Las UCI bajan su ocupación un 25% en 15 días pero mantienen 146 ingresados

A pesar de la "preocupante" situación, Osakidetza decide retomar las cirugías que suspendió hace tres semanas

18.05.2021 | 00:59
Dos sanitarias atienden a un paciente en la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital de Cruces.

Las UCI, los auténticos centros neurálgicos de esta pandemia, donde se mide la gravedad de la enfermedad, no consiguen vaciarse. A pesar de la remisión del virus, y de unos contagios en franco retroceso, –el domingo fueron 276 cuando hace tres semanas se acercaban cada día al millar– las UCI mantienen a 146 personas luchando contra el coronavirus en estas estancias especializadas, si bien se ha produciedo una reducción de un 25% en los últimos quince días. No obstante, hace un mes, cuando la incidencia se situaba en casi 450 casos por 100.000 habitantes y el índice de reproductivo (R0) rondaba el 1,20, el número de pacientes en unidades de críticos apenas eran 133.

La ocupación de esta zona cero del covid es uno de los indicadores más importantes a la hora de valorar la transmisión y el nivel de riesgo existente, y la evolución está siendo muy incierta. En los días más críticos de la cuarta ola, los números de pacientes estaban disparados. Así, si el 24 de abril eran 186, el 26 eran 192 y se tocó techo el 3 de mayo, con 195. Ese día, la consejera de Salud, Gotzone Sagardui, aseguró que todavía se necesitarían un par de semanas para despejar las UCI que, desde entonces, han registrado caídas, con los 169 pacientes que necesitaban cuidados intensivos hace una semana y los 159 de hace cinco días.

Reanudación de las cirugías
 

En este contexto todavía preocupante, Osakidetza anunció ayer lunes que retoma todas las operaciones quirúrgicas programadas que quedaron suspendidas el pasado 26 de abril por el impacto del aumento de la pandemia en los hospitales vascos. Hasta ahora solo se hacían intervenciones urgentes y oncológicas, así como las cirugías no demorables debido a la alta ocupación que habían experimentado las unidades de cuidados intensivos a lo largo de abril.

Y aunque fue la semana pasada cuando empezaron a hacerse algunas operaciones no urgentes, ayer lunes se recuperó la actividad quirúrgica programada en el sistema vasco de salud. Esto ha sido posible porque descendió el número de ingresos como consecuencia de la bajada de contagios por covid y las UCI han pasado de tener una ocupación del 53% de pacientes covid a algo menos del 40%.

Concretamente la red de hospitales de Osakidetza cuenta con 368 camas de críticos abiertas, de las que a día de hoy un 39,6% están ocupadas por pacientes con complicaciones derivadas del covid; es decir, 146 camas, mientras que el pasado 26 de abril eran 192 las camas ocupadas, un 53% del total.

Osakidetza recuerda no obstante que sigue inmersa en un escenario 3 de un total de 5 del plan de contingencia de las UCI y que la situación todavía es preocupante.

Pacientes cada vez más jóvenes
 

Con el agravante de que el perfil del paciente covid ha ido cambiando a lo largo de la pandemia. Ahora se atiende a enfermos considerablemente más jóvenes, con una edad media de 60 años. Pero también permanecen ingresados muchos ciudadanos veinteañeros y treintañeros sin patologías previas. Aunque la mortalidad ha descendido de forma acusada, ya que la población ingresada no es tan vulnerable como en la primera ola, los enfermos necesitan cuidados críticos importantes.

Los datos de pacientes ingresados en las UCI vascas durante las últimas semanas de abril ya sugerían que esta cuarta ola de contagios estaba siendo más virulenta que las anteriores. Con el aumento de la incidencia acumulada después de la Semana Santa y la celebración de las finales de Copa, hubo tres jornadas en las que Euskadi superó el millar de casos: los días 14, 21 y 22 de abril. Sin embargo, el número de pacientes en UCI se movía en las peores cifras desde la primavera de 2020, en la que toda España estaba confinada.

