magistrado decano de Bilbao

El juez ve prudente la puesta en libertad de los cuatro sospechosos de la violación grupal

Afirma que "la magistrada puede haberse equivocado, pero parece que  los hechos le están dando la razón"

09.02.2020 | 14:42
Tras la agresión sexual en grupo del pasado jueves en el Parque Etxebarria, la Ertzaintza aconseja no transitar de noche “en solitario”.

La Ertzaintza está  tratando de determinar su paradero tras recibir un oficio judicial  para la localización

BILBAO. Uriarte se ha referido así al hecho de que la prueba de AND diera  positivo solo para uno de los sospechosos que fueron acusados  inicialmente por la violación grupal a una joven de 18 años cometida  el pasado 1 de agosto en Bilbao, el individuo que se encuentra en  prisión provisional desde entonces.

En declaraciones a Radio Euskadi, recogidas por Europa Press,  Uriarte, ha valorado también el hecho de que dos de los acusados, que  no acuden a firmar al juzgado desde el 23 de agosto como tenían  establecido, continúan sin ser localizados.

La Ertzaintza está  tratando de determinar su paradero tras recibir un oficio judicial  para la localización de estos dos jóvenes, que fueron detenidos el 2  de agosto junto a otros cuatro en relación a los hechos denunciados.

En la actualidad, uno de ellos está en prisión y el resto en  libertad con medidas cautelares. En concreto dos de los tres que  deben acudir diariamente al juzgado no lo han hecho desde el pasado  23 de agosto y, por ello, el Juzgado de Instrucción número 4 de  Bilbao ha encargado a la Ertzaintza un informe de localización.

La Policía vasca está trabajando en su localización, sin que,  por el momento, se hayan obtenido resultados. Por otra parte, otros  dos acusados deben comparecer ante el juzgado cada 15 días y el  pasado 1 de septiembre no lo hicieron, aunque, en este caso, no se ha  solicitado determinar su paradero.

Tras reconocer que "no hay ninguna novedad" al respecto, Uriarte  ha aclarado que ninguno de los sospechosos se encuentra en busca y  captura, ya que lo que se ha pedido es un "informe de localización"  de tal forma que se ha pedido a la Ertzaintza que "intente averiguar  dónde están y no se ha ordenado que se les detenga".

"No tengo ni idea de dónde están. Una posibilidad puede ser la  huida y otra simplemente una dejadez a la hora de acudir al juzgado.  Si no aparecieran y las diligencias de la investigación apuntaran a  que son responsables, sería blanco y en botella, pero si apuntan a  que no, puede ser cualquier cosa", ha valorado.

Por otro lado, ha defendido que la decisión de la magistrada de  dejarles en libertad provisional "a la vista de los hechos era  prudente", en referencia a que la prueba de AND dio únicamente  positivo para uno de los sospechosos que fueron encarcelados.

"La presión que hubo en el momento inicial, en la primera semana  de agosto, fue intensa, a todos los niveles para que todos los  detenidos fueran a prisión. La magistrada de guardia, en su  independencia judicial, no lo vio claro respecto a cuatro de los  detenidos y les dejó en libertad frente a todas las opiniones,  policiales y del ministerio fiscal", ha añadido.

De este modo, ha advertido de que pese a que cuatro de los  inicialmente detenidos no se hayan presentado a firmar, "por lo que  se va sabiendo, que es demasiado, parece que no participaron" en los  hechos, ya que "parece que los restos suyos no estaban en el cuerpo  de la víctima y parece que hay una grabación que les sitúa en otro  lugar".

LOS HECHOS DAN LA RAZÓN

"La magistrada puede haberse equivocado pero parece que los hechos  le están dando la razón al poner en libertad a cuatro individuos que  probablemente no participaron en la agresión sexual", ha añadido.

Tras lamentar que hayan trascendido a los medios de comunicación  el auto judicial y algunos detalles de la investigación, ha advertido  de que ello "ha perjudicado la investigación".

Por otro lado, ha advertido de que para ser expulsado un  delincuente de vuelta a su país, "no hay un número de reincidencias,  sino que debe haber una sentencia condenatoria".

Cuestionado por si se ha dado un incremento de las agresiones  sexuales en los últimos tiempos, Uriarte ha reconocido que se ha  producido, aunque desconoce la causa. "Quizá sea porque hay más  concienciación a la hora de denunciarlo o porque, al publicitarse, en  el delincuente se crea un mecanismo de repetición", ha valorado.