El Parlamento tumba los vetos a los Presupuestos vascos con el apoyo de EH Bildu

Azpiazu ve un "cambio de rumbo" en la coalición abertzale, pero Iriarte cree que es el Gobierno quien se aviene ahora a pactar y lo reduce a un "destello"

14.12.2021 | 13:54
El consejero de Hacienda, Pedro Azpiazu, en la sesión sobre los Presupuestos

El guion se ha cumplido como estaba previsto, y el Parlamento Vasco ha tumbado este martes las enmiendas a la totalidad que habían presentado contra los Presupuestos Elkarrekin Podemos-IU, PP+C's y Vox. El Gobierno de Urkullu se bastaba y sobraba para hacerlo por sí solo porque tiene mayoría absoluta, pero ha contado con la ayuda adicional de EH Bildu, que también ha votado en contra de esos vetos.

Las Cuentas tienen ya el camino expedito para su aprobación definitiva en el pleno del jueves de la próxima semana, en el que EH Bildu se abstendrá. Esta sesión ha dejado en evidencia, en todo caso, que la cautela sigue siendo la nota dominante entre el PNV y la izquierda abertzale. El consejero de Hacienda, Pedro Azpiazu, ha tendido la mano a más acuerdos y ha atribuido este pacto a un "cambio de rumbo" en la coalición abertzale, pero Maddalen Iriarte ha dicho lo contrario: que es EH Bildu quien lleva años predicando el acuerdo y ahora se ve un "destello" (solo un destello) de esa voluntad en PNV y PSE. De hecho, les afeó que en paralelo hayan aprobado la Ley de Administración Ambiental, que a su juicio hurta competencias municipales.



SE AGRAVA LA BRECHA CON PODEMOS


La sesión ha servido también para poner de manifiesto la gran sima que separa al PP del Gobierno vasco, pero lo mismo está sucediendo ya con Elkarrekin Podemos-IU. Pese a que hace poco la coalición de izquierdas estaba llamada a ser un socio relativamente habitual, y pese al reciente acuerdo en el Ayuntamiento de Gasteiz para aprobar las Cuentas, no ha habido ni un solo coqueteo en esta sesión del Parlamento Vasco. Una muestra de dónde está situado el grupo de Miren Gorrotxategi lo pone su defensa de la enmienda a la totalidad, con afirmaciones como que la fiscalidad vasca se parece al Antiguo Régimen, donde la nobleza no pagaba.

La jeltzale Itxaso Berrojalbiz le recriminó que haya elegido situarse en la irrelevancia política con compañeros como PP y Vox, y le pidió que se mueva y colabore. Gorrotxategi habló de Presupuestos neoliberales y dibujó un escenario alarmista al asegurar que los servicios públicos han estado al borde del colapso estos dos años. Desde el PSE, Susana Corcuera recordó a Podemos que hay otras comunidades autónomas con tasas de referencia de déficit inferiores a la vasca, y desmintió los recortes en la RGI.

ITURGAIZ Y "EL ABRAZO DEL OSO DE EH BILDU"


Carlos Iturgaiz desgranó un argumentario político basado en la rebaja de impuestos y la crítica a los acuerdos con la izquierda abertzale. Fue al grano desde la primera frase de su discurso: "Rebaje impuestos", lanzó el líder de PP+C's, en consonancia con la bandera que agita desde la Comunidad de Madrid Isabel Díaz Ayuso. El lehendakari rechaza esa medida porque dejaría comprometida la cantidad de recursos económicos para destinar a las políticas sociales.



Iturgaiz también vio "un giro radical del PNV" hacia EH Bildu. A su juicio, los jeltzales se han arrimado a la izquierda abertzale tras haber constatado que Pedro Sánchez y Eneko Andueza, desde el PSOE, le están abriendo las puertas. Según Iturgaiz, esto explica que el PNV haya movido ficha, para contrarrestar el riesgo de que se establezcan alternativas al acuerdo PNV-PSE. Especuló con que se relance el nuevo estatus de autogobierno de la mano de EH Bildu. "El tiempo dirá si dan el abrazo del oso a Bildu, o si contribuyen a su legitimación como alternativa", criticó.



