Una "batalla campal" enciende los ánimos de los vecinos en Zalla

Un grupo de personas agredieron con armas y perros a una cuadrilla de vecinos en la plaza

28.09.2020 | 01:13
Los vecinos de Zalla se concentraron para denunciar el altercado del sábado en Aranguren

Una "batalla campal" ocurrida el sábado por la noche en plena calle en Aranguren ha encendido los ánimos de los vecinos de Zalla. Según denuncian, un grupo de personas, que ya habían tenido comportamientos problemáticos en el pasado, agredieron con "palos, armas y perros" a una cuadrilla de vecinos de la localidad en la terraza de un bar. Afortunadamente, no hubo que lamentar heridas y tampoco se produjeron detenciones, aunque la Ertzaintza identificó a varias personas tras el altercado. El propio alcalde, Juanra Urkijo, denunció el domingo que "aquellas personas que no saben convivir con los demás vecinos sobran de nuestro pueblo" y los vecinos salieron a la calle, en una concentración convocada a través de las redes sociales, para condenar lo ocurrido y reclamar más seguridad.

Los hechos se produjeron el sábado por la noche, en la terraza de un bar de la plaza Autonomía de Aranguren, cuando un grupo de unas cinco personas, según relatan los vecinos, arremetió contra una cuadrilla de jóvenes de la localidad "con palos, perros, cadenas de motosierra, una espada e incluso armas de fuego". Los propios vecinos definen la pelea como una "batalla campal", que requirió la presencia de la Ertzaintza y la Policía Municipal. Aunque no se produjeron detenciones, los agentes sí identificaron a varios de los participantes en la trifulca, tras la cual también se interpusieron denuncias, según confirmó el primer edil de la localidad. "Lo que ocurrió ayer –por el sábado– es inaceptable; Zalla y Aranguren somos un pueblo de acogida pero hechos como estos sobran y las personas que los cometen, también. Las personas que no respetan ni la más mínima norma de convivencia sobran de nuestro pueblo", denunció Urkijo, quien también confirmó que no es la primera vez que estas personas provocan problemas de convivencia en la localidad encartada. "Desde el Ayuntamiento hemos hablado en numerosas ocasiones para intentar hacerles entrar en razón, hemos acudido a asociaciones de mediación especializadas, hemos aumentado la presencia de Policía Municipal y de la Ertzaintza...", se recogía en el comunicado emitido por la corporación municipal. En el mismo también se realizaba un llamamiento "a la serenidad", al mismo tiempo que se avanzaba que "seguiremos haciendo todas las gestiones legales necesarias para erradicar cuanto antes esta situación en colaboración con todos los organismos competentes, actuando con firmeza y desde la ley para acabar con ella".