Un exdirigente de ETA, detrás del uso "mafioso" de la tragedia de Zaldibar

Una decena de batzokis aparecen con mensajes responsabilizando al PNV del suceso

13.02.2020 | 06:15
Mensajes insultantes y amenazadores en las fachadas y bolsas de basura y excrementos ante las puertas de algunos batzokis.

Bilbao - El PNV denunció ayer que "el exdirigente de ETA Aitor Elizaran ha concebido e instigado" la campaña de ataques con basura en los batzokis y pintadas amenazantes e insultantes contra la formación jeltzale, utilizando el caso del derrumbamiento del vertedero de Zaldibar. A través de redes sociales, Elizaran publicó el martes un mensaje en el que emplazaba a dejar bolsas de basura en las puertas de los batzoki de sus respectivos pueblos. "Yo lo voy a hacer, como protesta, contra estos makarras [sic] y por la convivencia. Si estás de acuerdo haz un tuit llamando a hacerlo o retuitea", aseguró Elizaran.

A primera hora de ayer, una decena de batzokis de Bizkaia y Gipuzkoa aparecieron con mensajes insultantes y amenazadores en sus fachadas, y con bolsas de basura y excrementos ante sus puertas. El PNV responsabilizó de estos "ataques de tinte fascista y mafioso" a la "campaña de acoso" a su afiliación por "actores políticos reconocibles que hacen un uso vil del trágico suceso de Zaldibar". A través de Twitter, la formación jeltzale denunció "públicamente que el exdirigente de ETA Aitor Elizaran ha concebido e instigado la campaña de ataque a nuestros ba-tzokis y acoso a nuestra afiliación, según consta en sus redes sociales". Y es que, horas después de esa primera entrada, publicó otro tuit que incluía una foto con el mensaje Nosotros hemos dejado nuestra basura a las puertas del batzoki de Altza como protesta cívica.

Los batzokis atacados fueron los de Antiguo y Altza, en Donostia; y los vizcainos de Algorta, Sopela, Ugao, Galdakao, Zalla, Mungia, Basauri y Elorrio. Precisamente el PNV de esta localidad denunció ayer de "manera rotunda" el ataque sufrido en su sede. Los jeltzales hicieron un llamamiento al resto de los partidos con representación en el Consistorio a sumarse a una declaración institucional de condena de estos hechos. Asimismo mostraron su preocupación por la actitud de la alcaldesa de la localidad, Idoia Buruaga (EH Bildu) ya que "pese a ser conocedora del escrache que se estaba organizando por las redes sociales no tomó ninguna acción, negándose inicialmente incluso a dar parte a la Policía Municipal de este hecho". Mikel Arruabarrena, portavoz jeltzale en Elorrio, se mostró "perplejo ante la actitud de la mandataria y su intención de no pasar ningún aviso" a la Policía Local, informó Alain Salterain.

Ante este hecho, el portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, denunció el "carroñerismo político" y lamentó la "absoluta irresponsabilidad" de quienes pretenden "aprovechar una desgracia" para "lanzarse contra el Gobierno. El Gobierno ha estado allí desde el primer día" subrayó Erkoreka, quien negó "la idea falsa que se está repitiendo por tierra, mar y Twitter" sobre la respuesta de la Administración "que no se corresponde con la realidad".

"Yo soy testigo personal de que el jueves pasado, cuando concluye el pleno del Parlamento Vasco, el lehendakari recibe la noticia del incidente de la consejera de Seguridad e, inmediatamente después, le dijo que se moviera ya para constituir una mesa de crisis. Y Estefanía [Beltrán de Heredia], ese mismo día, se dirige personalmente con parte de su equipo al lugar. Está in situ allí aquella tarde y esa noche", declaró Erkoreka. - DEIA