el proceso durará 4 días

Padre de Kiara: "Lo que espero es luz porque justicia no voy a tener nunca"

Hoy arranca el juicio por la muerte de Kiara, la niña de 9 años de Atxuri

17.12.2019 | 20:52
El entorno del padre de Kiara pidió ayer justicia para la niña encontrada muerta en Atxuri en enero.Foto: José Mari Martínez

Hoy arranca el juicio por la muerte de Kiara, la niña de 9 años de Atxuri

BILBAO. El progenitor de la víctima, expareja sentimental de la procesada, ha realizado estas declaraciones antes de iniciarse el juicio en la Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Bizkaia, a cuya sesión hoy no podrá asistir al ser a puerta cerrada por auto de la presidenta del Tribunal, la magistrada Nekane San Miguel.

Valeriano Borja ha señalado que "es muy difícil" que se pueda lograr Justicia porque su hija "no está". "Espero luz y la luz es que ella tenga la máxima", ha dicho en alusión a que se aplique la pena mayor a la acusada, para la que las acusaciones solicitan la prisión permanente revisable. "Porque Justicia no voy a tener nunca", ha afirmado.

Borja espera también, con el desarrollo del juicio, poderse "dar cuenta de lo que ha ocurrido" porque "es muy difícil sumir algo así", aunque es consciente de que no lo superará "nunca", sino que tendrá que "aprender a vivir con ello".

Ante el hecho de que no pueda presenciar la primera sesión del juicio, en el que declararán la madre de la pequeña como presunta autora del asesinato con alevosía y la hija mayor de esta, ha dicho: "Quien lo entienda, que me lo explique, porque yo no lo he terminado de comprender. Si se quiere salvaguardar la imagen, espero que sea la de mi hija, porque es la víctima, y no la de la asesina. Si es por eso, me parece bien".

El día 16 del pasado mes de enero, a las 21.00 horas, una joven encontró en el interior de su vivienda familiar, ubicada en la calle George Steer de la capital vizcaina, a su madre y a su hermana de nueve años inconscientes y abrazadas.

Ésta alertó a emergencias, y los sanitarios lograron reanimar a la madre, que fue evacuada al hospital en estado grave, pero la pequeña falleció. Días después, la progenitora fue detenida por la Ertzaintza y, posteriormente, ingresó en prisión.

La madre supuestamente administró a la niña una cantidad "masiva" de medicamentos y la asfixió con las manos y un objeto blando, que podría haber sido una almohada, según apuntaron los forenses tras realizar la autopsia al cadáver.

Uno de "los grandes miedos" que tiene es que la pena sea menor de lo que se espera "y dentro de pocos años" se la tenga que encontrar en la calle. "Bilbao es muy pequeño. La casa de ella y la mía están separadas por un parque. ¿Me la voy a tener que encontrar comprando el pan?, ¿quién aguanta eso?. Mi única esperanza es la permanente revisable para no encontrarme con una persona que me ha arrebatado a mi hija. No lo aguantaría", ha concluido.

noticias de deia