La procesión partió desde Santurtzi y finalizó en el Museo de los Pasos de Bilbao

La ría se inunda de fervor por la Amatxu de Begoña

La procesión náutica partió desde la plaza Gernika de Santurtzi y finalizó en el Museo de los Pasos de Bilbao

El obispo auxiliar, Joseba Segura, presidió el acto toda la mañana

09.02.2020 | 12:28
La comitiva llega al punto de desembarco, frente al Ayuntamiento de Bilbao, tras remontar la ría.

El obispo auxiliar, Joseba Segura, presidió el acto toda la mañana

Bilbao - La Virgen de Begoña Peregrina conquistó, una vez más, a todos sus fieles. Pero ayer lo hizo de una manera especial y novedosa: surcando la ría desde Santurtzi a Bilbao. Así, miles de fieles arroparon a la Amatxu Peregrina durante todo el recorrido que, aproximadamente, duró una hora y media.

Pasadas las 10.30 horas, muchos fieles comenzaron a aglutinarse en la entrada del Palacio Casa Torre de Santurtzi esperando ver en directo el paso de la Virgen Peregrina. Y el momento llegó. "¡Qué guapa está!", dijeron muchas personas de las allí presentes mientras aplaudían entusiasmadas. "Esto nunca ha pasado, es muy especial para nosotras porque la Amatxu es la Amatxu", dijeron Sole y Ander que, a sus 57 años, aseguran que siguen la tradición de su familia.

Minutos más tarde, la Virgen de Begoña Peregrina, escoltada por remeros del Club de Remo Itsasoko Ama Sotera, llegó hasta la parroquia de San Jorge, donde se celebró una breve ceremonia como visita a la patrona de Santurtzi, Nuestra Señora del Carmen. "Se unen de manera especial porque nos han acompañado a lo largo de toda la historia. Tienen mucho que ver con el mar, con la historia de este pueblo", expresó el obispo auxiliar de Bilbao en la ceremonia que, para finalizarla, alzó: "¡Que viva la madre de Dios! ¡Que viva la Virgen del Carmen! ¡Que viva la Amatxu de Begoña!".

A las puertas de la parroquia, cientos de fieles la esperaban, con rostros emocionados, para ser testigos del aurresku que le dedicaron bajo el son del txistu de Mikel Bilbao. El trayecto hasta el puerto de Santurtzi estuvo animado y la personas que se acercaron no paraban de inmortalizar el momento en sus teléfonos móviles. "Mira que es bonita, ojalá nos ayude como lo ha estado haciendo hasta ahora, es preciosa", dijo Mariasun mientras no perdía detalle del acto.

En los trayectos terrestres, la Virgen Peregrina fue portada a hombros de 18 cargadores de la Cofradía de Begoña y del pueblo de Santur-tzi. La Amatxu Peregrina llegó al puerto de Santurtzi, donde cientos de fieles aguardaban para ver la embarcación del paso. "Llevamos desde las once, aproximadamente, porque no nos lo queríamos perder. Hemos venido pronto para coger sitio y poder verlo desde un buen sitio", dijo Jose, que fue acompañado de su pareja Encarna.

Y llegó el momento. La Virgen embarcó y todas las personas comenzaron a aplaudir. Así, la tan esperada procesión náutica de la Virgen de Begoña estuvo presidida por el obispo auxiliar de Bilbao, Joseba Segura, quien también fue acompañado por Santiago Juárez, párroco de San Jorge.

Ambos, junto con miembros de la Cofradía de Begoña, fueron en la misma embarcación que la Virgen de Begoña.

Además de la embarcación de la Virgen del Carmen, que fue cedida por el Ayuntamiento de Santurtzi, la Cofradía de Begoña contrató las embarcaciones Ibai Eder y Euskal Herria, con aproximadamente 180 pasajes entre las tres, para poder acompañar a la Virgen en su travesía fluvial. Aun así, una veintena de embarcaciones fueron escoltando el paso durante todo el trayecto.

El recorrido, en ambas márgenes de la ría, estuvo repleto de fieles. Incluso hubo un grupo de monjas que hicieron parte del recorrido corriendo para no perder detalle del momento. "¡Viva la Virgen de Begoña!", gritaron, a lo que muchos fieles contestaron: "¡Viva!".

La procesión se detuvo brevemente para cantar el Salve, Regina en el puente de La Salve, el primer punto de la ría desde el que se ve el Santuario de la Amatxu de Begoña, para así revivir la tradición de los marineros que lo hacían para dar las gracias por volver sanos y salvos a la capital vizcaina. "Esto es muy emocionante", dijo con un hilo de voz una pasajera mientras cogía un pañuelo para secarse las lágrimas que no pudo contener. Una vez en Pío Baroja, donde el paso desembarcó, la Virgen de Begoña Peregrina se dirigió, acompañada de cofrades, fieles y de la banda de la Cofradía de Begoña, hasta la parroquia de San Nicolás pasando por el muelle de Ripa, calle Ripa, calle Navarra, puente de El Arenal, Arenal y San Nicolás. Una vez en la parroquia, se realizó el besamano y un aurresku de honor a los sones del txistu de Mikel Bilbao, hermano mayor honorario de la Cofradía de Begoña. Tras finalizar, se dirigieron hacia el Museo de los Pasos.

V Centenario Esta procesión, se enmarca dentro de los actos de conmemoración del V Centenario del primer documento en el que se menciona a los cofrades del Santuario de Begoña. Por otro lado, para hoy se calcula que más de 150.00 fieles acudirán al Santuario, muchos de ellos caminando toda la noche desde toda Bizkaia, en una tradición profundamente arraigada, que identifica con la Virgen de Begoña cualquier celebración mariana en Bizkaia. El Santuario ha permanecido abierto esta madrugada, custodiado por cofrades de la Cofradía de Begoña, lo que ha brindado a los fieles la oportunidad de contemplar y rezar a la Amatxu en el silencio de la madrugada, antes de la gran afluencia de la misa de las 4.00 horas. Así, como el año pasado, al final de la multitudinaria misa de las 12.00 horas, se abrirá un pasillo para los dantzaris que se dirigen al presbiterio a bailar ante la Amatxu.

noticias de deia