Prueba de fuego hoy para los universitarios vascos

Nervios e incertidumbre en el comienzo del curso para los estudiantes de la UPV/EHU

07.09.2020 | 12:11

Prueba de fuego hoy para los universitarios vascos en la UPV/EHU. Con mucho tiempo de antelación, nervios y con ganas de volver a reencontrarse con sus compañeros de clase han regresado hoy los estudiantes de los diferentes campus de Euskadi. Menos alumnos en clase, con más separación entre ellos, mascarilla y gel desinfectantes en todos los accesos a las facultades ha dabo comienzo esta mañana un curso marcado por la pandemia.


La mayoría de los estudiantes aseguran que prefieren las clases presenciales a las 'on line', siempre y cuando estén garantizadas las medidas de seguridad."Esperemos que en un mes no nos manden a todos a casa. Por eso es importante que todos lo hagamos bien", lanzaba Elene, estudiante de Ciencia. En bus, en coche o en moto los estudiantes han dio regresando a esas clases que tuvieron que abandonar de manera forzosa hace siete meses por el covid.

Sensaciones de los alumnos en el primer día de universidad. Vídeo de Pablo Viñas

Las aulas de la UPV en Leioa se han ido poco a poco llenando de estudiantes que se han adaptando con resignación a las nuevas normas se seguridad:"No nos queda otra. Hemos venido con tiempo para ver cómo está todo y no tener problemas. Hemos quedado dos horas antes a la universidad", han destacado un grupo de estudiantes de la Facultad de Ciencias y Tecnología de Leioa.

La pandemia no ha conseguido acabar con las buenas costumbres. Para Iranzu, estudiante de Periodismo de Bermeo, su primera parada en el nuevo curso ha sido la cafetería donde ha quedado con sus compañeros antes de acceder al edificio: "Empezamos las clases a las 9.30. En la cafetería todo está bien señalizado, detallado y las mesas con las separaciones para evitar que la gente se junto mucho", ha dicho. En el interior de las facultades han marcado en los pasillos las distancias que ha que guardar y las zonas por las que hay que entrar y salir."El primer día es un poco lío.  Me he equivocado y he entrado por otro sitio", confesó Idoia quien ha reconocido estar un poco nerviosa."Dependiendo los cursos y las carreras en algunas clases los alumnos van a hacer por semanas. Una semana la mitad de los alumnos y la siguiente la otra. Así todos podemos acudir de manera presencial", explica Naroa, estudiante Biología.

La Universidad del País Vasco (UPV/EHU) ha preparado a lo largo del mes de agosto 400 aulas espejo, un mecanismo con cámaras que permite seguir e interactuar desde casa o desde otra sala con el profesor y los compañeros que asisten a la clase in situ. La reducción del aforo de las clases al 50% para garantizar que se guarda la distancia de metro y medio ha obligado a todas las facultades y centros adscritos a adaptar su docencia, haciendo grupos más pequeños y definiendo turnos de presencialidad en clases prácticas y laboratorios.

Más de 65.000 personas acuden a diario a los distintos campus de la UPV/EHU. A diferencia del ámbito escolar, en la universidad no existen grupos burbuja, no hay clases fijas y la gente procede de distintos puntos de Euskadi, del Estado e incluso del extranjero, aunque este año el programa Erasmus pegará un bajón considerable por el cierre de fronteras. Esta gran movilidad hace que la responsabilidad personal en la adopción de las medidas de seguridad vaya a ser la clave para evitar que se produzcan contagios y rebrotes. "Es mucha gente y muchos metros cuadrados para mantener seguros", reconoce Lorea Bilbao, gerente a la UPV/EHU, que esta semana ha presentado a decanos y directores de los centros la actualización de Orientaciones para la planificación de la enseñanza y el aprendizaje", el protocolo que aprobó el Consejo de Gobierno el 9 de julio. El nuevo plan cuenta ya con el visto bueno de la Dirección de Salud Pública.