Voces con experiencia

Lertxundi, Arrate, Lamikiz y García Macua analizan la temporada del Athletic

27.07.2020 | 00:16
Los jugadores del Athletic felicitan a Iker Muniain por su gol en el duelo ante el Atlético de Madrid, saldado con empate.

Los expresidentes analizan con DEIA el papel del Athletic en la temporada 2019-20 y examinan el presente y futuro que encara el club rojiblanco

DIGERIDO el ejercicio 2019-20, resuelto sin clasificación europea pero con una final de Copa a la vista contra la Real Sociedad, los expresidentes rojiblancos José Julián Lertxundi (1990-94), José María Arrate (1994-2001), Fernando Lamikiz (2004-06) y Fernando García Macua (2007-11) proceden a valorar el desempeño de los leones en una campaña a la que ninguno pone mala nota. Los cuatro avalan la continuidad de Gaizka Garitano, analizan el mercado y aplauden el convenio con el Antiguoko hasta 2030 después de que Arrate liderara el anterior en 1995.

José Julián Lertxundi

"La temporada ha sido satisfactoria"

José Julián Lertxundi, que aprueba el curso completado por los hombres de Garitano pese al intento fallido de alcanzar Europa a través de la liga, defiende que clasificarse para disputar toda una final de Copa "tradicionalmente ha sido un objetivo fantástico para el Athletic". "Ha sido una temporada rara por todo lo que ha sucedido, pero satisfactoria al mismo tiempo al conseguir llegar a esa final que lamentablemente no se ha podido jugar. Ese logro, sin embargo, hay que ponerlo por encima de todo lo demás, porque se podría haber materializado también la clasificación europea de haber ganado los dos últimos partidos de liga, lo cual fue una pequeña decepción, pero la temporada hay que analizarla en su conjunto y teniendo en cuenta ese final exprés extraño que hubo e incluso algunas decisiones raras del VAR", analiza el expresidente rojiblanco, quien respeta, pero ni mucho menos comparte las críticas recibidas por los jugadores y por el propio Garitano.

Lertxundi, no en vano, considera más que justa la renovación firmada por el técnico derioztarra hasta el término de la próxima campaña, dado que "cogió el equipo en puestos de descenso, salvó la primera temporada con gallardía y solvencia y este año le atribuyo todo lo bueno que ha hecho el equipo, que ha sido sólido, duro y difícil de batir con él". "Se han visto señales muy positivas durante el año con nuevos jugadores consagrándose en el equipo y su continuidad, por tanto, me parece merecida", remarca un hombre que también se refiere en términos sumamente positivos al convenio firmado en materia de cantera con el Antiguoko, un club "referente en el trabajo de formación y un viejo colaborador del Athletic".

"Celebro que se haya conseguido una vinculación que me parece magnífica y la cual aplaudo, aunque, por otra parte, entiendo la polémica que se ha generado en Donostia y las críticas que puedan darse, porque si aquí el Danok Bat hiciese un convenio con la Real Sociedad a todos nos produciría cierto escozor también", advierte el propio Lertxundi, quien cataloga al club txuri-urdin como un "hermano" al que entiende, aunque "otra cosa es que comparta sus opiniones". "Todo esto, de todos modos, forma parte de la rivalidad y el picante que hay entre los dos equipos, que se deben zurrar de lo lindo durante 180 minutos al año, pero durante el resto de la temporada somos familiares o amigos de la misma casta y raza, por lo que pelillos a la mar", remata el que fuera máximo mandatario del Athletic entre 1990 y 1994.

jose mari arrate

"Parece que un año así tampoco vale"

Jose Mari Arrate, quien se encargó de relevar a Lertxundi en la presidencia del Athletic, manifiesta que la campaña finalizada ocho días atrás "ha sido irregular y complicada, con una pandemia y un parón de liga de por medio, pero el Athletic peleó hasta el final por entrar en Europa y ha sido finalista de Copa". "Lo que pasa es que ahora tenemos el morro muy fino y parece que un año así, que ha sido bastante bueno, tampoco vale", lanza con tono incrédulo el exdirigente bilbaino, quien no considera que exista debate alguno en torno a la figura de Garitano, ni acerca de su continuidad como entrenador de los leones.