AZPIAZU DEFIENDE LA INVERSIÓN


No obstante, el debate giró en buena medida en torno a la revisión de las previsiones de crecimiento, a la baja este año, pero con un crecimiento más intenso el que viene. PP y Podemos pusieron en duda estos cálculos. Azpiazu revisó a la baja los cálculos para este año por la rebaja también en el entorno de la economía estatal y los retrasos en la producción, pero las actualizó al alza el año que viene. El crecimiento económico será del 5,6% del PIB este año frente al 6,7% previsto, pero escalará hasta el 6,7% el próximo año frente al 6,4%.

Azpiazu ha aclarado que el vaivén a la baja este año no afectará a la ejecución de los Presupuestos porque se recoge un crecimiento del PIB nominal hasta el 9,3%, y es este punto el que está relacionado con la capacidad de recaudación fiscal y los ingresos que van a permitir desplegar el gasto



.

CAMBIO DE ESTRATEGIA EN LA OPOSICIÓN


El consejero Pedro Azpiazu amarró a EH Bildu al plantearle cuestiones que había aceptado en Nafarroa sobre el salario mínimo o la fijación de precios para el alquiler privado cuando la ley estatal lo permita. El acuerdo está valorado en 253 millones.

El visto bueno de EH Bildu sorprendió porque es la primera vez desde la época de Lizarra en que la izquierda abertzale contribuye a unas Cuentas del Gobierno vasco, y mantiene una fuerte rivalidad con el PNV. Sin embargo, en los últimos tiempos ha tratado de proyectar capacidad de acuerdos en el Estado y Nafarroa, y la CAV quedaba como una excepción difícil de sostener.

Maddalen Iriarte ha vuelto a aclarar que estos Presupuestos "no son los necesarios para poner los cimientos que transformen" Euskadi, sino que hace falta "otro modelo". Aun así, defendió el acuerdo para tratar de mejorar el proyecto, en la medida en que de todos modos iba a ser aprobado por la mayoría absoluta de PNV y PSE. Dijo que, por primera vez "en muchos años", PNV y PSE propugan los acuerdos que "EH Bildu lleva muchos años propugnando".

Azpiazu cree que la clave de este acuerdo la tiene un cambio de estrategia en EH Bildu. Cree que la coalición ha recogido el guante aunque se le presentó una oferta que, pese a ser sincera, respondía de manera tangencial a sus exigencias. Para él, "lo verdaderamente relevante, a todas luces, es un cambio de rumbo en la voluntad de la coalición para con el tablero institucional de Euskadi, sus propias estrategias políticas y su manera de actuar tanto interna como externamente". Puso en valor que el acuerdo se haya producido en una ley clave como lo es la presupuestaria, y que haya tenido lugar aunque sus votos no eran necesarios.

Añadió que, aunque EH Bildu haya matizado el acuerdo, este también es el Presupuesto de la coalición abertzale, en la medida en que no votará en contra. "Habrá otras lecturas, pero la mía termina aquí, en la apertura de un camino y la antesala, quizás, de otros acuerdos", ha zanjado. A Elkarrekin Podemos-IU le ha recriminado que se empeñara en propuestas irrealizables, mientras en el PP no ha visto voluntad alguna.

El consejero de Hacienda ha defendido que estos Presupuestos están pensados para "el relanzamiento económico" a través de la inversión, que se sitúa en los 1.605 millones, un 50% más que en el ejercicio anterior. Además, las Cuentas ascienden a 13.100 millones, una cifra histórica. Un 77% se destina a políticas sociales, y el 16,5% se inyecta a la perspectiva de género, que se ha tenido en consideración de manera transversal para que impregne todo el proyecto.

"IMPOSICIÓN" DEL ESTADO EN LOS FONDOS EUROPEOS


Azpiazu ha censurado también el modelo de reparto de los fondos europeos por parte del Estado, "sembrado de inseguridad jurídica, imposición gestora y tomando a las autonomías como medios propios para ejecutar los proyectos a los que han dirigido unilateralmente sus políticas estatales". "Casi más respetuosa hubiera resultado cualquier encomienda de gestión", ha censurado. Apostó por trabajar para cambiar este modelo.

noticias de deia