El protagonista

Nico Williams y Nico Serrano, revulsivos de presente y futuro

Requeridos anoche por Marcelino para buscar el empate ante el Cádiz, exhibieron un descaro que no obtuvo premio

06.11.2021 | 00:57
Nico Williams se lamenta de una ocasión desperdiciada.

EL Athletic, con cambios obligados en la alineación respecto al derbi ante la Real Sociedad en Anoeta, pinchó el globo al sufrir ante el Cádiz la segunda derrota del curso, ambas en San Mamés, en un partido en el que Marcelino García Toral introdujo novedades en todas las líneas, a excepción de la portería. En la defensa, Unai Núñez y Mikel Balenziaga entraron por el sancionado Iñigo Martínez y Óscar de Marcos, mientras que en la medular fue Mikel Vesga el encargado de suplir la baja de última hora de Unai Vencedor y en la delantera asomó de inicio Oihan Sancet en detrimento de Raúl García. Esas fueron las nuevas caras que presentaron de entrada los rojiblancos, que completaron uno de los peores primeros 45 minutos de la temporada.

Sin fiabilidad defensiva, claridad en la sala de máquinas, ni el vértigo necesario en la parcela ofensiva, los bilbainos no encontraron la manera de poner en serios aprietos al Cádiz en un primer acto que dio pie a un segundo en el que Marcelino tiró sin éxito de revulsivos. El primero en ingresar en el terreno de juego, justo después de la reanudación, fue Nico Williams por Alex Berenguer, mientras que en el minuto 76 llegó el turno del otro Nico. En esta ocasión fue el capitán Iker Muniain quien abandonó el césped en favor del prometedor Serrano. Juventud al poder. Desparpajo y descaro para buscar el empate frente a un Cádiz con tablas, experiencia y enrocado en defensa. No funcionó, pues el conjunto gaditano mantuvo la ventaja adquirida en la primera mitad hasta el pitido final, pero los dos Nico, al menos, dieron muestras de una ambición que a punto estuvo de dar rédito a los leones.

El pequeño de los Williams, no en vano, dio otro aire al ataque con la verticalidad por bandera. Al igual que en la cita a domicilio contra el Espanyol en el RCDE Stadium, el joven extremo de 19 años lo intentó una y otra vez por ambas bandas generando un notable quebradero de cabeza a los laterales rivales. También por dentro, en momentos puntuales, percutió el 30 del Athletic, quien a punto estuvo de encontrar a su hermano mayor a la espalda de los centrales en una acción que bien pudo dejar a Iñaki en el mano a mano con Ledesma. No precisó en el envío un incisivo Nico, quien lo intentó sin cesar hasta el último suspiro y vio cómo la defensa del Cádiz le bloqueaba hasta dos disparos. En la prolongación, para más inri, vio la cartulina amarilla por protestar al asistente una inexistente falta sobre Espino, la cual encendió sobremanera a un joven futbolista que volvió a dar muestras de un talento natural que también exhibió en pequeñas, pero importantes pinceladas Serrano.

cerca del gol 

El navarro, en su tercera aparición oficial con el primer equipo a sus 18 años, no entró tanto en contacto con el balón en los 19 minutos que estuvo en el verde, pero suya fue una de las mejores ocasiones de gol que tuvieron los leones. Prolongó Iñaki Williams un balón dentro del área y, sin pensárselo dos veces, conectó una magnífica volea con su pierna izquierda un decidido Serrano, cuyo disparo consiguió desviar Ledesma con una salvadora intervención.

Lamentó el rojiblanco no encontrar portería como si pudo hacer días atrás con la selección estatal sub'19 para evitar la derrota ante un Cádiz que sobrevivió al empuje de los bilbainos en la segunda mitad para llevarse así los tres puntos. Un horroroso primer tiempo, unido a un segundo acto en el que la voluntad y el hambre de los más jóvenes no fue suficiente, condenó al Athletic, que volvió a morder el polvo en San Mamés sin encontrar una clara explicación a lo sucedido. "Los jugadores que han entrado de refresco nos han dado cosas, pero no ha sido suficiente para poder empatar", declaró apesadumbrado el mayor de los Williams al término de un encuentro para olvidar, pero también para aprender.

El menor de los Williams disputó los segundos 45 minutos y exhibió una verticalidad que agradeció el colectivo

Serrano, pese a no tener una gran participación con balón, estuvo a punto de firmar el 1-1 con una magnífica volea


noticias de deia