Cuestionado al respecto, Arrate se muestra contundente al subrayar que "no creo que haya ningún debate abierto, salvo por parte de alguien aislado que quiera hacerlo por ahí, que es como si debatiera por la cría de canguros en Australia". "Llevar al equipo a una final de Copa tiene mucho mérito y hay que dejarle trabajar, porque llegó al Athletic en una situación muy complicada y parece que eso tampoco se valora ya", critica Arrate, que también valora positivamente el trabajo realizado por la junta directiva rojiblanca en una situación "compleja" y con "muchas dificultades" a las cuales hacer frente.

Sus buenas palabras, asimismo, se extienden al acuerdo de colaboración sellado la pasada semana entre Athletic y Antiguoko, algo que le toca muy de cerca, pues fue él, precisamente, quien certificó el convenio anterior entre bilbainos y donostiarras en 1995. "Recuerdo que cuando lo firmamos fue muy celebrado por parte de nuestra junta directiva, porque el Antiguoko era y es un club que aporta mucho al fútbol base y es un logro haber conseguido también este nuevo convenio para diez años", destaca Arrate, quien retrocede quince años en el tiempo para rescatar del pasado lo ocurrido cuando ambas entidades decidieron darse la mano en un momento "complicado".

"Por aquel entonces firmamos el acuerdo justo después del fichaje de Joseba Etxeberria y también hubo polémica al producirse en medio de un ambiente muy hostil entre Bizkaia y Gipuzkoa por aquella operación que habíamos hecho, pero logramos cerrar aquel convenio y fue un motivo de mucha alegría, como sucede también ahora. Mientras estuve en la presidencia del Athletic la relación con el Antiguoko fue muy buena y cuando la Real les recuperó tiraron cohetes allí, pero ahora vuelven a estar al lado del Athletic y es un factor muy importante debido al club de cantera que somos", determina un orgulloso Arrate.

Fernando Lamikiz

"Habría que fichar a Javi Martínez"

Fernando Lamikiz comparte los pareceres de Lertxundi y Arrate y añade respecto al primer equipo que "la gente piensa que vivimos hace setenta años, pero no es así. Los demás clubes también tienen buenos jugadores y creo que esta ha sido una buena temporada para el Athletic". "Se llegó a la final de Copa y se luchó hasta el último momento por acceder a la Europa League teniendo un equipo en reconstrucción", indica el abogado gernikarra, quien agrega que "de la historia no se vive y el Athletic, si no puede acometer fichajes al no haber mercado prácticamente, tiene que tener paciencia para ir consolidando a los jugadores que vienen de las categorías inferiores con el objetivo de montar un equipo que dé alegrías a medio plazo".

Lamikiz, eso sí, pone sobre la mesa los nombres de dos jugadores a los que entiende que el club rojiblanco debería intentar reclutar: Javi Martínez y Aimar Oroz. "Hace siete u ocho años había muchísimos jugadores en la órbita del Athletic y ahora cada vez hay menos. Los que hay, además, cada vez es más difícil que quieran venir, porque en todos los sitios se paga bien ya y los demás equipos también tienen proyectos deportivos interesantes, pero habría que fichar a Javi Martínez si está por la labor de venir y también a Oroz, jugador de Osasuna Promesas que ya ha debutado con el primer equipo de Osasuna y cuyo nombre no ha salido por ningún lado", declara el expresidente del Athletic, que anima a Ibaigane a "apostar" como hizo en su día la junta directiva que comandó con la contratación del entonces juvenil Javi Martínez.

"El gran problema, probablemente, fue no fichar en su día a Mikel Merino en alguna de las tres, cuatro o cinco oportunidades que hubo para hacerlo", lamenta asimismo Lamikiz, quien entiende en relación a la figura del entrenador que "esté quien esté siempre va a estar criticado. "Lo estuvieron Valverde, Ziganda, Berizzo y lo está ahora Garitano, porque cada hincha del Athletic llevamos un entrenador dentro, pero Gaizka ha hecho las cosas de la mejor manera posible, nadie conoce la plantilla mejor que él y si apuesta por un determinado estilo de juego es porque pensará que es lo mejor", resume el de Gernika, quien se muestra sabedor de que "todos querrían que viniera aquí un técnico como Klopp, pero es imposible, del mismo modo que Nagelsmann, el entrenador alemán de moda, podría haber venido al Athletic en otras épocas como cuando vinieron Heynckes o Kendall, cuando había otras aspiraciones deportivas en el club".

