cultivaban y vendían marihuana

Condenados a 10 meses de prisión los miembros de dos asociaciones vizcainas pro cannabis

Uno de ellos deberá además indemnizar a la empresa suministradora de energía con 13.496 euros por manipular los precintos de la luz

08.02.2020 | 19:57
Un joven se enciende un porro de marihuana en un club cannábico.

Deberá pagar 13.496 euros a la empresa de energía por manipular los precintos de la luz

BILBAO. La Audiencia Provincial de Bizkaia ha condenado a cinco miembros  de dos asociaciones de usuarios de cannabis a diez meses de prisión  por cultivar marihuana en un pabellón en la carretera que une Ermua y  Mallabia, que habían alquilado a tal efecto y que posteriormente  vendían a terceros.

Asimismo, ha condenado a uno de ellos a  indemnizar a la empresa suministradora de energía con 13.496 euros  por manipular los precintos de la luz.

Según recoge la sentencia de la Sección Primera de la Audiencia  Provincial, dictada de conformidad y dada a conocer este lunes, en la  nave industrial se intervinieron alrededor de 1,6 kilos de cannabis  de distinta pureza.

La resolución judicial determina que en mayo de 2014 tres  individuos constituyeron una asociación de usuarios de cannabis, cuya  finalidad era facilitar a los usuarios de esta sustancia el acceso al  consumo.

Para ello, desarrollaron un proyecto por el que la entidad  facilitaba el cultivo en interior o exterior. Así, suscribieron un  contrato de arrendamiento en una nave industrial y acordaron  compartir la instalación con otra asociación de usuarios de cannabis  que pagaba a la primera una cantidad mensual para cultivar en el  pabellón esta planta.

En el citado lugar se interceptaron en junio de 2015 alrededor de  1,6 kilos de cannabis de distinta riqueza. Además, la persona titular  del suministro eléctrico había realizado manipulaciones en los  precintos de la luz para camuflar el consumo cuyo fin era dar  servicio a lámparas y elementos para el cultivo. El perjuicio causado  al suministrador de luz ascendía a 13.490 euros.

La sustancia cultivada estaba destinada a su transmisión a  terceras personas y el valor de lo intervenido en el pabellón hubiera  alcanzado en el mercado los 8.000 euros.

De este modo, la sentencia condena a los cinco acusados como  autores de un delito contra la salud pública en sus modalidad de  sustancia que no causa grave daño a la salud a la pena de diez meses  de prisión y a una multa de 5.000 euros.

Asimismo, condena a uno de ellos como autor de un delito de  defraudación de fluido eléctrico a la pena de cinco meses de multa a  razón de cuatro euros diarios y a indemnizar a la empresa  suministradora de luz con 13.496 euros.