Tres décadas para lograr un Estado verde y descarbonizado

La Ley de Cambio Climático fija en 2050 el fin de las emisiones de gases de efecto invernadero

10.04.2021 | 01:02
Manifestación en Bilbao contra el cambio climático.

Treinta años. Es el periodo que fija la nueva Ley de Cambio Climático y Transición Energética, aprobada el jueves en el Congreso de los Diputados, para que España cumpla sus compromisos internacionales en materia de medio ambiente y alcanzar antes de 2050 la neutralidad climática.

La ley, que deberá ser refrendada en el Senado, apunta también hitos intermedios en las próximas tres décadas, entre los que está incluido que para 2030, a la vuelta de la esquina, la penetración de energía renovable en el consumo final sea, al menos, de un 42%, lo que incluye mejorar la eficiencia energética mediante la disminución del consumo de energía primaria en otro 39,5% respecto a la normativa que dicta la Unión Europea. Esto debe conllevar que un 74% de la energía eléctrica que llegue a los consumidores lo haga a través de renovables, cuando ahora no alcanza el 40%.

Además, también a lo largo de la presente década, las emisiones de gases de efecto invernadero deberán bajar un 23% con respecto a las que se producían en 1990. En la actualidad el transporte genera el 30% de estos gases a nivel estatal. Ante esta tesitura, la ley aspira a que en 2050 los turismos particulares y los vehículos comerciales ligeros no emitan dióxido de carbono (CO2). Para conseguirlo, el texto aprobado el jueves incluye la prohibición de vender vehículos que no cumplan esa normativa.

Esta obligación acarreará que las actuales gasolineras se conviertan en electrolineras, con puntos de recarga en todas ellas. Además, los edificios no residenciales con más de veinte plazas de garaje deberán contar con puntos de recarga para vehículos eléctricos desde 2023.

En lo que afecta al sector del transporte pesado, así como al aéreo y el marítimo, las instituciones deberán fomentar el uso de gases renovables, que incluye al biogás, biometano, así como otros combustibles alternativos que faciliten la evolución sostenible de dicho sector.

Un sector eléctrico renovable 

Aunque la electricidad cada vez produce menos gases de efecto invernadero, gracias al cierre de las centrales de carbón y al crecimiento sostenido de las plantas renovables, la ley prevé duplicar la cuota de estas últimas a lo largo de esta década y que en 2050 toda la energía eléctrica que se consuma a nivel estatal llegue a través de renovables.

Por ello, desde que la ley sea aprobada, el Gobierno y la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia tendrán un plazo de doce meses para presentar una propuesta de renovación del sector. Esta propuesta tratará de reformar la Ley de Propiedad Horizontal para que las comunidades de propietarios tengan más facilidades para instalar placas fotovoltaicas de autoconsumo que reduzcan el gasto.

Además, será obligación del Gobierno preservar los espacios naturales donde se asienten grandes parques de generación de energía eólica y solar, con el fin de evitar impactos medioambientales en dichas zonas.

La entrada en vigor de esta norma acabará con una de las actividades más polémicas de los últimos tiempos: la utilización de las técnicas de fracking o fractura hidráulica. También quedará vetada la extracción de materiales radiactivos, así como la de hidrocarburos fósiles.

Beneficio ciudadano 

Los ciudadanos de a pie también se verán beneficiados con la nueva ley, que insta al Gobierno español a poner en marcha un plan a nivel estatal para rehabilitación de viviendas y renovación urbana, financiado a través de los fondos europeos de recuperación.

Esa renovación urbana incluye un plan para que las ciudades sean más verdes y respetuosas con el medio ambiente, en las que los ciudadanos sean el centro de la misma, para lo cual se crearán, en el plazo de dos años, zonas de bajas emisiones. Además, los municipios con más de 50.000 habitantes, o los de más de 20.000 con deficiente calidad del aire, tendrán que adoptar planes de movilidad sostenible.

Finalmente, las grandes empresas deberán publicar un cálculo de las emisiones que provocan con su actividad, además de programar un plan de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, que será revisado cada cinco años.

Tres detalles

Comité de expertos. La nueva Ley de Cambio Climático y Transición Energética prevé la creación de un comité de expertos en ambas materias que constituya el órgano responsable de evaluar las medidas adoptadas para completar dicha transición. También deberá dar recomendaciones que faciliten alcanzar los objetivos fijados por el Gobierno.

 

Asamblea ciudadana. Se creará una asamblea ciudadana de cambio climático, cuyo objetivo será impulsar la mayor participación posible de la sociedad en la lucha contra el calentamiento global.

 

Asignatura escolar. La lucha contra el cambio climático será impartida en colegios e institutos, que también fomentarán las dietas sostenibles que primen los alimentos de temporada y proximidad.

noticias de deia