por la cuarentena

TODO estaba preparado para la puesta de largo de la nueva asociación Bapore Atelier. El primero de sus proyectos en apoyo de la creatividad contemporánea en Enkarterri iba a inaugurarse el 12 de marzo en el palacio Horkasitas de Balmaseda, pero los focos apuntaron a la villa ese día porque era el primero sin clase tras el cierre de colegios decretado la víspera por un caso de coronavirus, adelantándose al resto de Bizkaia, y se suspendieron actos que implicaran concentraciones elevadas de personas. "Cerraron y las obras se quedaron tal cual, parecía la exposición fantasma", rememoró Irati Santos Inoriza, artífice de la agrupación junto con su amiga Laura Peña.

La evolución de la pandemia ha permitido la vuelta a la cultura presencial con todas las cautelas: se ha establecido un límite de aforo de 15 personas, es obligatorio acceder con mascarilla y tomarse la temperatura, no se pueden tocar los objetos y se han instalado dispensadores de gel hidroalcohólico para garantizar una correcta desinfección antes, durante y después de la visita.

Por prevención, tampoco se llevó a cabo un acto inaugural propiamente dicho. A la apertura asistieron las organizadoras, el concejal de Cultura, Ander Rivero; el pintor de Balmaseda Natxo Etxebarria, protagonista de la retrospectiva que alberga la planta superior, y allegados suyos.

Irati y Laura se reencontraron en 2018 después de que la vida les condujera lejos de Balmaseda. Constataron que persistía "el vacío en el respaldo a la creación que cuando nos marchamos" y empezaron a perfilar el proyecto de nombre Bapore "por el vapor invisible puede mover los trenes como se puede mover el conocimiento" y atelier "en referencia a un espacio de experimentación", en este caso en un marco como el palacio Horkasitas. Así, conferencias, talleres o seminarios acercarán artistas y tendencias para situar a Balmaseda como referente. Algo ha cambiado su perspectiva en los últimos tres meses. "Muchos de los artistas están en grandes ciudades, pero la pandemia nos ha hecho volver la vista hacia los pueblos y aquí hay muchas personas válidas a las que no se da visibilidad", reflexionó Irati.

La primera de las propuestas de la asociación se articula en torno a la pintura mural de Bizkaia entre 1450 y 1850, tema de una exposición del Museo de las Encartaciones sobre la base de una investigación de su director, Javier Barrio, que también se detenía en patrimonio de Balmaseda, como el convento de Santa Clara. "Los vínculos generados entre dicha temática y las creaciones de Leire Lacunza, Usoa Fullaondo e Imanol Zubiauz, además de la retrospectiva, catalizarán pedagogías de acercamiento entre la dimensión creativa y la comunidad de Enkarterri", describen. Será una muestra dinámica "donde hemos invitado a que las piezas se adhieran al espacio".

Las incorporaciones más recientes una vez flexibilizado el confinamiento han correspondido a obras que el pintor de Balmaseda Natxo Etxebarria realizó durante el encierro, que "rinden homenaje al trabajo en el mar, el ferrocarril o las lecheras que antaño venían a Balmaseda", según explicó el artista. Segundo clasificado en el concurso nacional La mina. Su Mundo y su paisaje en 1991 y seis veces premiado en el certamen de pintura al aire libre de la villa, todo el piso superior está dedicado a su trayectoria "autodidacta, aunque siempre percibiendo influencia de pintores como su padre Justo, su amigo Roberto Rodet, El Greco, Zurbarán, Zuloaga y el onubense Vázquez Díaz", presentan Laura Peña e Irati Santos Inoriza. Vistas de Toledo o Castro Urdiales llenan las estancias junto con panorámicas de Galdames, Zalla y Balmaseda que reconocerá el público encartado y retratos de su familia.

Ciclo de cine
 

El proyecto de Bapore Atelier no prescinde de las actividades que habían planeado antes de marzo, siempre y cuando se desarrollen con garantías sanitarias. A día de hoy mantienen un ciclo de cine que arrancará el 11 de julio, así como talleres infantiles y para adultos y visitas guiadas. La exposición puede admirarse en el palacio Horkasitas los jueves y viernes entre las 17.00 y las 20.00 horas, los sábados entre las 11.00 y las 14.00 y las 17.00 y 20.00 horas y los domingos solo por la mañana, de 11.00 a 14.00. También se pueden visitar los museos de Boinas La Encartada, historia y Pasión Viviente.

Obras contemporáneas, pintura mural de Bizkaia y la retrospectiva de un artista local podrán verse hasta el 30 de agosto

En la muestra del palacio Horkasitas hay límite de quince personas, mascarilla, toma de temperatura y prohibición de tocar objetos

 

noticias de deia