Bildu niega el conflicto en las juventudes de Sortu pero pide diálogo para solucionarlo

Los gobiernos vasco y español reclaman a los sectores enfrentados que resuelvan sus diferencias de forma pacífica

07.06.2022 | 19:55
La convocatoria que organizó Gazte Asanblada el lunes en la Plaza Trinidad de Donostia.

La escalada de tensión entre las diversas facciones de las juventudes de Sortu, que se tradujeron en enfrentamientos físicos el pasado fin de semana en la Parte Vieja de Donostia y en una expulsión disciplinaria, ha provocado por fin el pronunciamiento de la izquierda soberanista, después de meses evitando referirse de forma explícita a esta cuestión. Pero tan solo a medias, ya que el parlamentario de EH Bildu Iker Casanova ha rechazado que exista esa disputa interna para, a renglón seguido, reclamar diálogo entre las partes enfrentadas de cara a reconducir la situación.

El argumento de Casanova para justificar esta aparente contradicción es situar a Gazte Koordinadora Sozialista (GKS), la escisión de las juventudes oficiales, Ernai, que surgió a finales de 2019, fuera de la disciplina de la izquierda abertzale. "Si hay jóvenes organizados fuera de la izquierda soberanista, no es una disputa interna", ha dicho en una entrevista en ETB1, por lo que, según su parecer, los jóvenes de la izquierda soberanista "no están divididos". Ha calificado, eso sí, la situación de "grave", ya que "por parte de algunos se ha fomentado una respuesta agresiva y atacante", en referencia a GKS.

El origen del último choque se encuentra en la disputa que tuvo lugar el pasado 31 de mayo entre miembros de GKS y Alde Zaharreko Gazte Asanblada (AZGA) a cuenta de la propiedad del material que había en el antiguo gaztetxe de la calle Kanpandegi, con intervención de la Policía Municipal y agresiones físicas incluidas. Fruto de este episodio, el sábado se reprodujeron las agresiones en una y otra dirección, y el domingo las hostilidades se trasladaron a la red social Twitter.

Tanto Gazte Asanblada como GKS protagonizaron ayer sendas convocatorias en distintos puntos de Donostia para hacer una exhibición de fortaleza y marcar su postura ante esta situación. En el primer caso, AZGA fue proactiva y anunció la expulsión de un miembro que agredió a un "militante del sector socialista", al tiempo que llamó al diálogo, incluyendo a GKS.

Por su parte, este movimiento, que ya sería mayoritario frente a la marca oficial Ernai, cargó con dureza contra EH Bildu y Sortu, a los que acusó de emprender una "sucia campaña anticomunista". Añadió que, desde que GKS empezó su actividad, "la actitud de EH Bildu y Sortu ha sido negar su existencia e intentar destruirlo", por lo que achacó los últimos acontecimientos a una "maniobra política de la izquierda abertzale" y responsabilizó a estas formaciones de ser responsables de lo que pueda suceder este verano.

Preocupación


El portavoz del Gobierno vasco, Bingen Zupiria, ha afirmado que cualquier situación que "dé lugar a un enfrentamiento físico en la calle entre ciudadanos es un motivo de preocupación, se trate de un conflicto interno de una organización política o de una pelea callejera". Según él, estos conflictos "se han producido en más de una ocasión en estos últimos meses y están siendo objeto de vigilancia y persecución por parte de la Ertzaintza".

En la rueda de prensa tras el Consejo de Gobierno, Zupiria ha emplazado a "quienes estén involucrados en estas tensiones internas que se están produciendo en los colectivos" enfrentados en las calles a que los procesos de discusión "los hagan de forma pacífica y sin recurrir a agresiones físicas ni a la violencia, que es algo que en la actividad política no debería tener lugar".

El delegado del Gobierno español en la CAV, Denis Itxaso, también se ha referido a esta cuestión y ha señalado que "la cultura de la violencia es algo a desterrar". Ha instado por ello a llevar a cabo "esa pedagogía hacia una cierta tolerancia a la discrepancia y al disenso, empezando por las organizaciones juveniles". En Radio Euskadi, ha confiado en que se trate de "hechos aislados" y ha reclamado que, "desde el punto de vista orgánico dentro de ese mundo, se adopte algún tipo de medida para evitar que ese tipo de cultura prospere en su seno".

noticias de deia