El covid traslada a la calle la fiebre de enero por el gimnasio

Con la pandemia, el tradicional propósito de año nuevo se ha visto modificado

10.01.2022 | 00:26
Un joven hace deporte al aire libre en una de las instalaciones que están preparadas para ello en Bilbao.

Hace ya diez días que se despidió el año 2021 y con la entrada del nuevo año, cientos de miles de personas hicieron sus míticos propósitos de año nuevo. Ahora, con la vuelta al trabajo, a las clases, la vuelta a la "normalidad" pone aprueba todos esos compromisos adquiridos la madrugada del 1 de enero.

Entre los propósitos de año nuevo, el más habitual es el de ponerse a hacer deporte. "Cuando brindas estás muy convencido; cuando pasa Año Nuevo, el día 2 te pones muy motivado a hacer esa vida nueva que te has propuesto pero ahora con la vuelta al trabajo no es tan fácil", cuenta Nerea Fernández, una secretaria que se ha marcado para este 2022 hacer más deporte.

Sin embargo, no es algo nuevo para ella, ya que asegura que es algo que se propone de forma recurrente en navidades, aunque confiesa que este año el propósito tendrá algo diferente. "Este año me he propuesto ponerme más en forma, cosa que me propongo muchos años, aunque al gimnasio ya no voy a ir, más que por el miedo al covid, por tema dinero porque pasamos un ERTE y ya no se pueden hace todos los gastos que quisieras". Confiesa que para ella "la calle es una solución".

El Ayuntamiento de Bilbao, consciente de que el deporte al aire libre estaba en auge debido a la pandemia, ha creado "pequeños gimnasios" en diversos distritos de la villa. Bilbao cuenta con una gran variedad de infraestructuras en las que se pueden practicar deportes como el baloncesto, calistenia, skate, ping-pong, running, escalada, pelota o frontenis.

Asimismo, aquellos que optan por el deporte al aire libre cuentan también con máquinas para gimnasia y otras biosaludables orientadas para las personas mayores.

Al igual que para Fernández, para muchos otros la calle supone una alternativa a los gimnasios para hacer deporte. El covid, según cuentan algunos gimnasios de la villa, ha hecho que las matriculas en enero se reduzcan respecto a otros años. "En otras condiciones, sin coronavirus, hubiéramos tenido cerca de un 30% más de altas para el año nuevo, pero con el pasaporte covid, y las noticias poco alentadoras que aparecen en los medios de comunicación la gente no se apunta", contaba uno de los profesionales del sector que ha preferido mantener su anonimato.

fiel al gimnasio


Sin embargo, también hay quien se mantiene fiel a los gimnasios, como es el caso de Iñaki Martínez, que confiesa que "en el gimnasio es donde más puedo conseguir lo que me propongo porque hay quien me controla y es donde no me da ninguna pereza ya que el tiempo que haga a mi me afecta y a la calle haciendo frío o lloviendo no salgo. Aunque entiendo que el covid supone en cierta manera un impedimento a la hora de hacer deporte en los gimnasios".

Martínez se ha propuesto, como tanto otros, ponerse en forma y confía en que conseguirá cumplirlo en su rutina diaria, siempre y cuando el covid no modifique sus planes ya que, según cuenta "ahora dependo mucho de lo que pase en clase de mi hija Nahia, ya que si se tiene que quedar en casa confinada, yo ya no puedo ir al trabajo ni al gimnasio. Hacerse propósitos de año nuevo era mucho más fácil cuando no había coronavirus".

Con gimnasio o sin él, con propósitos o sin ellos, hoy tanto niños como mayores vuelven a la rutina después del parón en navidades y aquellos que han decidido meterse de lleno en el mundo de deporte tendrán que enfrentarse al "momento de la verdad, que es cuando vuelves a la vida real y tienes que meter tu idea de hacer deporte diario en la rutina a la que estás acostumbrada", indicaba Fernández.

"Al gimnasio no voy a ir porque tras el ERTE ya no se pueden hacer todos los gastos que quisieras"

Nerea Fernández

Bilbao

"Hacerse propósitos de año nuevo era mucho más fácil cuando no había coronavirus"

Iñaki Martínez

Bilbao


noticias de deia