Fernando García Macua

"Habría encarado ya la final de Copa"

Al contrario que para Lertxundi, Arrate y Lamikiz, el balance de la temporada 2019-20 queda "pendiente de liquidar la cuenta de resultados", a ojos de Fernando García Macua, pues "en la liga es evidente que el objetivo no se cumplió después de tenerlo casi en la mano, aunque ha sido una temporada muy rara por el parón y ahí hay un condicionante importante". Sin poner, por tanto, una mala nota tampoco al curso de los leones, el que fuera presidente rojiblanco entre 2007 y 2011 recuerda que "falta saber qué va a pasar con la final de Copa, que yo la habría encarado ya al ser partidario de ello, porque la realidad ha cambiado para todos y hay que adaptarse, por lo que habría apostado por jugarla ahora o cuando la competición se reanudó".

"La Real iba como favorita, pero después de jugar unas cuantas finales contra el mejor Barcelona podía ser nuestro momento al ir el Athletic como un lobo con piel de cordero esta vez, aunque quien tenía que decidir lo decidió así", resalta García Macua, quien en relación al mercado estival afirma que "hay que confiar en la dirección deportiva para hacer esa combinación de jugadores de casa y fuera que se ha hecho siempre sin sacar a la palestra muchos nombres, porque su precio de mercado pasa a multiplicarse para el Athletic inmediatamente".

Su opinión sobre el trabajo de Garitano también es positiva, por lo que considera un acierto la renovación que el preparador derioztarra firmó en mayo por una temporada más al tener claro que "con los entrenadores de casa siempre somos mucho más exigentes que con los de fuera y a Garitano hay que darle ese crédito que se le daría a otro que no fuera de aquí". "Soy optimista para la próxima temporada, porque lo soy siempre por naturaleza, pero tenemos que ser conscientes de que estamos en un periodo de transición y habrá que tener paciencia, posiblemente. Es algo que siempre nos ha pasado cada cinco o seis años y no pasa nada", advierte el abogado bilbaino, que también hinca el diente a la tremenda polémica generada en Gipuzkoa por la alianza entre Athletic y Antiguoko, la cual defiende firmemente, puesto que "colaboramos en muchos aspectos con la Real y con otros clubes, pero en nuestro entorno debemos competir sanamente y este convenio no significa otra cosa que hacerlo". "La filosofía del Athletic es esa, no se contradice en nada y, por tanto, no me parece algo de lo que nadie se pueda quejar, porque la Real seguro que estará también detrás de equipos de Bizkaia", finaliza García Macua.

Son pocos los nombres que asoman en el mercado con el primer equipo rojiblanco inmerso en pleno relevo generacional

El convenio firmado con el Antiguoko, motivo de celebración más allá de la tremenda polémica generada en Gipuzkoa

Los cuatro expresidentes ponen en valor la final de Copa alcanzada durante una temporada interrumpida por la pandemia

A favor de la continuidad de Garitano en el banquillo, no comparten las críticas recibidas por el técnico derioztarra

"El convenio firmado en 1995 con el Antiguoko fue muy celebrado por nuestra junta directiva"

Jose Mari Arrate

Presidente entre 1994 y 2001

"En la liga es evidente que el objetivo no se cumplió después de tenerlo casi en la mano"

Fernando García Macua

Presidente entre 2007 y 2011

"La gente piensa que vivimos hace 70 años, pero los demás también tienen buenos jugadores"

Fernando Lamikiz

Presidente entre 2004 y 2006

"La continuidad de Garitano me parece merecida; el equipo ha sido sólido"

José Julián Lertxundi

Presidente entre 1990 y 1994


Pasatiempos Deia