Zalla

En casa, guapos y sin perder el estilo pese al coronavirus

22.03.2020 | 00:23
Mamen Abad enseña a cámara el resultado del tutorial de maquillaje ofrecido el martes

La experta en imagen personal de Zalla Mamen Abad comparte sus consejos en las redes con vídeos desde su hogar

El confinamiento impuesto para intentar contener la expansión del coronavirus ha trastocado la rutina casi de la noche a la mañana. Con colegios y multitud de servicios clausurados, las redes sociales se han convertido en ventanas virtuales. Desde Zalla, Mamen Abad se conecta a Facebook todos los días a las 12.00 horas para compartir consejos sobre el campo en el que desarrolla su trabajo: la imagen personal. Un tema que puede parecer baladí, pero que ayuda a revestir de cotidianeidad el encierro. "Nos jugamos la vida, vemos que también está muriendo gente joven y creo que tcodos nos sentimos un poco desbordados" por el repentino reajuste de costumbres. En su casa "estamos muy mentalizados porque, además, tenemos familiares en situación sensible". Por ello, ya el primer día de aislamiento "explicamos la situación a los niños". Mientras reordena su agenda para intentar seguir trabajando de forma telemática –por ejemplo, con sus intervenciones en Tele 7–, ha fijado el mediodía como punto de reunión a través de la pantalla del ordenador con propuestas de temas a tratar abiertas a las personas que siguen las transmisiones. La idea surgió cuando una clienta de un programa que imparte para grupos preguntó a Mamen Abad "si estos días planeaba realizar algún reto" y entonces se le ocurrió "lanzar unos directos a las 12.00 horas" que, sobre todo, "pretenden acompañar".

Comenzó por realizar una sesión práctica de maquillaje con un toque muy natural que "se puede completar perfectamente en cinco minutos" ayudando así "a mantener una sensación de normalidad". En su caso "potencio los ojos porque ganan mucho en expresividad". También "es importante que se vea la propia piel de manera que no dé la impresión de que llevamos una careta" y cuidar que no se perciba diferencia de tono entre el rostro y el cuello. En otro de los capítulos respondió a las dudas sobre cómo estructurar un vestuario que combine con las obligaciones laborales desde el hogar. "Creo que, en esta situación, no arreglarse es un error desde el punto de vista psicológico", asegura, recalcando la importancia de "mantener ciertos horarios" Incluso ahora "se puede crear un uniforme de trabajo" cómodo "a base de prendas básicas" pero que no suma en la pereza o las ganas de sofá y maratón de series sin solución de continuidad. "Yo no soy partidaria de las zapatillas y el pijama", añade. Al elegir ropa excesivamente holgada "corremos el riesgo de ganar peso casi sin darnos cuenta" si disminuye la actividad física. Igualmente, recomienda "acondicionar nuestro propio espacio" para habituarse cuanto antes a las nuevas condiciones y poder distribuir funciones durante la jornada. "Hacer manualidades, escribir un diario o simplemente aburrirnos hay que buscar esos momentos en los que evadirnos", aconseja.

Con tanto tiempo disponible, ordenar el armario puede ser otra opción. El procedimiento, "vaciarlo entero, sacar toda la ropa y separarla "en función de lo que no te pones desde hace tiempo y lo que sí dividiendo entre verano e invierno con el objetivo de extraer el máximo número posible de looks".

De talante optimista, Mamen Abad se esfuerza por extraer una parte positiva: "al menos estamos aprendiendo a valorar más los besos y abrazos, volvemos a llamar más por teléfono". "Todo esto pasará y cuando eso suceda€ ¡Deberíamos organizar una gran fiesta comunitaria!", propone.