'Alex' pierde fuerza tras azotar Euskadi

La borrasca deja olas de más de 8 metros y rachas de viento de hasta 133,3 kilómetros por hora en la costa

04.10.2020 | 01:15
La borrasca provocó enormes olas y dejó imágenes impresionantes en muchos puntos del litoral vasco. Foto: Pablo Viñas

Bilbao– La borrasca Alex pierde fuerza a medida que se va alejando de la costa vasca, donde ayer se registraron olas de hasta 8,7 metros y rachas de viento que llegaron a los 133,3 kilómetros por hora. El temporal ha ido dejando distintas complicaciones a su paso por Euskadi y además del temporal que ha azotado la costa, caben destacar algunas consecuencias provocadas por la fuerza de Alex, como árboles caídos, carreteras con balsas de agua o huertos inundados.

Además de los efectos más visibles de la borrasca, el tiempo desapacible está siendo la tónica habitual, con fuertes rachas de viento, chubascos y una bajada de temperaturas que se han producido en los pueblos y ciudades de los tres territorios. La costa está siendo donde Alex se está dejando notar con especial intensidad.

Ayer, se registraron olas de hasta 8,7 metros, coincidiendo con la alerta naranja activada para la navegación y por impacto en costa de fuerte oleaje. Según datos del Departamento de Seguridad, en la boya de Donostia se detectó una altura de ola de 8,7 metros. Además las rachas de viento en zonas expuestas llegaron a alcanzar los 133,3 kilómetros por hora en Matxitxako y los 103 kilómetros por hora en Punta Galea. En lugares no expuestos, el viento también sopló con fuerza, y se llegó a los 67,4 kilómetros por hora en poblaciones como Mungia, según Euskalmet.

Sin embargo, podría decirse que el temporal dio un pequeño respiro ayer por la tarde, y aunque con cierta inestabilidad, la situación fue calmándose poco a poco. Como ejemplo, desde Euskalmet indicaban que el río Butroe, a su paso por Mungia, tendía a estabilizarse debido a la bajada en las precipitaciones y alrededor de las 19.00 horas, todos los ríos estaban en nivel verde al bajar de amarillo algunas de las estaciones.

Aun así, este temporal ha causado complicaciones. Entre otras, las fuertes lluvias han inundado garajes, bajos de viviendas y huertas de la localidad de Forua, en la zona límite con Gernika. Así, los residentes de varios edificios de viviendas localizados en esta zona se han levantado con sus inmuebles rodeados por el agua y un paisaje de calles anegadas.

Además, las grandes balsas de agua han hecho transitar con dificultad a los vehículos en algunas calles, si bien la carretera que une Forua con Gernika no se habría visto afectada, según los mismos residentes. También el río en Mungia o Bakio experimentó crecidas muy notables. Por otra parte, los Bomberos de Bizkaia han tenido que intervenir para la retirada de árboles caídos en diversos municipios de Bizkaia, como Bermeo, Mungia y Leioa debido a las fuertes rachas de viento. Seguridad ha dado ya por finalizado los avisos naranja y amarillo por viento activados para la jornada de ayer, pero sí mantuvo las alertas naranja durante todo el día para la navegación y por impacto de olas en la costa entre las cinco y las siete de la tarde coincidiendo con la pleamar y el aviso amarillo por precipitaciones.

De cara a la jornada de hoy, se mantiene un aviso amarillo durante todo el día para la navegación por olas de hasta 4 metros que se ha extendido hasta el mediodía del lunes pero se prevé que el temporal no provoque tanta inestabilidad como ayer.

Viento y olas

133

La borrasca deja rachas de viento de hasta 133,3 kilómetros por hora en la costa, concretamente en Matxitxako o 103 en Punta Galea. En zonas no expuestas se registraron rachas de 67,4 kilómetros por hora en poblaciones como Mungia. En el mar, se alcanzaron olas de hasta 8,7 metros en la boya de Donostia.