La decisión de no registrar las vacunas de los directivos de Basurto no fue ilegal

Un informe del Gobierno vasco sostiene que sí hubo una "inadecuada gestión" de recursos pero no una "vulneración de la ley"

21.04.2021 | 16:51
Imagen de la entrada del hospital de Basurto

La decisión de no registrar desde un principio las vacunas administradas a cuatro directivos del hospital de Basurto, entre ellos a su director, Eduardo Maiz, destituido tras recibir el fármaco saltándose el protocolo, pudo implicar una falta por una "inadecuada gestión de recursos públicos" por parte del subdirector de enfermería que tenía asignada esta labor, aunque no supuso una "vulneración de la ley", según se recoge en las conclusiones del expediente informativo abierto por el Gobierno vasco en torno a este asunto.

El contenido del informe ha sido dado a conocer este miércoles por la consejera de Salud, Gotzone Sagardui, en su comparecencia semanal ante la Comisión de Salud del Parlamento Vasco.

Este expediente informativo se abrió a principios de año, ante la constatación de que, en un primer momento, no se registraron, tal y como era obligatorio, las vacunas que se administraron el 13 de enero al entonces director gerente del Hospital de Basurto, Eduardo Maiz, destituido precisamente tras haber vulnerado el protocolo de vacunación, así como al jefe del Servicio de Medicina Interna, a la microbióloga responsable en funciones de control de infección y a la jefa del Servicio de Enfermedades Infecciosas de dicho centro.

La consejera ha destacado que el instructor de este expediente, del que ha subrayado que es un experto ajeno a Osakidetza y al Departamento de Salud, ha establecido, en las conclusiones del informe, que "al menos indiciariamente" concurren elementos para apuntar "cuanto menos a la comisión de alguna falta" de las recogidas en el artículo 72 de la Ley del Estatuto Marco del Personal Estatutario de los Servicios de Salud.

Esa falta, según el expediente, estaría relacionada con una "inadecuada gestión de recursos públicos". El instructor del informe añade que para poder llegar a otras conclusiones en el ámbito disciplinario o para apuntar a una eventual actuación "negligente o intencionada" en la toma de decisiones, sería necesario practicar nuevas diligencias probatorias "en el seno de otros hipotéticos procedimientos de investigación o disciplinarios".


PRÁCTICA "NO DESEABLE"


La consejera ha explicado que el subdirector de enfermería, que era "el referente de vacunación" en el hospital de Basurto, argumentó en su día que no tuvo "ninguna intención" de no registrar la vacunación de los cuatro directivos o cargos. Según las explicaciones de esta persona, lo que hizo fue "demorar" dicho registro, con el fin de "hacerlo bien".

Sagardui ha señalado que esta es la versión "que él refiere", lo que, en todo caso, "no quita para que no sea una práctica deseable", dado que el registro se podía "cumplimentar" desde un primer momento.

noticias de deia