El Gobierno vasco declarará bien cultural el edificio de Ormaza

Consideran que el edificio ubicado en Bermeo supuso "un punto de inflexión con respecto a las conserveras"

02.09.2020 | 01:02
La fábrica se construyó en 1942.

Bilbao – El Gobierno vasco ha iniciado los trámites para la declaración de la fábrica Conservas Ormaza, situada en Bermeo, como Bien Cultural de Protección Especial, con la categoría de Monumento. La futura declaración del enclave reconocerá los valores culturales del edificio, construido en 1942, "desde un punto de vista histórico, tecnológico, económico, antropológico e industrial", pero también desde la óptica de su "valor artístico, técnico y arquitectónico" ya que supuso "un punto de inflexión con respecto a las conserveras construidas hasta el momento, pasando del aspecto tradicional a un nuevo estilo moderno".

La resolución del Ejecutivo vasco, que fue publicada el pasado viernes en el BOPV, sirve para abrir el procedimiento para someter la propuesta a información pública, de manera que las personas interesadas tendrán un plazo de 20 días desde su publicación para presentar alegaciones. Una vez se resuelvan esas alegaciones, en caso de que las haya, el Gobierno vasco aprobará mediante decreto la declaración de la fábrica Conservas Ormaza como Bien Cultural de Protección Especial, asegurando su conservación "en condiciones de seguridad y reconociendo su valor patrimonial".

Según se recoge en la propuesta de protección, la construcción de este edificio, obra de Pedro Ispizua, "supuso un punto de inflexión con respecto a las conserveras construidas hasta el momento, pasando del aspecto tradicional a un nuevo estilo moderno". La futura declaración de este enclave como Bien Cultural de Protección Especial reconocerá los valores culturales de este edificio, construido en 1942, "desde el punto de vista histórico, tecnológico, económico, antropológico e industrial", pero también desde la óptica de su "valor artístico, técnico y arquitectónico".

La propuesta, aprobada por la dirección de Patrimonio Cultural, define los valores culturales que confieren al edificio "una singular relevancia" y lo convierten en un monumento de "interés para su reconocimiento y transmisión intergeneracional". Esos valores culturales del monumento incluyen "la personal revolución que, desde el punto de vista histórico, económico y antropológico, supuso para el pueblo bermeotarra el proceso de transformación y conservación del pescado".