La razón de este sobrecarga en las unidades de críticos, la basó la consejera Sagardui en las nuevas variantes surgidas, sobre todo la británica, que ya ha sustituido completamente a la original, y en que las UCI no han logrado vaciarse.

Según reiteró la titular de Salud, la mayor ocupación de estas unidades es una cuestión multicausal aunque señaló como posibles razones la incidencia de las variantes y el suelo de ocupación hospitalaria del que se había partido en el último repunte, con más camas de UCI ocupadas. "El suelo de ocupación del que procedemos en cada momento de tensionamiento es superior al anterior. La evolución es significativa", resaltaba. Al respecto, detalló que en octubre se registró un mínimo de 45 camas UCI ocupadas por enfermos covid, en enero el mínimo fue de 71 y el 29 de marzo "el suelo del tensionamiento actual" fue de ochenta camas UCI ocupadas por enfermos de covid.

Una situación que ha sido especialmente grave en Gipuzkoa y que obligó el pasado 26 de abril a Osakidetza a suspender todas las actividades quirúrgicas no esenciales durante dos semanas que finalmente se han alargado a tres.

De hecho, la situación hospitalaria mejora a un ritmo muy lento porque actualmente hay en planta 281 vascos, cuatro más que la víspera, y el domingo ingresaron 24 personas por covid, cuatro menos que el sábado.

A la espera del impacto del 9-M
 

Todo ello en una jornada en la que Euskadi está a punto de bajar su incidencia acumulada de los 300 casos por 100.000 habitantes, ya que se encuentra en 306. Si logra mantener la tendencia que comenzó hace veinte días rebajará su nivel de contagio de una transmisión considerada alta a una tensionada.

Sin embargo, las autoridades sanitarias están a la espera del impacto que haya podido causar en la transmisión el 9-M y los efectos de la derogación del estado de alarma. Esta mejoría se produce después de que el domingo se detectaran 276 contagios, una cifra similar a la del sábado: 281. De hecho, la tasa de positividad de ambos días fue la misma, un 4,5%, muy lejos del 8,6%, registrado hace un mes. Por territorios, se detectaron 151 casos positivos en Bizkaia el pasado domingo, 25 menos que el sábado, otros 96 en Gipuzkoa, 16 más, mientras Araba sumó 29 nuevos contagios, seis más que el día previo. La incidencia de la pandemia en el sistema educativo también bajó algo respecto al anterior día lectivo, el viernes de la semana pasada, ya que entonces había 91 aulas clausuradas por casos, y ayer llunes fueron 83. No hay ningún centro con su actividad presencial totalmente suspendida, pero 57 se ven afectados por positivos de coronavirus, uno menos que el viernes de la semana pasada.

'La Paloma' anticovid

Aval internacional Protocolos aplicados

El Aeropuerto de Bilbao recibió la certificación del programa de Acreditación de Salud del Consejo Internacional de Aeropuertos.

Transporte aéreo Con baja incidencia del virus

El transporte aéreo se ha demostrado como un entorno de baja prevalencia del virus, sumando menos del 1% de los casos detectados de covid-19.

Iván Grande "Para aumentar la confianza"

El nuevo director de 'La Paloma' aseguró que "la confianza de trabajadores y pasajeros es de vital importancia para recuperar el tráfico aéreo".

LAS SANCIONES SE REDUCEN A LA MITAD POR EL FIN DEL ESTADO DE ALARMA

565 expedientes. El fin del estado de alarma y de restricción de la movilidad redujo a la mitad el número de sanciones interpuestas durante el fin de semana en Euskadi, al incoarse 565 expedientes. El fin de semana anterior al 9 de mayo, la Ertzaintza y las policías locales interpusieron 1.342 multas, una cantidad que se mantenía estable en época de restricciones. Sin embargo, el pasado sábado y domingo, se incoaron 565 actas de sanción, 199 por incumplir la obligatoriedad de llevar mascarilla y 176 por consumir alcohol en la vía pública. Por territorios, se pusieron 328 multas en Bizkaia, 177 en Araba y sesenta en Gipuzkoa.

 

noticias de deia