Ibilaldia 2022

Las ikastolas recuperan la calle en Abusu en su gran fiesta anual

La ikastola Abusu prepara un programa al uso para el 29 de mayo, con recorrido y cuatro 'gunes'

11.05.2022 | 20:14
Ibilaldia vuelve a Abusu 21 años después, tras la celebración en 2001 de otra edición de la fiesta de las ikastolas.

Tras dos años celebrando su fiesta anual a medio gas, las ikastolas de Bizkaia recuperan este 2022 su día más grande. La Peña acogerá el próximo 29 de mayo el primer Ibilaldia sin restricciones tras la pandemia, un hecho que ha llenado de fuerzas renovadas a la ikastola Abusu, organizadora de la cita. "Por fin podemos decir que vamos a tener un Ibilaldia normal. Hemos puesto muchísima ilusión y trabajo en esta cita", reconoce la gerente del centro educativo, Zaloa Aldatz.

Ni Elorrio, en 2020, ni Sopela, en 2021, pudieron celebrar su Ibilaldia de la forma tradicional. En Elorrio la celebración se limitó a un acto en octubre y en Sopela las escasas actividades estuvieron limitadas en su aforo. Pero en esta ocasión, la situación sanitaria ha permitido recuperar la fiesta de las ikastolas de Bizkaia en su formato original, con un recorrido de 4,2 kilómetros con cuatro áreas diferentes en Abusu, La Peña, Ollargan y Montefuerte, y el característico y amplio programa de actividades en el que no faltarán la música, los hinchables para los más pequeños, espectáculos, kalejiras, deporte, danza y hasta una comida popular en las instalaciones de la ikastola. "Con el permiso de la pandemia, desde el principio teníamos claro que queríamos organizar un Ibilaldia normal, recuperar una fiesta donde todos pudieran venir para disfrutar del euskera", señala Aldatz. Han trabajado mucho para llegar hasta aquí; llevan todo el curso organizando actividades para sacar el euskera a la calle, algunas de las cuales, sobre todo en otoño pasado, se quedaron en el tintero por el coronavirus. "Ibilaldia no es solo la fiesta de las ikastolas de Bizkaia, es la fiesta de todos los euskaltzales. Con estas actividades hemos querido llevar el euskera a la calle, porque en la pandemia ha perdido mucho", defiende Aldatz.

El amplio programa de la jornada incluirá actividades para todos los públicos. Habrá música, juegos, espectáculos, talleres, deporte, magos, danzas, cuentacuentos, kalejiras y un largo etcétera. Las actuaciones, de todos los estilos musicales, se distribuirán en varios escenarios, destacando las de Yogurinha Borova y Aiko en el primer gune; Bokabits, Afrika Bibang, Disko Txantxa y Go!azen en el segundo; Kai Nakai, Itziarren Semeak en Ollargan, y Garilak 26, Modus Operandi, STR y DJ Bull en Montefuerte. "Se van a satisfacer todos los gustos, con actividades tanto para los más pequeños como para los mayores".

GYNKANA PARA JÓVENES

La ikastola Abusu ha sido especialmente cuidadosa para ofrecer a los más jóvenes actividades alternativas de ocio para este día, recuperando por ejemplo la gynkana Erronka, de tal forma que no se repitan las situaciones de consumo de alcohol que se han registrado en otras ediciones. "Aúna pruebas lúdicas y deportivas para equipos de 3º y 4º de la ESO de diferentes ikastolas durante toda la mañana a lo largo del recorrido", explicaba la gerente.

Más de 1.200 personas voluntarias harán posible que toda esta fiesta sea un éxito, no solo las 500 familias de la ikastola Abusu -que estarán distribuidas en las entradas o en los puntos de venta de tickets-, sino de todo Bizkaia. "Ibilaldia es una fiesta de todas las ikastolas y hay gente que viene de Lekeitio, de Balmaseda... para ayudarnos. En las txosnas va a haber gente de otras ikastolas", agradece la gerente del centro.

Esta edición de 2022 también ha estrenado canción y su correspondiente videoclip, que toma por título el propio lema de la jornada, Erro harri har, y ha sido compuesta por la bertsolari Onintza Enbeita. Iker Villa, La Basu, Afrika Bibang y Yogurinha Borova han sido los encargados de poner voz al tema, y los padres, madres y alumnos de la ikastola, cara y sonrisa a las imágenes, grabadas en diferentes rincones de Abusu, su particular homenaje al barrio.

Lo recaudado, explica Aldatz, irá destinado tanto a sufragar el coste que ha tenido el nuevo edificio de la ikastola como a las adaptaciones físicas que necesitan en el centro para poner el marcha un nuevo modelo pedagógico. Ahora solo falta cruzar los dedos para que el tiempo acompañe y permita disfrutar de la jornada. "Es lo único que no podemos controlar pero ya hay quien ha planteado llevar huevos a Santa Clara...", bromea la responsable del centro.

noticias de deia