La Torre Urduliz enciende su nuevo campus digital el 12 de abril

Hasta ahora 1.200 personas se han preinscrito en el proyecto, que no requiere titulación previa

28.01.2021 | 17:53
42 Urduliz, la iniciativa de la Diputación para fomentar nuevos perfiles digitales, empieza a tomar cuerpo.

Las 24 horas del día, los siete días de la semana. Un centro de alto rendimiento para formar a los nuevos profesionales del mundo digital. Así será el campus de programación 42 Urduliz, impulsado por la

y la Fundación Telefónica, que abrirá sus puertas el próximo 12 de abril tras varios meses de obras para acondicionar los 2.400 metros cuadrados en cinco plantas que ocupará. "Aquí va a hacer falta mucho café", bromeó el diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria, ante el director de Telefónica Euskadi, Javier Benito, durante la visita que ambos realizaron ayer a la Torre Urduliz, sede del campus.

Un espacio industrial que evidencia a la perfección la evolución realizada por Bizkaia hacia un innovador futuro digital. Antigua sede de Mecánica La Peña, el rascacielos de Uribe Kosta se ha transformado en un edificio que albergará múltiples empresas.

Mesas corridas, literas para descansar, cocina, duchas y grafitis forman parte del conjunto de un centro formativo pionero que va más allá de un aula, puesto que no hay clases ni profesores, y que está basado en el aprendizaje entre iguales, de forma participativa. Un espacio diáfano y moderno que se convertirá en un segundo hogar para aquellas personas interesadas en formarse en el mundo digital.

El campus tiene como objetivo formar profesionales en las competencias digitales y transversales que demanda el mercado laboral. Una iniciativa que se distingue por estar basada en un modelo pedagógico innovador", gratuito y en el que pueden participar personas de todas las edades -a partir de los 18 años- sin necesidad de acreditar experiencia o titulaciones previas.

"Hasta la fecha tenemos 1.200 personas que se han preinscrito y entre ellas hay perfiles muy variados, desde amas de casa que quieren reciclarse a jóvenes interesados en nuevas facetas de programación o incluso padres e hijos que buscan adquirir nuevos perfiles", destacó Benito. El responsable de Telefónica en Euskadi hizo hincapié en que se trata de una formación "revolucionaria que va más allá de las habilidades técnicas" que responde "a las necesidades de un mercado laboral cambiante para que nadie se quede atrás".

Por su parte, Rementeria ensalzó el valor de un proyecto innovador que apuesta por el futuro dentro del mercado laboral y se mostró satisfecho ante el hecho de poder "encender la torre" próximamente. "Estamos ante algo totalmente diferente. Este proyecto es una oportunidad para Bizkaia. Un trabajo continuo para ser mejores. Aquí nadie pide titulaciones previas para entrar. Aquí se piden ganas, perseverancia y trabajo en equipo. Aquí no hay edades, solo oportunidades. La gran oportunidad digital. El mercado laboral demanda perfiles digitales, es parte del talento que se necesita. Ciberseguridad, Big Data, Inteligencia Artificial, Blockchain, Internet de las cosas€ todos estos ámbitos son 42 Urduliz", expuso, por lo que el diputado general animó a la gente a participar. "Las 1.200 personas preinscritas tienen que coger este tren sí o sí, y esperamos que sean muchas más porque es un proyecto esencial", subrayó.

Pruebas de acceso


Sobre esta línea, las pruebas finales para la primera selección de alumnos arrancarán en abril. El siguiente paso tras la preinscripción será superar dos test on line y quienes lo logren podrán acceder a la prueba final para lograr una plaza definitiva. Esta prueba final, la más dura y exigente, que se denomina "piscina", comenzará el 5 de abril y se prolongará durante 26 días en los que las y los candidatos estarán en la academia una media de diez a doce horas diarias para diseñar un trece proyectos. Un centro productivo que contará con 200 ordenadores que funcionarán sin descanso. "A lo largo de este periodo los aspirantes se enfrentarán a lo que será lo más parecido a su día a día en 42, a la filosofía con la que se trabaja en el campus y así deberán encontrar la manera de adaptarse, de manejar los contratiempos y de resolver nuevos desafíos", concluyeron los responsables del campus.