Apelan a la conciencia ciudadana

Alcaldes vascos defienden ser contundentes cuando se pone en riesgo la salud

La alcaldesa de Barakaldo defiende la "contundencia" cuando no se cumplan las normas y la de Durango reclama "certezas" a los gobiernos

12.05.2020 | 12:01
Apertura de terrazas ayer en el Plaza Nueva de Bilbao.

Alcaldes de municipios vascos como Barakaldo, Durango, Eibar o Elciego han apelado a la "responsabilidad y conciencia" de los ciudadanos para acabar con los incumplimientos de normas tras la entrada en la fase 1 de desescalada. La primera edil de Barakaldo (PNV), Amaia del Campo, ha defendido la "contundencia" cuando "se ponga en riesgo la salud de los demás", y la de Durango (EH Bildu), Ima Garrastatxu, ha pedido "certezas" a los gobiernos vasco y central.

En declaraciones a Radio Euskadi, la alcaldesa de Barakaldo, Amaia del Campo, ha señalado que se atraviesa uno de "los momentos más difíciles de los que ha tocado vivir" y los ayuntamientos son la "institución más cercana, la puerta a la que tocan" los ciudadanos, lo que también les pone en una "situación complicada".

En este sentido, ha aludido a la gran cantidad de medidas que han tenido que adoptar, y, en el caso del Ayuntamiento de Barakaldo, han sido más de 70 actuaciones con un importe de 5,5 millones y donde "lo primero" ha sido "ayudar a las familias con dificultad para poder comer" y también se ha apoyado a pymes y a la hostelería.

Amaia del Campo ha afirmado que son situaciones "muy duras" y hay que tomar medidas, de manera "eficaz, rápida, con poco tiempo y mucha confusión". En este sentido, ha destacado que, cada vez que hay un cambio de fase, se generan en los ayuntamientos "dificultades" para poder adaptarse.

En este sentido, ante la entrada este lunes en la fase 1, ha manifestado que los incumplimientos con la apertura de las terrazas en los establecimientos hosteleros "se dio en todas las ciudades". No obstante, cree que la mayoría "fue tremendamente responsable" y se respetó la distancia social para "mantener controlado el virus".

No obstante, ha indicado que, "cuando hay comportamientos en los que no ocurre eso y se puede poner en riesgo la salud de los demás", las policías locales también tienen que "actuar con contundencia" porque todos deben colaborar a "preservar la salud de los vecinos".

La alcaldesa ha señalado que la Policía municipal de Barakaldo hizo este lunes un trabajo "importante" de pasar por las terrazas e informar sobre las normas y la importancia de mantener la distancia y respetar lo establecido "por el bien y la salud de todos".

En este sentido, ha afirmado que lamentablemente hubo gente que sacó a la calle más mesas de las debidas e incluso "se sacaron elementos del bar cuando no tenían derecho a terraza".

Amaia del Campo ha afirmado que hubo comportamientos que "no se puede permitir que se vuelvan a producir" y ha indicado que este martes tienen una reunión de Inguralde con los hosteleros para abordar la situación.

La alcaldesa ha señalado que la Policía local tendrá que sancionar "a quien repita esos comportamientos incívicos porque no se puede permitir que el virus se extienda en Barakaldo por la irresponsabilidad de las personas".

Tras asegurar que es "lamentable que, al final, haya que recurrir a la sanción", ha afirmado que la Policía Local, durante la pandemia, ha hecho un esfuerzo de "velar por la seguridad de todos", pero también ha habido que imponer sanciones y, en concreto, han puesto más de 1.500 sanciones. "Cuando sea necesario, desde luego lo haremos", ha indicado.

Por último, tras indicar que hay que dar pasos de "manera cautelosa y prudente" ha recordado que hay una norma "muy básica" que es la de cumplir con los dos metros de distancia, por lo que ha hecho un llamamiento a la responsabilidad porque es "una batalla a guardar entre todos".

