Vecinos de la calle Gipuzkoa de Galdakao, "hartos del botellón"

Critican que grupos de personas se reúnen allí a beber; también ocurre en la Presa o en Elexalde

06.02.2021 | 01:21
Los residentes en la calle Gipuzkoa se quejan de botellones los fines de semana. Foto: Oskar González

"Los fines de semana parece que se olvidan de que estamos en zona roja, que hay una pandemia y que los bares están cerrados". Esta queja de una vecina de la calle Gipuzkoa de Galdakao, o Somera, como la llaman cariñosamente, se ha hecho generalizada entre los residentes de esta vía del municipio del Ibaizabal. Según atestiguan, cada viernes y sábado son testigos de cómo grupos de personas acuden allí a beber. "Sí, podemos decir que estamos hartos del botellón".

"Es curioso porque vienen grupos de ocho y luego se dividen en grupos de cuatro para sentarse. Así ya resuelven el problema", ironizan. Aunque no les hace tanta gracia cuando "totalmente a deshora salimos a la ventana porque nos ha despertado alguno con bebida en la mano hablando por teléfono a grito pelado. Pero si los bares están cerrados. Parece que la gente queda en casas y luego de vuelta nos despiertan a los demás", insisten los vecinos de esta calle.

"El fin de semana pasado sin ir más lejos ocurrió esto, a la 1.30 de la mañana y encima diciendo barbaridades grabándose en audios de WhatsApp. Los vecinos estábamos todos despiertos asomados a las ventanas". No es el único lugar en el que la gente se reúne para beber ignorando la normativa sanitaria actual debido a la pandemia. El barrio de Elexalde y la zona de la presa de Arantzille son algunos de los lugares en los que se puede ver a "grupos de personas acomodadas bebiendo".

"Pedimos que se sancione a estas personas. Tenemos que salir de la zona roja porque va a ser bueno para todos. Aunque esto viene de antes. Cuando estaban los bares abiertos y llegaba la hora de cierre, se quedaban en la cuesta del supermercado".

La evolución general del virus augura unas semanas complicadas a todos los niveles, y desde luego que la situación puede complicarse aún más si los datos continúan empeorando. En el caso de Galdakao, la tasa de incidencia se quedaba ayer en algo más de 670 casos por cada 100.000 habitantes. Recientemente responsables de distintas instituciones ponían en valor que en general las normas se están cumpliendo, también entre la juventud.

Pero lo cierto es que también se están dando casos contrarios, como demuestran las quejas por parte de los vecinos. Además de en Somera, aseguran que "en Elexalde y la zona de la presa de Arantxille, que están más a desmano, se juntan más. Al final hay menos vecinos alrededor. Está claro que la juventud en algún sitio tiene que estar, pero desde luego la ley es igual para todos".

En este sentido, otro vecino de la calle critica que "hay sensación de impunidad con estas cosas" aunque se estén poniendo medios para que no sucedan este tipo de quedadas. No obstante, la situación parece venir de lejos, puesto que quienes se han quejado de algunos botellones, también los llevan viendo desde hace tiempo. Otra vecina de la misma zona reconoce que "incluso con los bares abiertos ya se incumplían las normas porque había mucha gente sin mascarilla pero bueno, ahora ya es evidente" y está sucediendo con los establecimientos cerrados, en la calle.

Como otros muchos municipios, Galdakao está en zona roja desde hace algunas jornadas. El pasado 24 de enero, el municipio puso su semáforo en rojo y desde el día 26 se procedió al cierre de la hostelería. Como en otras localidades, situarse en zona roja lleva consigo, debido a las medidas que se han tomado, el cierre de los locales de hostelería.

Sin embargo, aunque no se puede consumir en bares ni restaurantes, estos negocios pueden todavía vender bebida y comida para llevar, prohibiéndose su consumo en los establecimientos. Así, se puede pedir comida hasta las 21.00 de la noche y la entrega a domicilio se alarga hasta las 22.00 horas.

Además, también ha afectado a la práctica deportiva. En este sentido, desde que entrara en zona roja se ha suspendido el deporte escolar y el deporte en grupo. Existen algunas excepciones, como los cursos o actividades programadas en gimnasios, clubs deportivos, piscinas o polideportivos. En cuanto a las actividades al aire libre, se pueden realizar en grupos de seis personas como máximo.

Cuando se conoció que Galdakao entraba en zona roja, el Ayuntamiento pidió a la ciudadanía "actuar con responsabilidad e incrementar las medidas de protección", algo que no en muchos casos, no ocurre, por lo que piden sanciones.

"Los fines de semana parece que se olvidan de que estamos en zona roja y de la pandemia"

Vecina de la calle Gipuzkoa

Afectada

"Hay una sensación de impunidad con estas cosas, pero lo decimos desde hace tiempo"

Vecino de la calle Gipuzkoa

Afectado


noticias de deia