Balaídos, estadio talismán

El Athletic firmó de la mano de Gaizka Garitano su primera victoria liguera a domicilio el pasado curso en Vigo, plaza en la que más puntos ha sumado el conjunto rojiblanco en el siglo XXI

09.02.2020 | 17:13
Aduriz, Yuri y Muniain celebran la victoria de la temporada pasada ante el Celta en Vigo. Fotos: Oskar González

El Athletic firmó de la mano de Gaizka Garitano su primera victoria liguera a domicilio el pasado curso en Vigo

Bilbao - El Athletic, tras cosechar tres empates en otros tantos partidos a domicilio desde el inicio de la temporada, buscará estrenar su casillero de victorias como visitante este domingo en Balaídos, un estadio talismán para el conjunto rojiblanco. Los leones, además, visitarán al Celta con el entrenador que dirigió y diseñó el primero de los cuatro triunfos firmados el pasado curso en el campeonato de la regularidad lejos de San Mamés, campaña en la que hubo que esperar hasta la visita a Vigo en la jornada 18 para ver cómo el equipo bilbaino, con Gaizka Garitano al mando ya de las operaciones, lograba regresar a Bilbao por primera vez con los tres puntos en la maleta. Ocurrió el pasado 7 de enero en un encuentro que significaba la segunda cita liguera lejos de La Catedral bajo la batuta de Garitano, quien había sellado con un empate sin goles el compromiso previo frente al Alavés en Mendizorroza. En medio de una situación clasificatoria que se antojaba todavía más que delicada, el Athletic, que hasta entonces se había mostrado incapaz de ganar como foráneo con Eduardo Berizzo como entrenador, visitó y venció, no sin sufrimiento, a un Celta que mordió el polvo por 1-2.

Los goles de Iker Muniain e Iñaki Williams, suficientes para dejar sin efecto el tanto de Fran Beltrán, tumbaron al cuadro gallego en su estadio, donde el destino quiso que se estrenara también como presidente Aitor Elizegi tras imponerse a Alberto Uribe-Echevarría en las reñidas elecciones a la presidencia del club. Fue, por tanto, una noche completa para la expedición rojiblanca, que celebró con intensidad un triunfo que intentará reeditar este domingo en el mismo escenario. De nuevo sin victorias de por medio a domicilio, los leones buscarán doblegar a un alicaído Celta que afronta el partido con su técnico Fran Escribá en el punto de mira. Los malos resultados cosechados por los celestes en el arranque de un ejercicio en el que el juego desplegado tampoco ha sido el esperado por la afición gallega, sitúan al entrenador celtiña ante la necesidad de superar a un Athletic que viajará a Vigo con los tres puntos entre ceja y ceja. Después de firmar las tablas en las visitas previas al Getafe (1-1), Mallorca (0-0) y Leganés (1-1), los pupilos de Garitano perseguirán en Balaídos un triunfo que no llega lejos de San Mamés desde el 24 de abril, en la jornada 34 de la anterior edición liguera, cuando un gol en propia puerta del delantero marroquí Youssef En-Nesiry permitió a los bilbainos vencer en Butarque al Leganés.

POBRE BAGAJE A DOMICILIO. Las estadísticas, asimismo, muestran que el Athletic, con cuatro victorias, cinco empates y seis derrotas en sus quince salidas ligueras con Garitano como técnico, encadena ya cinco partidos como visitante sin aliarse con el triunfo, siendo solo tres los goles marcados y nueve los recibidos en los ocho últimos encuentros a domicilio. En relación al choque del domingo, los antecedentes, eso sí, convierten Balaídos en un estadio propicio para el Athletic. En el siglo XXI, no en vano, asoma como el campo en el que los leones más puntos han sumado, según dio a conocer a través de Twitter la cuenta Adurizpedia, un referente en estadísticas relacionadas con el club bilbaino.

Con 24 puntos en 13 visitas, los mismos que en El Sadar, pero con un partido más disputado en Iruñea, los leones pueden presumir de tener una buena relación con Vigo. Así lo demuestran, además, las seis victorias, tres empates y una única derrota que se han registrado en las diez últimas visitas en liga a Balaídos, plaza en la que el Athletic, en los quince últimos años, solo ha caído en una ocasión.

Sucedió en noviembre de 2017, en la undécima jornada del campeonato 2017-18, por un resultado final de 3-1. Un gol del central Sergi Gómez y el posterior doblete de Iago Aspas, que puso el 3-0 en el luminoso en el minuto 26, dejaron vista para sentencia una cita en la que la diana de Raúl García solo sirvió para maquillar el marcador. Cayeron con merecimiento los hombres dirigidos entonces por José Ángel Ziganda, que habían goleado 0-3 al Celta en el curso 2016-17 con Ernesto Valverde en el banquillo y volvieron a vencer la pasada temporada en su casa al equipo celeste, el siguiente rival en poner a prueba lejos de Bilbao a los bilbainos, séptimos en la clasificación con 12 puntos. En una comprometida decimoséptima posición, con solo seis puntos, cabalga el cuadro vigués, que solo ha sido capaz de ganar uno de los cuatro partidos disputados ante su afición, los cuales tocaron a su fin con triunfo ante el Valencia (1-0), empate contra el Espanyol (1-1) y derrotas a manos del Real Madrid (1-3) y Granada (0-2).

noticias de deia