"¡Julen, gol!"

Un joven despertó del coma al oír la retransmisión de un partido del Athletic

Tras sufrir un accidente de moto y pasar un año en coma, un joven despertó al oír la retransmisión de un partido del Athletic, restableció el contacto visual y recuperó el habla

31.08.2020 | 01:53
Un familiar acaricia la mano de una persona mayor encamada.

TENER sangre rojiblanca corriendo por las venas tiene sus pros y sus contras. Lo mismo está a punto de darte un infarto en el lanzamiento de un penalti que meten un gol en una semifinal que resucita a los muertos. Sin llegar a esos extremos, lo cierto es que el Athletic, pero sobre todo el amor incondicional de su familia, propiciaron el despertar de un joven sumido en esa tierra de nadie que es el estado de coma.

Tras sufrir un traumatismo craneoencefálico en un accidente de moto, este joven de 18 años permaneció postrado en la cama de un hospital, en estado de coma, durante doce meses. "Fue dado de alta sin esperanza de recuperación", cuenta Jacinto Bátiz, el entonces jefe de la Unidad de Cuidados Paliativos del hospital San Juan de Dios de Santurtzi, donde fue ingresado el paciente. "Su familia le ponía la música que le gustaba y los partidos radiados del Athletic", recuerda. Y fue en uno de esos días de fútbol diferido a pie de cama cuando conectó con la vida, tras un año de absoluto silencio. "En una de las retransmisiones de un partido, Julen Guerrero marcó un gol y, con la apoteosis de los aficionados, el paciente gritó: Julen, gol", explica Bátiz. La cosa no quedó ahí. A partir de aquel día, "comenzó a tener contacto visual con su familia y con nosotros. Poco a poco fue recuperando el habla y se fue recuperando funcionalmente, de tal modo que pudo hacer una vida en silla de ruedas, pero disfrutando de su familia y amigos", relata.

Tras haber cuidado durante más de dos décadas a enfermos en estado de coma, Bátiz echa mano de un caso real para tratar de explicar qué se siente cuando uno está en esa especie de limbo. Al menos, qué experimentó uno de sus pacientes, que hace años permaneció varios días en coma por una complicación durante una operación. "Cuando despertó, me contó lo siguiente: No es fácil expresar la sensación tan confusa que sentí. Yo, en este trance, estaba completamente drogado, pero puedo recordar que sentí que me iba al otro lado. Me encomendé a Dios para que cuidara de mis seres queridos y noté una sensación de llamada amable a pasar una puerta que se prometía agradable. Ya no me acuerdo de más, pero estaba vivo", reproduce su relato.

Jacinto Bátiz: "El coma es una condición que te sitúa entre la vida y la muerte"

El despertar de Terry Wallis

No es lo habitual, pero se han dado casos como el de Terry Wallis, un paciente tetrapléjico estadounidense que volvió a hablar tras permanecer 19 años en coma. "Los medios dieron a conocer la noticia planteándonos cuestiones muy importantes. En primer lugar, para los familiares de estos enfermos y, en segundo lugar, para los profesionales que los cuidamos", rememora Bátiz. "Algunas personas se volverán a cuestionar el despertar de su familiar en coma, pese a que los médicos lo hayan desahuciado. Algunos médicos, como declaró el doctor James Zini, quien trató a Wallis, pensamos que hay una gran lección que todos podemos aprender del caso: Nunca hay que perder las esperanzas de la vida porque no sabemos lo que nos aguarda".

¿Quién decide qué?

La familia

Puede decidir mantener el tratamiento o suspenderlo
"Las familias son quienes representan la voluntad del paciente. Cuando está diagnosticada una situación clínica de coma irreversible, la familia puede decidir mantenerle con el tratamiento todo el tiempo de su supervivencia espontánea o suspenderlo en algún momento de su curso para permitir que muera".

El paciente

El documento de voluntades anticipadas, muy útil "En la toma de decisión de un paciente en esta situación, además de contar con los aspectos médicos, se deberán tener muy presente las preferencias, los valores y las creencias del propio paciente y, en este caso, de sus allegados, si no disponemos del Documento de Voluntades Anticipadas. Este documento sería muy útil en estos casos".

Los médicos

Tratan de evitar el encarnizamiento terapéutico "En nuestra Unidad antes de asumir los cuidados de un enfermo en coma irreversible nos entrevistamos con la familia y pactamos la adecuación del esfuerzo terapéutico. Un ejemplo podría ser el no realizar una reanimación en el caso de una parada cardiorrespiratoria. Una información y comunicación adecuada, fluida y continua con la familia suele ayudar a evitar el encarnizamiento terapéutico".

Consenso

Puede producirse discordancia entre familiares "La familia no quiere perder a su ser querido, pero tampoco desea tenerle a cualquier precio con tratamientos inútiles, desproporcionados y que provoquen más sufrimiento que la propia situación clínica que está padeciendo. Puede producirse un consenso de criterios médicos-familiares, pero también una discordancia, incluso, entre los familiares. No suelen ser situaciones fáciles".

Deontología

Adecuar el esfuerzo terapéutico no es eutanasia "Adecuar el esfuerzo terapéutico no es una medida eutanásica, sino una buena práctica recogida en el artículo 36.2 del Código de Deontología Médica que estamos obligados a cumplir los facultativos: El médico no deberá emprender o continuar acciones diagnósticas o terapéuticas sin esperanza de beneficios para el enfermo, inútiles u obstinadas. Ha de tener en cuenta la voluntad explícita del paciente a rechazar dicho tratamiento para prolongar su vida".

"Noté una sensación de llamada amable a pasar una puerta. No recuerdo más, pero estaba vivo, me contó un paciente"

"Un paciente tetrapléjico estadounidense volvió a hablar tras permanecer 19 años en coma"

Jacinto Bátiz

Médico experto en cuidados paliativos