ALCALDESA DE DURANGO


Por su parte, la alcaldesa de Durango (EH Bildu), Ima Garrastatxu, ha indicado que la situación es excepcional y ha afirmado que, en los primeros momentos, se tomaron decisiones "rápidas", pero cree que ahora deben ser "más meditadas y pausadas" para que no se creen "situaciones como las del día de ayer o del fin de semana por tomar decisiones que no se han meditado bien".

Ello deriva, a su juicio, en "contradicciones" y en que la gente "no sabe qué es lo se puede o no se puede hacer", por lo que ha reclamado a los gobiernos central y vasco que ofrezcan "certezas" y no generen "dudas".

Garrastatxu ha indicado que deben ayudar a que los "pequeños pasos" que se den sean "seguros" y que todo la ciudadanía sepa lo que no se puede o no se pueda hacer. A su juicio, la gente es "muy responsable" y se ha mostrado satisfecha por la actitud de los vecinos de municipio, aunque haya "excepciones". Por ello, ha pedido también responsabilidad" a las administraciones cuando dictan sus decretos para que ofrezcan "certezas".

En este sentido, ha asegurado que se "echan en falta" directrices claras" para que todos puedan tener "más seguridad" sobre lo que está "bien o mal". "No es tanto la gente sino cómo se fue transmitiendo la información", ha añadido.

La alcaldesa de Durango ha manifestado que es siempre partidaria del apercibimiento antes de "multar o sancionar" para que la ciudadanía conozca cuáles son las normas y pueda "rectificar". Por último, ha apelado a la responsabilidad de todos para "no tener que volver atrás".

ALCALDE DE EIBAR


Por su parte, el alcalde de Eibar (PSE), Miguel de los Toyos, ha señalado que todos los días "aprenden algo" y están "intentando entender" lo que les trasmiten instancias superiores porque "a veces no es fácil". En este sentido, ha señalado que cada viernes había que adaptarse a lo establecido en el Boletín oficial del Estado y ahora en la fase 1, "también con el matiz de las interpretaciones o de las matizaciones que hace el Gobierno Vasco".

De los Toyos ha señalado que ello, a veces, genera "dudas en la aplicación" y el primer día de la fase 1 "no ha sido fácil". "No ha sido fácil la interpretación y la aplicación", ha reconocido.

El alcalde de Eibar cree que la ciudadanía estaba "ansiosa" de volver a la normalidad, pero "es una normalidad distinta", en la que no hay que dar "zancadas", sino "pasitos hacia adelante".

Miguel de los Toyos ha señalado que en Eibar la inmensa mayoría de las personas fue responsable pero hay una minoría "no pequeña de gente irresponsable y hay que decirlo". A su juicio, hay que trasladar la "crudeza de la realidad" porque es la "única manera de atajarlo".

En este sentido, ha manifestado que en prácticamente todas las terrazas de la localidad hubo incumplimientos. Miguel de los Toyos ha señalado que no tienen intención de "poner denuncias el primer día" pero sí se van a reunir con los hosteleros y, si no se respetan las normas, tendrán que tomar medidas.

Miguel de los Toyos cree que hay que "actuar en la concienciación" pero también en "la contundencia" para que "la gente no piense que esto es una broma". Ha añadido que los comienzos de cada fase son "complicados" y además hay gente que "de la mano se va a intentar coger el brazo".

ELCIEGO


Por su parte, el alcalde de Elciego, Luis Aldazabal, de la agrupación independiente Zieko Bai, se ha mostrado muy satisfecho por la respuesta de sus vecinos que fueron tomando "conciencia" de la situación a la vista de la evolución de la pandemia.

Aldazabal les ha agradecido su comportamiento pero les ha pedido un "plus de seguridad y responsabilidad". Asimismo, ha señalado que los ayuntamientos son las instituciones más cercanas y a las que recurre el ciudadano cuando tiene dudas y cree que ahora se está "haciendo bien" y las medidas "no son improvisadas" porque "se sabe el camino", que va a ser "duro".

Luis Aldazabal ha señalado que este martes tienen una reunión de la mesa de turismo y quieren ofrecer al sector "certezas", transmitirles las normas y asesorarles" para evitar "aglomeraciones y situaciones incomprendidas" que puedan llevar que la situación se "agrave de la noche a la mañana".