Concejal de Movilidad del Ayuntamiento de Bilbao

Alfonso Gil asegura a los taxistas que inspeccionará más a Uber

Las asociaciones de taxistas ofrecen a los trabajadores de VTC licencias oficiales

18.02.2020 | 20:11
Momento de la reunión que mantuvieron ayer el concejal de Movilidad y representantes del sector del taxi.

BILBAO- El concejal de Movilidad y Sostenibilidad del Ayuntamiento de Bilbao, Alfonso Gil, y los representantes de los taxistas de Bilbao han mantenido un encuentro para analizar el impacto de la entrada de los VTC en la capital. Gil se ha comprometido a incrementar las inspecciones a los vehículos de alquiler con conductor para evitar que "nadie usurpe el servicio público que presta el taxi bajo el paraguas" del Consistorio. Por su parte, los taxistas han tendido la mano a los trabajadores de VTC para que se incorporen al sector oficial.

La buena sintonía entre el Ayuntamiento de Bilbao y los taxistas sirve para que mientras en otras ciudades se produjeran jornadas de paro en protesta por la "interferencia" de los VTC en el transporte de viajeros, en Bilbao analizarán, en una reunión entre el concejal de Movilidad y los representantes de los taxistas, cómo está impactando la entrada de este nuevo operador en la capital.

Gil ha destacado que el sector del taxi de Bilbao "está comprometido con la ciudad". "Incluso este año no hemos tenido subida de tarifas y todos hemos hecho un esfuerzo porque en el fondo tienen plena conciencia de que son un servicio público y por eso el Ayuntamiento va a estar a su lado", ha asegurado.

El concejal ha señalado que las asociaciones del taxi de Bilbao y el Ayuntamiento están hablando "para ver cómo mejorar y, sobre todo, cómo encarar el futuro". En ese sentido, ha recordado que "vamos a tener una Eurocopa dentro de nada y ellos van a ser uno de los elementos fundamentales para el desarrollo de la movilidad de la ciudad".

De hecho ya se han establecido "mecanismos de trabajo conjunto" con el objetivo de "ver cómo podemos mejorar el servicio y la atención al ciudadano de Bilbao".

Los taxistas por su parte reconocen que la sintonía es buena, tal como puso de manifiesto su presidente, Borja Musons y valoró que los eventos que se han celebrado este pasado año han repercutido de manera positiva en el sector con lo que esperan las iniciativas previstas para este ejercicio también repercutan favorablemente.

En este sentido creen que la entrada de Uber en el capital "está resultando un fracaso pero en cualquier caso consideran que es necesario que "no operen a sus anchas".

Para evitarlo el Ayuntamiento de Bilbao va a "incrementar las inspecciones" a las VTCs "para que la convivencia del espacio publico compartido sea total". Gil reiteró que "el servicio de taxi en Bilbao lo hace el taxista de Bilbao", y advirtió de que "no puede haber nadie que venga a usurpar un servicio publico que está bajo el paraguas del Ayuntamiento de Bilbao".

Según dijo, "hay VTCs en Euskadi que tienen una tradición de trabajo complementario al mundo del taxi en la ciudad y no vamos a permitir que otros alteren esa convivencia". Por ello, insistió en que "habrá inspecciones rigurosas sobre aquellos que conculcan las normas" porque "el servicio del taxi solo lo puede hacer posible el taxi de la ciudad".

Precisamente en este sentido ha destacado que desde este año 2020 "no habrá un taxista que tenga un motor de combustión tradicional", sino que "serán motores ECO, y otros no pueden decir lo mismo".

Además ha advertido que "solo se puede prestar el servicio de taxi cogiendo el taxi en parada, por lo que estos que dan vueltas por la ciudad y nos contaminan la ciudad están yendo contra la norma que aprobamos por unanimidad el conjunto de grupos políticos".

Licencias

En relación a la entrada de Uber en Bilbao, Musons ha afirmado que, "a día de hoy, lo que nos ha quedado claro es que Uber en Bilbao no está trabajando como ellos quisieran". En su opinión, está "fracasando en Bilbao por motivos diversos, como puede ser que las condiciones de trabajo son muy malas y los propios trabajadores no duran mucho" o porque "los usuarios del taxi de toda la vida están descubriendo que esas bondades que tanto vendía Uber en la práctica no son así". Conscientes de las "mala condiciones de los trabajadores de Uber", los taxistas tienden la mano a estos trabajadores que se acerquen y se puedan incoporar al colectivo "porque tenemos una lista de licencias de taxistas jubilados que podrían adquirir y facilidades para que puedan hacerlo", señalan.

Además, señalan que el taxi "ofrece una serie de ventajas sobre Uber, de cercanía, de profesionalidad, de funcionamiento en general, y los precios tampoco distan mucho los del taxi con los de Uber".

Musons dijo que al parecer, Uber ha empezado a aplicar la tarifa "dinámica" y los precios "se han empezado ya a disparar", mientras que los taxis tienen las tarifas intervenidas. Uber, advirtió, "regula el precio según les conviene y si ven que pueden sacar más al usuario le van a cargar con un precio más elevado, algo que el taxi ni ha podido, ni puede, ni podrá nunca".