alerta mundial por el coronavirus

Un empresario pagó un piso de lujo a Rivera durante dos años

Se trata del mismo propietario que sufraga el apartahotel a Ayuso desde marzo

26.05.2020 | 08:15
Albert Rivera. Foto: Efe

bilbao – La relación del empresario hotelero Kike Sarasola con dirigentes políticos no se limita a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, a quien proporciona un apartahotel de lujo en el que la dirigente del PP se aloja desde el pasado 16 de marzo. Ayer salió a la luz que el exdirigente de Ciudadanos Albert Rivera vivió durante casi dos años, mientras era diputado y presidía el partido, en un piso de lujo en Madrid cuyo alquiler pagaba a su vez el presidente de la cadena Room Mate.

Según eldiario.es, el exlíder naranja residió en una vivienda de 319 metros cuadrados en pleno centro cuyo alquiler corría a cargo de Sarasola, con el que mantiene una relación de amistad. Rivera no tenía contrato con los dueños de la casa, de la que el empresario era entonces arrendatario. El diario digital añadió que ambos se han negado a aclarar si existía una contraprestación económica o algún tipo de subarriendo entre ellos por esta cesión.

En la misma línea, el portavoz adjunto de Ciudadanos en el Congreso, Edmundo Bal, quiso zanjar ayer la polémica asegurando que se trata de un "tema personal". Preguntado por si considera que, aunque ya no esté en política, Rivera debería aclarar por qué no había un contrato de alquiler, dado que en aquella época –entre principios de 2016 y finales de 2017– ya ocupaba un cargo público en el Congreso, Bal afirmó que "cada uno decide libremente su domicilio, dónde quiere vivir, y negocia las condiciones con su casero, con el vendedor o con quien quiera". Eludió además decir si le parece ética esa actuación y si contraviene los principios de transparencia y regeneración democrática de C's y su código ético.

Unidas Podemos presentó ayer una denuncia ante la Asamblea de Madrid en la que pide abrir un expediente sancionador contra Isabel Díaz Ayuso por considerar que el apartahotel donde se aloja es "un regalo". Pidió como sanción la suspensión de su condición de diputada entre 15 y 30 días.